Festival Internacional de Poesía de Medellín

Es mejor el abrazo que la matanza


Quienes hemos vivido el Festival de Poesía de Medellín estaremos por siempre conmocionados por ese insólito prodigio, por esa suerte de orgía poética que resulta inexplicable con argumentos racionales. Las “fuerzas ocultas” que mueven el Festival, no pueden ser otras que el poder de la palabra poética para derribar la infamia y construir el mundo que soñamos bello y digno. El Festival de Poesía de Medellín no es una institución con nombres y apellidos, es un ritual que convoca a quienes creen en la realidad poética, es la gente que se aglomera en los parques y se desespera por escuchar; gente que exige poesía, que grita versos como si fueran consignas contra el mal; la misma gente a quien la lluvia no ahuyenta sino que se ovilla bajo los paraguas o se abraza a los árboles para seguir escuchando, la que oye con el mismo respeto un poema magnífico o las estrofas armadas de afán para elogiar al auditorio. En todo caso las críticas o las condecoraciones al Festival no pueden desconocer este fenómeno conmovedor que tampoco se explica con estrategias publicitarias. Ser poeta no es escribir frases en escalera. Ser poeta es creer en el poder de las palabras y cuidarse de utilizarlas como armas de mezquindad. Hacer poesía no es solo escribir poesía. Hacer poesía es una postura frente al mundo.”
Luz Helena Cordero Villamizar

El Festival de Poesía de Medellín no termina aunque se haya celebrado formalmente su acto de clausura. Durante ocho días la ciudad de Medellín y varias ciudades de Colombia vivieron algo impensable en cualquier otro rincón del mundo: unir alrededor de la poesía miles de personas, que como si se tratase de un concierto piden a los poetas “¡otro, otro poema!”.

A pesar de los sucesivos intentos de un medio local por obstaculizar el camino de esta fiesta de la cultura, y del silencio aberrante de muchos medios de comunicación alrededor del impacto que logra un Festival de estas magnitudes, la fuerte unión que tiene el pueblo de Medellín con la poesía no pudo resquebrajarse. La asistencia masiva y cálida a los más de 120 eventos programados nos confirma la urgencia de la poesía en nuestros tiempos.

El acto de clausura de la XVIII versión del Festival de Poesía fue otra fiesta más, una evidencia de que el Festival es un proceso construido desde el corazón de la ciudad, allí se manifestó el respaldo a los organizadores del evento y terminó reivindicando este espacio de la poesía como patrimonio de la ciudad y de la cultura colombiana.

El fenómeno de la masiva acogida que logra el Festival y que dejó sorprendidos, sin excepción alguna, a todos los poetas, a los 62 poetas de 44 países que asistieron a la cita, se explica porque el público del Festival se ha formado a través de los dieciocho años de vida del evento más importante de la poesía en el mundo, y que tiende a convertirse en un verdadero movimiento cultural. Contrario a lo que esperaban quienes emplearon la mentira para frenar el impulso del Festival, lo que realmente propiciaron fue su crecimiento, tal como lo afirmado Fernando Rendón, su director, en medio de fuertes aplausos “ Nada podrá detener el impulso del Festival de Poesía”.

De la resistencia al avance de la cultura

El Festival se ha caracterizado por ser un fenómeno cultural de resistencia contra la guerra. Pero este año el Festival ha mostrado un avance, y de la resistencia poco a poco va pasando a la iniciativa y a la acción política desde la cultura: de allí surgió la propuesta de hacer otro encuentro de poetas nacionales para posicionar el tema de la paz y la construcción de un movimiento cultural de carácter amplio con apoyo de la intelectualidad y otros poetas del mundo.

El objetivo mayor de este hecho cultural es proponer una salida de paz para Colombia y contribuir desde el arte y la creación a buscar soluciones a los problemas colombianos. En esta perspectiva el Festival y el Movimiento de artistas e Intelectuales tienden a convertirse en una voz y al mismo tiempo en un medio que le habla al país en un estilo y una práctica inédita entre las formas de comunicación tradicionales. Estamos ante un hecho de dimensiones trascendentales para la cultura del país y ante una experiencia nueva proveniente de una iniciativa cultural.

La asistencia masiva y cálida a los más de 120 eventos programados nos confirma la urgencia de la poesía en nuestros tiempos.

La nómina completa de poetas invitados fue la siguiente: Gerhard Falkner (Alemania), Juano Villafañe (Argentina), Erik Spinoy (Bélgica), Andrei Khadanovich (Bielorrusia), Benjamín Chávez (Bolivia), Patrick Woodcock (Canada), Omar García (Premio Nacional de Poesía 2008, del Festival Internacional de Poesía de Medellín), Eduardo Gómez, Luz Mary Giraldo, Álvaro Marín, Germán Cuervo, Jorge Iván Grisales, Armando Orozco, Jorge Eliécer Ordóñez, Isabel García Mayorca, Gonzalo Márquez Cristo, Julio César Arciniegas, José Zuleta, Felipe Posada, Dianamar Zapata(Colombia), Kim Ki Dong (Corea del Sur), Juan Antillón (Costa Rica), Manuel García Verdecia (Premio La Gaceta de Cuba-Revista Prometeo 2008), Alex Fleites (Cuba), Jaime Quezada (Chile), Ashraf Amer (Egipto), Jorge Galán (El Salvador), Brane Mozetic (Eslovenia), Marcos Ana (España), Roberta Hill (Nación Oneida, Estados Unidos), Margo Tamez (Nación Apache, Estados Unidos), Jüri Talvet (Estonia), Marjorie Evasco (Filipinas), Bernard Noël (Francia), Alan Mills (Guatemala), Mamta Sagar (India), Bassem Al Meraiby (Irak), Joseph Woods (Irlanda), Rachel Tzvia Back (Israel), Frank Chipasula (Malawi), Lina Zerón (México), Francisco Ruiz Udiel (Nicaragua), Obi Nwakanma (Nigeria), Tale Næss (Noruega), Eduardo Espina (Uruguay), Arjen Duinker (Países Bajos), Benjamín Ramón (Panamá), Gladys Carmagnola (Paraguay), Miguel Ildefonso (Perú), Eduardo Pitta (Portugal), Morela Maneiro (Nación Wayuu, República Bolivariana de Venezuela), Libeslay Bermúdez, Lyerka Bonanno, Víctor Manuel Pinto (República Bolivariana de Venezuela), Yolande Mukagasana (Ruanda), Chiqui Vicioso (República Dominicana), Zolani Mkiva (Sudáfrica), Henrik Nilsson (Suecia), Armin Senser (Suiza), (Tayikistán), Juliane Okot Bitek (Uganda), Nguyen Bao Chan (Vietnam), Freedom Nyamubaya (Zimbabwe).

Palabras para una apertura

Artículos sobre algunos poetas invitados

Presentación de lectura de poemas en el Congreso de la República
Por Gabriel Jaime Franco

Memorias

Auspiciadores

Notas bio-bibliográficas

Galería de fotografías

Publicaciones en la prensa mundial

Programa

Comunicados de prensa

Mapa del Sitio
Gulliver: