Festival Internacional de Poesía de Medellín

La guerra trabaja duro
(Dunya Mikhail, Irak) - 1 min. 46 seg.-

Dunya Mikhail nació en Bagdad, Irak, en 1965. Poeta y traductora. Ha publicado cinco libros de poesía en árabe y dos en inglés. Los títulos en árabe incluyen The Psalms of Absence y Almost Music. Su primer libro en inglés, The War Works Hard, fue finalista en el Premio Griffin, reconocido como uno de los 25 mejores libros de 2005 por la Biblioteca Pública de Nueva York y ganó el Premio de Traducción del PEN (En traducción de Elizabeth Winslow).

Uno de sus últimos libros, Diary of A Wave Outside the Sea, ganó el Premio al Libro Árabe Americano. En 2001, recibió el Premio de los Derechos Humanos de la ONU a la Libertad de Escritura. "Su poesía, tan pura y bella, es la mejor de su generación" comenta el poeta Iraquí Fadhil Al-Azzawi. Y al decir de Saadi Simawe, "ella ha renovado de forma impresionante el género del poema de guerra en la poesía árabe moderna, por introducir audazmente nuevas técnicas con una nueva visión".

"El gesto que hace la poesía en el mundo es similar a la huella de la mariposa, delicada pero poderosa. ¿Este gesto podrá erguirse frente a las catástrofes? No estoy segura, pero el movimiento de una ola puede causar un impacto en la próxima ola dando a todo el mar aquella nueva experiencia pura bajo el sol. El espíritu humano está alienado por la violencia continua en el mundo. Nos sentimos solos, pero también juntos en nuestra alienación, y la inmensa luz que irradia la poesía es una señal hacia una comunicación no reivindicada.

En el plano personal, la poesía me salvó la vida, no en el sentido metafórico, realmente lo hizo. Está escrito en el pasaporte iraquí que mi profesión es "poeta". Eso me ayudó a salir de mi país cuando el tiempo era crítico y el papeleo era difícil. Necesitaría un permiso de ausencia de mi trabajo, lo que requeriría un enorme papeleo y un tiempo prolongado, cuando cada minuto era sagrado. Como "poeta", ¡no es necesario un "permiso de ausencia" para ningún lugar! Fue por el bien de la libertad de escribir que me fui, pero la poesía, en cambio, me dio la libertad para salir y vivir.

Por la poesía, nunca me sentí exilada. La poesía ha sido siempre mi país, y cuando leo a otros poetas siento que los conozco como si fueran mis vecinos. La primera conexión emocional que tuve en mi nuevo lugar (América) fue en el momento en el cual volví a la escritura. En aquel mismo instante construyes el sentido semántico y semiótico del mundo y por tanto estás acompañado por otros (los amados y amorosos otros), no sólo los poetas, sino todo el mundo."

Lectura de poemas del 22° Festival Internacional de Poesía de Medellín, en el Cerro Nutibara, Teatro Carlos Vieco, en junio de 2012.

Mapa del Sitio
Gulliver: