English

Selección de textos de los niños del Proyecto Gulliver Generados después de abril

Corazón de armadura

Selección de textos de los niños
del Proyecto Gulliver 2011

 



Yo soy

Yo soy el prado en que tú descansas con fervor
No quisiera ser la esclavitud que te asusta
Yo soy tu consuelo cuando estás triste
No quisiera ser el trueno que te espanta
Yo soy el agua que refleja tu mirada
No quisiera ser la lluvia que moja tu cuerpo
Yo soy el aire que borra la sonrisa de tu cara
No quisiera ser el veneno de tu vida
Yo soy el aire que te ama sin pensar
No quisiera ser una tinta porque me acabaría
Yo soy la luz de tu vida
No soy la tormenta que te separa de mí
Yo soy tu única verdad
No quisiera ser la llama de la oscuridad
Yo soy la llama de tu amor
No quisiera ser tu puñalada
Yo soy la manta que te arropa
No quisiera ser la muerte
Yo soy tus manos las que me acarician
No quisiera ser tu desvelo
Yo soy tu sueño.

Wendi Cantillo Ortiz, 10 años



***


Soy
Soy la sal en mi casa.
Soy la luna que alumbra mi hogar.
Soy el tigre feroz que ruge.
Soy la semilla que crece.
Soy la nube de tus pensamientos.
Soy el fuego que te protege.
Soy el lazo que te envuelve.
Soy la piedra que se rompe.
Soy la luz que te alumbra.

Juan Camilo Valencia Quintero, 12 años



***


Soy
amor
el viento soplador
un diente
una lámpara alumbradora

Soy Medellín
soy la flauta que suena todas las mañanas
el mapa que hace cualquier pregunta
un nombre un concepto
Soy emocionante
Soy mi obra

Gisela Andrea Bedoya, 9 años


***


Yo soy una estrella fantástica que arroja fuego
Yo soy una mariposa que tira fuego sobre la montaña
Yo soy una muñeca creativa que hace monstruos de algodón
Yo soy una coneja que susurra por el bosque
Yo soy una magdalena que cuida el verano
Yo soy una reina que cuida una princesa
Yo soy una rosa que brilla sin parar
Yo soy un pez que da vueltas por el mar sin detenerse
Yo soy una libélula que termina con el mal
Yo soy una culebra que ríe con el león

Andrea López Rueda, 11 años


***


Yo soy
El amigo de la naturaleza.
El canto de la paz.
El sonido de la música.
El fuego ardiente que quema los aires.
El canto del pájaro y los aromas de la paz.
Soy las frutas del árbol.
El agua del mar.
Soy flash.
Este niño.
El sabor.

Yamid Durango Pineda, 9 años


***


Soy un terrícola espacial
Y como espacio espacial
Soy el sol que alumbra por la mañana
Soy la piedra que rompe tu ventana
Soy el mar que recorre la tierra
Soy el viento que alza tu falda

Edwin Alonso Areiza, 8 años


***


Soy el sonido de una flauta, de una bala.
El rostro del que me olvida,
aunque lo haya visto en la sombra.

Valentina B.V., 9 años


***


Yo soy la fuerza de los animales que rugen en la selva, soy el amanecer de las mañanas, soy el espíritu de los ángeles, la viveza de los muertos, soy la vertiente de los mares, soy el agua de los ríos. El aire que respiramos, soy el sol de los atardeceres, soy la esperanza de los enfermos, soy la luz de los ciegos, soy el agua cristalina de las cascadas, soy el neumático de los carros que no saben qué llevan en su interior, soy la tierra de los campesinos, soy el alimento de los hambrientos, soy el fuego que te protege de los demás, soy el amor de las parejas, soy el vivir de las personas, soy el hierro de los ferreteros, soy los ladrillos de las casas, yo soy la paz de los violentos.

Jhon Esteban Carvajal Quintero, 12 años


***


Soy la luz que brilla en lo oscuro.
Soy el tabaco, en 1951 nací.
Soy el emperador de Argentina que hace la pregunta:
¿Quién es Romero?
Soy ganador por segundo año del premio 2010, 2011.
La tragicomedia, la gallina
con una comida en su apartamento.
Especial con reconocimiento.

Stiven Llanos, 9 años


***


Yo siento alegría.
Yo siento acompañada.
Yo siento mi corazón.
Yo siento el abrir de mis ojos.
Yo siento el mar lejos de él.
Yo siento un monstruo.
Yo siento el viento.
Yo siento cuando va a llover.
Yo siento los ruidos que asustan.
Yo siento los niños llorar.
Yo siento despertar el sol.
Yo siento mis labios.
Yo siento el momento en que te ríes.
Yo siento tu sonrisa.
Yo siento tu enojo.
Yo siento nervios.
Yo siento calma.
Yo siento mi honradez.

Melissa Hernández, 12 años


Yo siento

El amor de alrededor
El aire que respiro
El cariño de los demás
Lo absurdo de la gente
Lo obvio de lo que dicen
Lo que dicen de mí
Lo que digo de los demás
El odio de los demás
Lo que los demás tienen
Lo que opinan los demás de las personas

Juan Diego Londoño, 13 años


***


Yo siento amor por una persona, yo siento el olor de tu ropa, yo siento un ángel que está conmigo, yo siento un pie que no tienen aquellas víctimas de las minas, yo siento la luz de mis ojos por aquellos que no la sienten, yo siento la vida por aquellos que la han perdido en algún momento, yo siento la inteligencia por aquellos que no tienen un estudio, yo siento todo lo que Dios me dio por aquellos que les falta algo de su cuerpo, yo siento la libertad por aquellos que están presos, yo siento el sabor de la comida por aquellos que no tienen qué comer, yo siento el calor de una madre por los que no tienen a su mamá, yo siento la alegría de las palabras de amor cuando me dicen algo bello, por los demás que no tienen familia, yo siento el hogar por aquellos que no tienen hogar.

Jhon Esteban Carvajal Quintero, 12 años


***


Yo siento los ojos lagrimosos de mi hermano
Yo siento la brisa de la naturaleza
Yo siento la belleza del viento
Yo siento las caricias de los animales
Yo siento el zumbido de una mosca
Yo siento la sonrisa de las nubes
Yo siento la felicidad de la tierra.

Sebastián Martínez, 11 años


No soy

No soy el que confía en ti porque estás adentro de mí.
No soy el que te atormenta porque tu alma me alimenta.
Yo no te seguiré porque de ti saldré.
No seré tu error ni tampoco tu amor.
No soy el que vuela sin parar, yo estoy parado en la tierra.

Jhon Jairo Rojo, 12 años


***


No soy la lluvia que llueve.
No soy la lagrima que lloras.
No soy el lápiz para que me maltrates.
No soy el anhelo que necesitas.
No soy el amor que te enamora.
No soy dibujo para que me pintes.
No soy colbón para que me uses.
No soy cuaderno para que me rayes.
No soy hoja para que me despedaces.
No soy animal para que me mates.
No soy puerta para que me muevas.

Diana Karina Flores Guzmán, 8 años


***


No soy animal ni nada extraño.
No soy un vampiro con colmillos.
No soy una ballena ni un pez.
No soy un tiburón ni nada del agua.
No soy un ángel ni nada que tenga alas.
No soy el diablo ni nada con cola.

Tania Flores Lince, 10 años


Mi palabra es el ritmo de la música

Mi palabra es la mano con la que trabajamos
Mi palabra es el ojo por el cual veo
Mi palabra es la comida de aquellos mendigos
Mi palabra es el aire que respiro
Mi palabra es mi boca por donde como
Mi palabra es el hogar de aquellos que viven en la calle
Mi palabra es la amistad de mis compañeros
Mi palabra es la madre que nos tuvo
Mi palabra es el cuaderno donde escribo
Mi palabra es el amor de aquellas parejas
Mi palabra es el ritmo de la música

Jhon Esteban Carvajal Quintero, 12 años


No soy

No soy el anhelo que esperabas, soy la furia de tu alma.
No soy el sol, no soy la luna, solo soy tu furia.

Karen Yolima, 9 años


La locura

La locura me ataca
Me vuelve loco
No me deja dormir
Me sigue para todos lados
La gente se asusta al ver mi estado
La locura hace que no tenga vida
Los pájaros se asustan, la gente huye
Yo estoy en la lluvia y estoy miserable
Y al amanecer la desgracia cae.

Estefanía Roncancio Vergara, 9 años


***


Decimos muerte y la palabra es mi gato
Decimos amanecer y la palabra es mar
Decimos estrella y la palabra es mi abuela
Decimos vacío y la palabra es estómago
Decimos mamá y la palabra es magia
Decimos casa y la palabra es libertad

Estefanía Roncancio Vergara, 9 años


Mecano poético

La flor
llorando entre días
dice que es el alma mía.

Karen Yolima, 9 años


Poema a la música

1.

Yo sé que en la vida hay muchas cosas lindas
Como las nubes y la tierra
Como un mundo convertido en canciones
Que nos hagan llegar al cielo

2.

En mi camino hay cosas maravillosas
Como un mar lleno de peces
Como un desierto pintado de colores
Como todo esto junto convertido
En el instrumento de mi vida

3.

En el día sale el sol
En la noche la luna
Y en la mañana un gran sonido al ritmo de la música

Eduard Alexis Galvis Muñoz, 11 años


Desperté con los ojos convertidos en girasol

Desperté con los ojos convertidos en girasol
Y tu mirada me convirtió en otra flor
Tu linda boca me hizo pensar en tu sonrisa
Cuando yo me estaba muriendo de dolor.
Tu linda boca me hizo pensar en tu sonrisa
Cuando yo me estaba muriendo de dolor.

Camila Zapata, 10 años


Poema

Yo tengo miedo de mi ser
De ceder
De la muerte
De la suerte.
Me da miedo de la oscuridad
De la mediocridad
De los golpes de la invocación.

Sebastián Martínez, 11 años


Canción para Gulliver

Que hierba santa está muy grave
no se puede remediar
hierba santa está muy grave
no se puede remediar
una hierba es un producto
para el que está en el hogar
chelele chelele chelele chelela
chelele chelele chelele chelela
de la quebradita vengo
con el agua en las rodillas
por venirte a ver mi niña
boquita de granadilla
chelele chelele chelele chelela
chelele chelele chelele chelela

Camilo Andrés Durango Jiménez, 9 años


Mi palabra es

Mi palabra es el amor de mi corazón
Mi palabra es el mandato que me llama
Mi palabra es la sonrisa de mis labios

Juan Camilo Valencia, 12 años


Cuando la vida habla qué me dice

Que mire alrededor del mundo.
Que si yo no estuviera la vida no existiera.
La vida es dura contigo por que tú no la cuidas.
Cuida la vida y la vida te dará un premio.

Sebastián Martínez, 11 años


El origen de las cosas

El sol se originó con una bola de fuego
y un meteoro y un dinosaurio que escupió fuego.
El arco iris se originó con agua, rayos de sol
y un duende con un arpa de oro.
El viento se originó con una tormenta
porque un dios estaba aterrizando en helicóptero.
El mar se originó porque una nube se estaba bañando.
Las piedras se originaron por un meteoro que cayó al mundo
y se despedazó y se esparcieron por todo el mundo.
La luna se originó con un meteoro que se congeló mil años
y se descongeló con el sol y dios la pintó con colores blancos.

Juan Felipe Marín, 11 años


Cuando la luna habla qué me dice

Me dice que desde el cielo me va a mandar una estrella.
Una estrella que ilumina mi vida,
que me llena de alegría e ilumina mis sentimientos.
Cuando la luna está triste me dice que voy por caminos desviados en mi corazón, y voy tropezando de piedra en piedra.
Cuando estoy triste me pregunta: ¿por qué lloras?
Porque tú no me iluminas el corazón.
De noche yo salgo pero de día me escondo, porque cada día
poco a poco me rompes el corazón.
Cada día te guío, cada día te beso, y en la noche te arrullo.
Tú dices que vaya pero yo me quedo.
Tú dices que te bese pero no te beso.

Sebastián Martínez, 11 años


Cuando la vida habla…

La vida dice: corro, corro como el tiempo.
Cada minuto, cada segundo te pertenece.
No desaproveches ni un segundo porque desearás que vuelva.
Te irá bien pero también mal.
No intentes desalojarme porque es lo único que no se compra.
Me verás sólo con tus ojos, pero si no los tienes, con tu alma.
Pero la muerte vendrá como una enfermedad.
Yo desistiré pero ella me sacará sin tener piedad.

Jhon Jairo Rojo,12 años


Cuando la muerte habla qué me dice

Cuando la muerte habla me dice: te mataré.
Pero esperaré a que te vuelvas anciano.
Cuando la muerte habla me dice: no tengo compasión con nadie.
Cuando la muerte habla me dice: hasta luego y recuerda
que te mataré cuando seas anciano.

Juan Camilo Rojo Flores, 7 años


Cuando el tiempo habla

Cuando el tiempo me habla me dice: me puedo atrasar
Cuando el tiempo me habla me dice: me puedo adelantar.
Cuando el tiempo me habla me dice: puedo dar las horas bien
pero también las puedo dar mal.
Cuando el tiempo me habla me dice: soy responsable de los días, meses y semanas.
Cuando el tiempo se va me dice: hasta luego
y recuerda que estoy en todas partes.

Juan Camilo Rojo Flores, 7 años


Cuando el amor me habla

Cuando el amor y yo estamos mirando las estrellas
el amor me dice: amarla y respetarla esa es tu intención.
Cuando el amor y yo miramos la luna el amor me dice:
qué mujer tan bella.
Cuando el amor y yo vamos caminando por el campo él me dice: cuidar tu vida es amarla.
Cuando el amor y yo nos sentamos a dialogar él me dice:
yo soy un sentimiento.
Cuando el amor se va él me dice:
muchas gracias por dialogar conmigo y valorarme.

Juan Camilo Rojo Flores, 7 años


Cuando la muerte habla, dice

Que te va a cobrar algo que tú hiciste.
Que te va a mandar una desgracia.
Que debes morir.
Que luches por tu vida.
Que debes sufrir y luego morir

María Lorena Rojo Villada, 8 años


Cuando la vida habla qué me dice

Que yo nací porque la vida me necesita para algo y por eso Dios me ha mandado a la tierra. Vida por siempre.

María Lorena Rojo Villada, 8 años


Cuando la muerte habla me dice

No sabrás cuándo vendré.
Entraré en tu vida y la destruiré.
La hora de tu muerte la descubrí cuando naciste.
No me importa si tienes pertenencias o no.
En el mundo lo único seguro es que vendré por ti.
Me llevo a niños ancianos y aunque estén en el vientre
no se escaparán. Tu muerte la tengo planeada y yo soy la única
que sé si tu muerte será buena o mala.

Jhon Jairo Rojo, 12 años


Cuando el amor habla me dice

Que quiere a mis amigos
Estoy desconcertado no sé dónde quedarme, me dices tú.
Voy volando por el aire.
Tengo tanto amor porque soy el amor.
Soy uno de los sentimientos y por eso no tengo sombra.
Soy invisible y me verás sólo en el aseo.
Soy lento pero potente.

Jhon Jairo Rojo, 12 años


La vida en este mundo

La vida en este mundo empezó entre los cinco elementos:
El primero era el dios de la tierra
el segundo era el dios fuego
el tercero era el dios del aire
y el cuarto era el dios de las aguas.
Los dioses lo primero que crearon fue:
una rana en el centro del universo donde la rana explotó
y todos sus restos empezaron a formar todo lo que existe en el universo.
En la tierra se crearon los humanos
en los otros planetas vida completamente diferente.

Ruben Dario Jaramillo Posso, 11 años


El origen del mar

El mar se originó porque un dios se acostó en el desierto y empezó a soñar que había mucha agua. Así creó miles de criaturas marinas: peces, pulpos, tiburones, etc. Desde entonces las personas bajan al fondo del mar para encontrar cosas nunca vistas y mostrarlas a la gente. Con esto aplican muchas enseñanzas para cuidar el planeta y en especial el mar. Cuidemos el mar y así tendremos más agua para hacer varias cosas con ella: la comida, lavar la ropa, quitarle la sed a las plantas.

Cuidemos el mar que es el sueño de un dios.

Maicol Rodríguez Hernández. 11 años


***


Todo empezó cuando las raíces y las hojas se enredaron en una
mujer a la cual se plantaron semillas, crecieron dentro de ella y así aprendió a formarse la vida en el universo. Primero nacieron los
gatos y ellos con sus ojos alumbraron todo el universo y como hubo luz salieron de la oscuridad todos los otros seres.

María Isabel Torres Ceballos, 11 años


El origen del arco iris

El arco iris se formó por flores de varios colores: verde, azul,
morado, amarillo, y anaranjado; con el calor se formó un arco
casi redondo.

Alexander Antonio Gómez, 10 años


El origen del mar

El mar se originó por una tormenta fuerte que causó una
inundación, cuando se acabó la lluvia la gente vio ríos, los ríos
desembocaron en una laguna tan grande, que los hombres la
llamaron el mar.

Alexander Antonio Gómez, 10 años


Corazón

Corazón, corazonada la que dio mi corazón
cuando te vio oh mi vida tú eres para mí.
El corazón es rojo como tus labios,
tienes venas azules como tus ojos
que parecen un par de faroles,
tus oídos parecen un laberinto sin salida
y mis venas y yo te suplicamos:
déjanos salir.

Bibiana Giraldo, 9 años


El corazón

El corazón puro e impuro habita en todos
Nos enseña a amar y a odiar, a tener sentimientos y a desear.
Hoy te digo, corazón de melocotón, que nunca te apartes
si no es por mi amor.

Estefanía Roncancio Vergara, 9 años


Planetas

Había muchos planetas, en uno de ellos había seres muy raros
que ponían huevos, el planeta se llamaba Como y a los años
se estallaron los planetas con una pelusa.

Sebastián Espinosa, 11años


La vida comenzó con un grupo de caballos

La vida comenzó con un grupo de caballos que viajaban por un camino lleno de ramas. Los caballos se aparecieron y tuvieron unos conejos, ¡muchos conejos! Cuando los conejos crecieron, tuvieron muchos animales, hasta que llegaron al punto en que tuvieron monos, micos y gorilas, ellos se aparecieron y tuvieron monitos muy parecidos a los humanos, cada vez tenían más crías, cada uno iba saliendo, pues saliendo más claritos y parecidos, nacían de diferentes razas: indígenas, morenos, trigueños etc. Hasta que se creó la vida, así, poco a poco. Los seres humanos descubrieron el fuego, la naturaleza, la comida que ella les ofrecía, así fueron desarrollando su sabiduría y cuando ya la tenían bien desarrollada, crearon los aparatos electrónicos, máquinas para hacer el trabajo más fácil en los hogares y para que las gentes, a la población, no se les hiciera el trabajo más duro porque trabajando mucho se podrían morir.

Brayan Alexis Jaramillo Jaramillo, 12 años


Algo increíble

Algo increíble apareció en un lugar llamado espacio: era un
lugar negro, sin nada, excepto algo con cabeza de caja, sin manos,
senos enormes, con una tanga, bueno a eso se le abrió la barriga y
nacieron estrellas, en lugares las estrellas forman galaxias en las cuales habitan planetas y soles, en un planeta de esos hubo vida y aún la hay.

Jhon Alexis Becerra Álvarez, 11 años


Símbolos de ranas

Había una vez unos símbolos de ranas que para ellas eran de agua, cuando los bosques estaban secos las ranas hacían llover.

Juan Camilo Gavídez, 12 años


El árbol de la sabiduría

Hace algunos años, no importa cuántos, una comunidad decidió sembrar un árbol. Después de mucho tiempo, el árbol creció lleno de sabiduría, tuvo tanta sabiduría que creció y creció y murió con nietos y bisnietos y tataranietos, murió.

Marlen Tatiana Osorio, 10 años


El signo

El signo es la verdad. Un día unos chinos cogieron una rueda de oro del mundo, hicieron imágenes de personas, luego consiguieron
una tabla redonda de madera negra, allí colocaron los pedacitos de oro en forma de personas alrededor de la tabla, en el centro
colocaron una rueda del mismo oro pero con más color y con
iniciales de ellos como H-A-K-I, por eso se llama el signo de
prosperidad.

Jhon Esteban Carvajal Quintero, 12 años


El ser de papel

Es de color verde. Vive en París. Sus amigos son las cartulinas.
Come tacos de pelo y algas. Se disfraza de ángel y le gusta
jugar con el lápiz. Se baña con borrador. Duerme con lapiceros.
Le tiene miedo a las tijeras. Le gusta pelear y este es el ser de papel.

Juan Pablo Álvarez, 10 años


El ser de fuego

El ser de fuego no se puede acercar al agua; él es muy poderoso pero es muy tímido. Le tienen miedo los palos para las fogatas,
los barcos, las casas. Ellos se asustan cuando lo ven. El ser de fuego ilumina todo y puede borrarlo todo. Así es el ser del fuego.

Mariana Ospina Restrepo, 9 años


Corazón de armadura

¿Por qué este corazón está tan lleno de armas?

El hombre siempre utiliza el corazón para amar pero este es
diferente, es de armadura, la muerte de sus padres fue lo que hizo su corazón de hierro, él vivía matando hasta que un día las armas
se enterraron en su corazón y se volvió bueno.

David Alexander Tavera Rojas, 10 años


Representación de la realidad

Una señora se ve flotando porque tiene el espíritu metido en su
cuerpo y la gente va andando asustada por el hecho.

Walter Andrés Castañeda, 12 años


Tu belleza

La ballena es azul como las estrellas, sedosa como las flores,
dulce como tus labios, tierna como tu personalidad.
Podría ser lo que sea, pero ella jamás superará tu belleza.

María José Rojas Arcila, 10 años


El hombre que se enamoró
de la M y la N se enojó

Un día Mechir se enamoró de la primera letra de su Nombre y decidió casarse con la letra M pero No sabía que la N estaba detrás de la M.

Todas las Mañanas le llevaba Moras, Mentas y Maní. Entonces la N le gritó fuerte No, Nunca, Nadie se llevará mi M porque el abecedario quedaría incompleto y Ni siquiera la Muerte se llevaría a los Hombres, entonces la N le presentó una letra desconocida: era la letra del silencio; el Hombre decidió quedarse Mudo para Nunca más decir su Nombre y así olvidar a la M.

Claudia Minota,11 años


***


La poesía es un canto de alegría y felicidad.

Luisa Aristizábal, 10 años

Decimos ayúdame y la palabra es libertad.

Valentina Puerta Zambrano, 9 años

Atmósfera es lo que piensas.

Manuela Gómez, 10 años

La poesía es un canto de alegría y felicidad.

Luisa Aristizabal, 10 años

La luna es un rollo de amor.

Valentina Posada, 8 años

Jugar es matarse de alegría.

Daniel Gager, 9 años


Arco iris

En la calle de al lado de mi casa
había gente que salía de la nada
toda de diferentes colores.

Brayan Alexis Jaramillo Jaramillo, 12 años


La casa de los sueños

Un día de sol en un bosque caían los rayos de sol que iluminaban una linda cabaña de fantasía, por fuera era hermosa y por dentro era una casa de sueños en donde vivía Salvador, un joven al que le
gustaba escuchar el Bambuco. Siempre que escuchaba la música que le gustaba sentía que volaba y volaba, que subía por los aires con alas, también era un lindo chico y todas las chicas le decíamos B´ve, a él sólo le gustaba una sola chica llamada Camila, la buscaba y la buscaba hasta que la encontró.

María Camila Gómez, 10 años


Un joven pintor

Un joven pintor quiso dibujar algo diferente, en unos días hizo algo sorprendente, dibujó una cara con instrumentos pintados, al fin se desposó y dibujó una casa de pintura para reflejar su amor por el arte.

Deyssi Fraysuri, 10 años


Conjuros

Jarabe de pez para la fe.
Copo de nieve para ver.
Agua de mar, pizca de ratón,
ala de murciélago, ojo de lombriz para ser feliz.

Cristian Felipe Orozco, 10 años


Como

Triste como el viento nublado
Tierno como mi padre
Transparente como el espejo
Amargo como el café solo
Brillante como el diamante
Alegre como el sol resplandeciente

Laura Valencia, 9 años


Conjuro para que llueva

Se coge un tronco pequeño del bosque más lejano,
lo prendes con un fósforo,
se le echa una pizca de tierra con siete alas de mariposa
y repite después de mí:
arpa que toca todos los cielos
más lejano viene un tornado.
Las personas corren donde un granjero
y con eso logran oscurecer los cielos.

Alejandro Gallego Santamaría, 9 años


Decimos

Decimos vacío y la palabra es hondo
Decimos raro y la palabra es magia
Decimos beso y la palabra es labios
Decimos miedo y la palabra es oscuro
Decimos cadenas y la palabra es libertad
Decimos encrucijada y la palabra es duda
Decimos duda y la palabra es estresada

Camila Zapata, 10 años


Como nubes

Tiro rayos y asusto a las personas con mis dedos luminosos. Digo palabras muy extrañas y nadie me entiende. Vivo solo en una casa en el cielo que está en una nube llena de lluvia. Hago rayos
y truenos. Como nubes y no me gustan las piedras, su sabor es muy salado.

Stephanía Posada, 12 años

Sueño de la piedra

Las piedras sueñan con cosas duras. La piedra es muy dura y por eso sueña con otras piedras que tiene cerca y que pelea con ellas. Las
piedras también sueñan que les pegan en la cabeza a las personas pero a las piedras les da miedo la sangre y por eso se despiertan y se
quedan quietas en el río o en la calle.

Valentina Salazar Morales, 10 años


Preguntas y respuestas

(Laura Alexandra Alvarez, 9 años) P: ¿Qué es un perro con cola de gato?
(Edwin Alonso Areiza, 8 años) R: Es cuando los animales están en una fiesta de disfraces.

(Geraldin Bedoya, 9 años) P: ¿Para qué es una línea?
(Valentina Betancur V., 10 años) R: Para conceder deseos.

(Hernan David Barbaran, 9 años) P: ¿Qué es un papagayo volando en el aire?
(Claudia Minota, 10 años) R: Es el amor cuando se cae de un quinto piso.

(David Tavera, 9 años) P: ¿Qué es un bacalon?
(DuverUpegi, 10 años) R: Una cosa estacionaria.

(Laura Tatiana Lopera, 9 años) P: ¿Qué es un ratón con un lazo en el cuello?
(Yulissa Saray Aroca, 9 años) R: Es un hada al lado de mi cama.

(Leidy Dayana Moreno, 9 años) P: ¿Qué es un caballo sin cola?
(Yulissa Saray Aroca, 9 años) R: Una pulga con calzones de humano.

(Yulissa Saray Aroca, 9 años) P: ¿Qué es una oveja con patas de
araña?
(Laura Alexandra Gil, 9 años) R: Es un bocelo.

(Laura Alexandra Gil, 9 años) P: ¿Qué es el amor?
(Yisela Andrea Bedoya, 9 años) R: El sol.

(Edwin Alonso Areiza, 8 años) P: ¿Qué es una iglesia loca?
(Laura Tatiana Lopera, 9 años) R: Es una trapera sucia.


El gato negro es la locura de las dudas

El gato negro es la locura de las dudas.
El negro de locura es la duda del gato.
La locura es la duda del negro y del gato.
La duda del negro es la locura del gato.
El gato de las dudas no puede dormir por la locura del negro.

Laura Ocampo García, 10 años


Paraíso

Había un caimán, estaba cerca del río y estaba lloviendo mucho. Había un palo muy bonito en el que él se recostó y se durmió y pasó la tormenta.

Brayan Martínez Navarro, 9 años


Recuerdos

El mundo es el tiempo que pasa
de lugares hermosos
recordar el día
del primer beso que te di.
Aunque te hayas ido
siempre esperaré con los brazos abiertos
Aunque estemos bravos
siempre te voy a amar.
Eres una malicia tentadora
que nunca nadie olvidará.

Eduard Alexis Galvis Muñoz,11 años


Mi bosque imaginario

Para la entrada al bosque,
pasar por la calle de árboles secos y amplios pastos.
Me siento libre con el canto de los pájaros.
Me encuentro una caja con perritos y les busco una familia.
Me encuentro una llave debajo de un caballo y ahí la dejo.
Me encuentro a un animal, me comunico con los sonidos,
llego a un lago, veo pirañas y me voy rápidamente.

Robin Ellyan Rojas Díaz, 9 años


El arco iris

Hace mucho tiempo un dios creó el agua y el sol. Un día el sol y la lluvia se encontraron en una lucha del poder, pero se desató una furia imparable, hasta que un dios les ordenó que parasen la lucha, y cuando ellos se detuvieron el arco iris se creó.

Sara Katherine Orozco Úsuga, 10 años


***


Rojo como los labios de la virgen María
Triste como la lluvia
Dulce como las paletas del corazón
Fúnebre como el infierno del diablo
Transparente como una persona sin sentimientos
Amargo como el corazón mío hecho pedazos

Ana Isabel Chavarria Arias, 9 años


El ave

Una linda ave voladora, prisionera en una jaula, soñaba con poder ir donde sus hermanos, sabía que solo un salvador la podía ayudar, una ráfaga de viento abrió la jaula, el salvador le dijo: vete por el aire con mucha fantasía y yo te voy ayudar soplando, soplando mi melodía.

Edwin Alonso Areiza, 9 años


Origen del viento

El sol tenía calor y dijo: luna, sopla para mí.

Tomás Hoyos Pérez, 10 años


El ser de estrella

Hoy viajo al espacio para conocer la vida de una estrella. Me doy cuenta que las estrellas duermen en el cielo, se cobijan con las nubes, comen algodón de azúcar, sueñan con viajar a la tierra; se peinan con una cola, se maquillan con sombras y colores para los ojos, caminan saltando porque son puntiagudas, caminan por las nubes; hablan en extranjero y se comunican estrellepáticamente, se enamoran de las estrellas hombres, beben agua, bajan al río a tomar agua; los amigos son las otras estrellas, las nubes, el agua, dios, los ángeles, etc.

La música es sanjuanera, bailan volando y todas viven felices para siempre.

Sara Isabel Villa, 9 años


El nacimiento

Dicen que las personas salieron de un círculo donde colocaron sus cuerpos para darles vida y encomendarles una misión. Dicen que en el círculo solo estaban las primeras personas que eran 36.

También dicen que las primeras personas fallaron en su misión, después enviaron otras 36 personas pero también fallaron y que desde entonces han enviado personas y nadie la ha cumplido.

Deyssi Fraysuri,10 años


La máscara de los tres elementos naturales

En un pueblo muy alejado del bosque, corría un rumor: había una máscara muy poderosa de los tres elementos que tenía el escudo de la bandera del pueblo, entonces cuando unos jóvenes escucharon el rumor de la máscara, empacaron su equipaje para ir a buscarla y saber cuál era el poder, caminaron durante muchos días hasta que uno dijo: –No puedo más. Entonces los otros dijeron –No, nosotros la podemos encontrar. Y otro dijo: –No sabemos cómo, con qué, dónde, por dónde, etc…

Uno dijo: –Si la máscara es de los tres elementos de nuestro escudo de la bandera del pueblo entonces la encontraremos donde haya los elementos del escudo: montañas, agua sagrada y tierra. Todos dijeron: –Bueno sigamos el recorrido. Llegaron a una parte en la que había mucha tierra, siguieron caminando y encontraron agua con dos grandes rocas en el medio del agua, después se veían unas grandes montañas.

Entonces ellos dijeron: –Son los tres elementos unidos, por acá debe ser donde está la máscara; y la buscaron por todas partes y no la encontraron, hasta que hallaron una partecita donde estaban los tres elementos, pero en poca cantidad. Ahí estaba la máscara. La cogieron y cada uno se la puso, y en cada elemento había un tesoro. Cada uno escogió su parte del elemento, y cada uno sacó el tesoro que había en cada elemento, los compartieron con todo el pueblo e hicieron de ese pueblo un pueblo mucho mejor, pero la bandera no se quedó antigua, tampoco la renovaron, la dividieron en cuatro pedazos.
Al cuarto pedazo le colocaron tres siluetas de niños con un tesoro en las manos y la colgaron en el pueblo.

Brayan Cano Puerta, 12 años


Horóscopo imaginario

Acuario: Hoy es un bello día para ir a la playa. Aprovecha este día de suerte donde te vas a mojar, no hables con los malos que roban. Vas a comer muchas manzanas y tu número de suerte es el 5178.

Piscis: Hoy es un buen día para bañarse en agua de flores naturales y para que los peces te agraden. Con el olor de las flores el gato negro se va a ir y vivirás feliz.

Escorpión: Báñate con agua de girasol y para que no te dé calor en el desierto, vas a tener frío y no pises los escorpiones o te vas a
envenenar.

Leo: Es un buen momento para bañarse con agua fría para que los leones no te coman y huelas bien.

Sagitario: Sal y disfruta de la naturaleza que te atrae. Regresa a casa y báñate con agua de margaritas y luego acuéstate.

Felipe Díaz Figueroa, 10 años


Horóscopo 1

Géminis: Hoy es tu día de suerte, pero no vayas a la playa y no
dejes que te piquen los cangrejos. Ponte una camiseta roja y un jean.
Aléjate de los árboles y báñate con agua bendita. Tu número de
suerte es el 6127.

Acuario: Hoy puedes ir a nadar con todos los peces del mar, pero ten cuidado, no dejes que te vea un tiburón y no te dejes morder porque te saldrán ampollas y te dolerá mucho. Báñate con agua de pino.
Tu número es 235.

Leo: Hoy es tu día de mala suerte. Te pisará el dedo un carro, pero no te pasará nada malo. Mucho cuidado cuando salgas del hospital,
se largará una fuerte lluvia y te mojará todo. Báñate con agua pura para que se te quite todo ese mugrero. Hoy no tienes número
de suerte pero te aconsejo el 1.

Sagitario: Hoy va a ser tu día de suerte y te volverás gitano; bailarás mucho, aprenderás canciones gitanas y cantarás, pero no vayas al desierto y no pises la arena que te dará mala suerte. Báñate con agua de cataratas. Tu número de suerte es el 2000.

Luisa Fernanda García Londoño, 11 años


La difusa línea

Dos hombres persiguen a una gran mujer por tener una difusa línea de ropa nueva. Estos hombres están enamorados de la dama, que es la más hermosa de Japón. Ellos se desvisten y la mujer se los quiere quitar de encima.

Walter Andrés Castañeda, 12 años



Mis miedos

Tengo miedo a la soledad
Tengo miedo a las agresiones físicas
a la muerte al fin del mundo
a que mi madre o mi familia se muera
tengo miedo a las almas y a los fantasmas
a las personas agresivas
a perder algún sentido
a las brujerías

Brayan Arley Cano Puerta, 12 años


***


¿Por qué tu mamá es tan linda?
Pero lejana, pero muy lejana.

Valentina Puerta Zambrano, 10 años
Mariana Monsalve Zambrano, 10 años


Injusticias

La muerte ronda las calles de la ciudad de Medellín. Todo lo que les voy a relatar sucedió en una marcha de protesta para lograr la paz en las comunas de la ciudad. Mientras la gente pedía que se hiciera la paz, unos hombres dispararon contra la gente que estaba marchando. Mucha gente murió en la oleada, la policía no hizo nada. Después de eso se formó un desorden mortal, porque además de que murió mucha gente, hirieron a varios niños. Mientras los ricos se divertían, los pobres sufrían en la marcha.

Rubén Darío Posso, 12 años


El carro y la lluvia

Cada vez que llueve, aparece un carro hermoso. Para qué la lluvia, para qué el camión, para qué las llantas de ese camión, para que
ruede a mi alrededor, para qué viajar con dos viejas con amor, para qué pelear, para qué soñar si no hay dinero, para qué comprar
hermosas cosas para mi mamá.

Soy soñador para todo el mundo, sigo mi camino para San
Andrés, soy diyey, coloco el flow en varios países para bailar, cantar,
imaginar, yo no soy algo extraño, soy una persona común y corriente con valores y principios.

Brayan Alexis Jaramillo, 12 años


Atención

Alerta, atención, increíble, un señor tan enano que una mano era la más grande calle para él. Alerta última hora un señor con una cabeza de bolsa.

Edwin Alonso Areiza, 10 años


Un muro maldito

Cuentan que un hombre fue a parar donde se encontraba el muro, sin saber que estaba maldito. Cuando llegó se abrió una puerta,
entró y la cabeza se le convirtió en sapo y el cuerpo en vaca.

Yamid Durango Pineda, 10 años


¡Alerta!

¡Alerta!, ¡Cuidado! ¡Insólito!: una mano más grande que una
persona y una casa más pequeña que un ratón. Ay, no, increíble. Alerta, cuidado: los pillos pintan las casas con sangre.

Alerta: dos enanos estaban peleando, uno se sentó y se pegó en un lodo. Última hora: un hombre tiene la escuela en la mano y está
escondido en un árbol, una mano más chica que la otra. Ay, no, no puede ser, el hombre se va a descuartizar.

Stiven Llanos Franco, 10 años


El poder de los pequeños

Diez enanos estuvieron cien años debajo de una piedra, pues debajo de la piedra había un hueco; y ellos excavaron tanto para salir que encontraron un túnel y uno de ellos dijo: iré abajo y todos se fueron con él y cuando llegaron descubrieron otro mundo.
Llegaron y dijeron: este mundo no es como el mundo en el que estábamos. No, respondió otro, pero exploremos.

Uno exploró el agua y descubrió que había peces pequeños, excepto uno que era grande y tenía cuatro colas y tres cabezas, y también descubrió que el agua era amarilla. Y el que exploró los bosques se dio cuenta de que sólo había culebras de siete cabezas y una sola cola, y también descubrió que los árboles eran de tierra y que los pájaros eran peces con alas, y también descubrió que los árboles no
daban nada.

Y los otros no exploraron nada, se quedaron comiendo de un árbol que daba frutos, pero uno de ellos se aburrió y se fue a explorar, y encontró una colonia de pequeños, eran muy pequeños que tenían alas y él quería coger uno pero a los otros no les gustó. Y todos lo amarraron, y no sabían qué hacer con él, y uno de ellos dijo: –¿Por qué no le damos el líquido que duerme por cien años?

Y se lo dieron, y buscaron a los otros e hicieron lo mismo, porque los consideraban malos.

Jhon Jairo Rojo, 12 años


El arpa

A un pueblo llamado La Unión llegó un señor y dijo: vean el nuevo instrumento que salió en todo el mundo. Todos preguntaron:
–¿Cómo se llama? Un joven gritó: –¡Es el arpa de mi padre!
Nadie le creía. Entonces el joven les dijo: –Mañana les traigo las fotos de mi padre con el arpa.

Cuando el joven volvió con las fotos le creyeron, pero ya el hombre se había volado con todo y arpa.

El joven empezó a buscar a aquel hombre, pero siempre que estaba cerca algo hacía que le perdiera la huella.

Una vez, cansado, se puso a llorar en el campo; un señor que llevaba vacas lo miró y le dijo: –Nada en el mundo está perdido si todavía vives, todo se da por una causa. Entonces el joven continuó buscando. Cuando iba pasando por un pequeño pueblo escuchó un sonido. Era una muchacha que tocaba el arpa de su padre.

El joven le mostró las fotos de su padre con el arpa y ella le creyó, pero se sintió mal pues ya estaba encariñada con el arpa, La muchacha le dijo: –Si es de tu padre, entonces tú también deberías saberla tocar.

Él respondió que no sabía, pero que el arpa era el único recuerdo que tenía de su padre, entonces le propuso a la muchacha que se
quedara con el arpa pero si todos los días él podía ir a escucharla tocar: así nació un gran amor.

Jhon Esneider Tabares, 11 años


Me gusta borrar todo

Me gusta borrar todo. Las tareas mal hechas, los números feos, los dibujos que no tienen formas. Mientras voy borrando me voy
acabando, por eso no puedo soñar con nada, porque no tengo con qué, pues ya me desaparecí.

Juan Pablo Álvarez, 9 años


La imagen

Había una vez una imagen tan graciosa de un hombre, lanzando su cabeza a una hormiga mientras la hormiga iba para un palacio, un palacio chino, a encontrarse con una mujer muy hermosa que se vestía como una diosa. La hormiga picó a la mujer y le dejó una roncha de nueve meses, luego de la roncha le salió un bebé que era capaz de quitarse la cabeza y cuando creció le tenía rabia a las hormigas, pues cuando veía una le tiraba su cabeza. Hasta que una vez tiró su cabeza tan fuerte que se chocó con un símbolo chino, su cabeza estalló y se convirtió en puras hormiguitas.

Angie Paola Mora Fonnegra,10 años


Pato pulpo con fuego

Se convierte en dos con patas rosadas, pico rojo, pelo de medusa.
Come piedras azules y un cuerno morado. Vive en el bosque.
Es el animal más miedoso. Recoge mucha tierra en las cinco patas.
Tiene cachetes rosados, trece cachetes rosados; tiene manos por todas
partes; tiene una cola por la columna; tiene medusas por las patas.
Todas las personas le tienen miedo porque es muy brusco.
Puede ver todo lo que hay en la tierra, como el polvo de las hadas;
puede ver países por el botón azul que tiene en la espalda.

Angie Carolina Gómez Vélez, 10 años


Cuento de terror

El estómago chuzó y duele. Me pasó que a mi familia le están
haciendo brujería y no tenemos casi alimentos.

Dahiana Moreno, 11 años

Lo que sueñan las cosas

Soy una mesa que cuando duerme sueña con platos, con comida y con muchas personas que me golpean con los dedos y las cucharas. También sueño que me arropan con un mantel de la abuelita y con las sillas que salen caminando, para dejarme sola. Nunca puedo comer nada pero tengo unos piojos que me están comiendo una pata y no me puedo rascar.

Marlon Ochoa, 10 años


Soy el lápiz

Soy el lápiz que, cuando duerme, sueña que escribe y escribe y escribe, y hace rayas y círculos, y tengo una mano que me lleva
haciendo letras en una hoja rayada, y yo no digo nada porque no puedo hablar con el borrador, porque ya está comido.

Luisa Bedoya, 10 años


El ser artificial

Soy un robot lleno de tuercas y tornillos. Hablo a control remoto y como cosas de hierro y de papel. Hago las tareas de los niños y pinto los dibujos y me sé las tablas de multiplicar y también las divisiones. Cuando salgo a la calle me tiran piedras y no me hacen nada porque soy de lata. Nunca duermo, y siempre estoy haciendo tareas.

Sara Orozco, 10 años


Sueño del papel

Cuando me duermo, sueño con las tijeras. Ellas me persiguen por todo lado y me quieren cortar en pedacitos. Lo mejor es cuando mi amigo el lápiz me ayuda y me salva, con su punta filuda asusta a las tijeras, y entonces éstas se cierran y salen corriendo y el borrador aplaude y felicita al lápiz.

Luisa Fernanda García, 11 años


Sueño de la caneca de basura

Sueño que me tiran mucha comida: helados, pescado y frutas de todos los países. No sueño que me tiran basura ni nada de eso.

Todas las noches como cosas ricas y deliciosas y nadie me las quita, nadie mete la mano en mi boca para llevarse la comida.
Lo mejor es en las fiestas. Cuando hay fiesta sueño que como torta de chocolate y de fresas, y lo que más me gusta son las pasas.

Juan José Betancur, 9 años


La diosa Santal

Su poder es: con un chasquido puede cambiar las emociones de las personas.
Para qué lo usa: para cuando dos personas están peleando, chasquea sus dedos, y hace que las personas que estaban peleando se abracen y se perdonen.
Su color es: azul, pelo amarillo y alrededor de ella tiene una luz muy brillante.
Qué hace en las tardes: va a la escuela común y corriente.
Qué estudia: estudia hechizos
Dónde estudia: en la escuela de los cielos.
Qué quiere ser cuando sea grande: una diosa fabulosa
Dónde vive: en un castillo fuera del mundo.
Qué come: cuando tiene rabia a los malvados y cuando está de buen humor, come frutas y verduras preferidas.
Cuáles son sus mejores amigos: Doris Puerta Suelos, la super
heroína Bi y Bontigonooooo.

Heydi Dayana Mazo, 10 años


Jugando contigo

Jugar es como el amor, diversión sin límite.

Es increíble cómo el señor sube a la cima de la montaña en un larguísimo lazo, y de pronto se cae y vuelve a sujetarse, y logra subir nuevamente y coloca una banderita arriba y todo mundo grita de felicidad, yo quiero subir, quiero subir y se desliza como un King-Kong por el lazo, comiendo mocos.

El señor cree que la mano es el mejor camino para poder llegar a su casa y dormir sin ropa, patiabierto y sin cobija frente a su mamá y todos sus hijos quieren que lo publiquen en la televisión.

Yulissa Saray Aroca Motoya, 9 años


Si fuera mago por un día ¿qué haría?

Desaparecerme del planeta tierra un minuto.
Para coger las estrellas y la luna.

Yo quiero: que por un día se desaparezcan los profesores.
Y quiero atravesar una estatua.

El hechizo es:
Cara de banano
Chiquira chiquira chiquira
Pecas de cocodrilo
Y aliento de rata muerta
Para atravesar la estatua.

Jean Paul Martínez, 11 años


Un hechizo de la bruja del piso 17

Pelos de gato negro
una porción de sangre de pescado
y un zapato con una pecueca tremenda

Esa es mi poción
y sirve para hacer a las personas invisibles
y las palabras son:
gato negro
patas de pescado
que el agua se vuelva negra
y que todos los que la prueben
se vuelvan invisibles.

Eliana Marcela, 11 años


Conjuro para que el día esté soleado

Los ingredientes son:
3 pelos de perro
1 pico de gallina
2 pulgas

Arrojamos todos los ingredientes
en una olla de agua caliente
y las palabras mágicas son:
Chipica, chipica, cipacán
que el día esté soleado ya.

Emerson Arley Aristizábal García, 11 años


Sortilegio para que caiga plata

Abracadabra pata de cabra
que caiga plata.
Necesitas una moneda de oro
y un balde de agua volador
y después metes la moneda
en el balde de agua.
Ya caerán las monedas.

Felipe Díaz Figueroa, 9 años


Canción de la bruja

Con mi canción de bruja haré aparecer un sapo en mi cuna
Y saltará mucho como si fuese en la luna.

Mariana Galeano Uribe, 10 años


Conjuro para los piojos

Dos zapatos, póntelos en la cabeza.
Dile a tu mamá que te dé tres cabellos,
mézclalos y espera cinco minutos.
Cuando pasen cinco minutos, coge una peinilla bien roja
y póntela en la cabeza y repites:
Estos piojos locos salen como locos
y no vuelvan o los embrujo con mi conjuro.

Mariana Galeano Uribe, 10 años



Conjuro y sortilegio
para que no te roben

Se usan cinco hojas de rosas,
Manos de gato, gallina y patas de caballo.
Se tiran las rosas
Y no te roban, donde es muy peligroso.

Mariana Arias Uribe, 9 años


Si yo fuera mago por un día…

Si yo fuera mago, ayudaría a las personas que no tienen algo para comer, que no tuvieran casa, haría aparecer las cosas que necesiten y también las medicinas, los vestuarios.

Manuela Muñoz Arboleda, 9 años


Hechizo

Para volverme trompo
Trompo, trompo
Niña, niña
Tengo ropa y
Estoy sin camisa.

Estefany Isaza, 9 años


La piedra sagrada

Érase una vez una niña llamada Angie, que se fue a nadar al río. En el camino se encontró a su amiga Andrea y la invitó a nadar.
Pidieron permiso a sus padres y estos se fueron con ellas.

En el agua se encontraron una piedra. Cuando la tocaron se convirtieron en sirenas, se pusieron muy felices y nadaron y nadaron,
hasta que se perdieron.

Entonces siguieron un camino de piedritas y encontraron de nuevo la piedra sagrada y la tocaron y volvieron a ser personas.

Estefanía Posada Barrera, 10 años


La luz de la mañana

Sorprendida, arranqué una hoja y para no ver más esa fea ventana sin el mundo, dibujé uno y lo pegué en mi ventana. Y cada mañana veía ese hermoso mundo y una noche de lluvia se mojó la hoja. Me desperté y el mundo que yo había dibujado era realidad, salí a jugar sola en mi mundo, dormí en los jardines, bailé con los delfines, canté con las aves y cuando de pronto sentí un pellizcón y aparecí en mi cama. Abrí la ventana y vi que era la aburrida ciudad, y descubrí que era que estaba en un sueño de verdad, que me había quedado dormida en ese mundo y mamá me había llevado a la cama.

Evelyn Agudelo, 10 años


Una nube pasaba

Una nube pasaba y estornudó. Lo mismo ocurrió con todas las
nubes hasta que se formó el mar.

Tomás Hoyos Pérez, 10 años


La existencia del mundo

Dicen que la existencia del mundo fue la llegada de un tigre al espacio y que ese tigre tuvo varias crías. La primera se convirtió en la vida, la segunda en agua, la tercera en la tierra, la cuarta en la luna, la quinta en el sol y la sexta en las estrellas; y en ese momento fue creado el planeta donde hay vida por ahora.

Valentina Holguín Quirós, 11 años


El ser de fuego

Me encontré con el fuego y me asusté. Salí corriendo y me dijo: No te asustes, no te haré nada. Me dijo que estaba muy triste porque sus amigos no estaban y que cuando se sentía sólo buscaba madera y se la comía. También estaba triste porque había peleado con su mejor amigo: el sol.

Juliana Meneses Arango, 9 años


El señor fuego

Un día salió a caminar el señor fuego. Salió por ahí con sus amigos. Sus amigos eran los ladrillos, el fósforo, la candela, etc. Sus enemigos eran el agua, el hielo, la nieve, etc. El señor fuego vive en una cueva muy oscura y le gusta comer madera asada.

Juan José Betancur, 10 años


El ser de agua

Los amigos son el jabón, el shampoo. Sus enemigos son la
tierra, el viento. Su alimento son los microbios, vive en canillas y en
estanques. Sueña con tornados y con olas muy grandes. Cuando
camina se va haciendo más transparente. Nunca se le ha visto llorar.

Juan José Betancur, 10 años


Sobre la música

Ella estaba tocando un arpa y como la melodía era suave se quedó dormida. (Fin de la historia. Cortica pero bacana).
Música: yo creo que es para tocar melodías suaves y yo creo que lo hicieron con un arco y canas.

Lo que es la música: pasión, amor, bulla, rumba, acto cívico.

Manuela Muñoz Arboleda, 9 años


El origen del mar

La diosa Atenea estaba triste porque no tenía con qué jugar,
entonces se dedicó a viajar por todo el mundo. Ella tenía la
esperanza de que iba a encontrar algo con qué jugar,
pero ella sólo veía tierra, tierra y tierra por todos lados.
De pronto vio un gran hueco y se sentó a llorar dentro de él;
lloraba y lloraba y lloraba y se fue llenando el hueco de agua.
Cuando vio que ese hueco se estaba llenando se puso muy feliz y a ese hueco lo llamó mar.

Luisa Fernanda García Londoño, 11 años


Origen de la muerte

Iba un hombre y dijo: “Serpiente, tú serás la muerte” y la serpiente lo mató y se volvió humana y mató a otros hombres.

Tomás Hoyos Pérez, 10 años


El origen del arco iris

Érase una vez un castillo de diamantes donde vivían dos cantantes mágicos. Un día en su jardín, recogiendo y plantando flores, encontraron varios diamantes de diferentes colores: amarillo, azul, violeta, morado, verde, rojo y naranja. Entonces los escondieron para que no se los robaran. Un día, ellos intentaron descifrar para qué eran y les sorprendió que, al ordenarlos por el orden del alfabeto, se formara un hermoso arco iris.

Paula Andrea Mora Jiménez, 10 años


Cuento corto sobre el origen

Una joven había tenido una linda niña, después de que estaban en la casa de la joven, la niña lloraba y lloraba, la pobre joven asustada no sabía qué hacer.

Entonces le empezó a chorrear líquido del seno pero la niña seguía llorando, la joven le metió el seno a la boquita y la niña se calmó, así descubrieron que ese era el mejor alimento para los bebés.

Cristian Camilo Grisales Loro, 12 años


La piedra misteriosa

En una noche muy oscura se encontraron dos señoras y se
metieron por un camino al que le decían “El camino misterioso”.

De pronto se tropezaron con una piedra a la que también le decían “La piedra misteriosa”, y una de ellas preguntó: -¿Qué poderes
tendrá esta piedra?

La otra respondió: - Veamos qué poderes tiene por dentro.

Entonces había un mapa al lado de la piedra, y lo leyeron y decía que por dentro había joyas de oro, pero no decía cuál era la clave para abrir “La piedra misteriosa”.

Las señoras se llevaron la piedra para la casa y la rompieron y cuando la miraron no tenía nada.

Luisa Fernanda Bedoya, 9 años


El dios que hace poderes

Hace mucho tiempo había un Dios que hacía muchos poderes, y un día decidió salir y ese día se encontró a un niño y el niño le dijo: –¿Quién es usted? y el Dios le dijo: –Soy el Rey que hace poderes y gua gua y –¿Qué haces? Y el Dios hizo el universo. Soy gordo como un girasol, soy anaranjado y hago muchos pero muchos poderes.

María Alejandra Olarte, 10 años


Los títeres

Había una vez unos títeres que se pusieron a jugar y se enamoraron y después se casaron, tuvieron hijos, se fueron a vivir al Chuscal.
Se pusieron a estudiar y apenas estudiaron hasta quinto, porque se pusieron a trabajar.

Alejandro Maya, 11 años


Viento

Un día Aire quería soñar pero no podía porque tenía un gran trabajo que era soplar y soplar y soplar para hacer los animales. Todas las personas decían que era su salvador invisible, todas las personas le agradecían y los animales.

Un día mientras que el viento trabajaba quiso mirar hacia abajo y vio el bosque. Por allí cantaba muy feliz el niño lleno de fantasía. El viento vio de pronto que el niño se reunió en un lugar muy cercano de allí, pues allí estaba su familia bailando muy feliz el bambuco.

Laura Jurani Bedoya, 9 años


El biberón

En un país muy lejano vive una familia de alta sociedad. En esa familia había un bebé que se llamaba Juan David y le encantaba el tetero y si no le daban, su mamá no lo soportaba; y a su mamá le
gustaban mucho las faldas largas, y cuando paseaba le encantaba llevar la cámara para tomar fotos. El bebé lloraba y lloraba sin parar. Cuando cayó en cuenta de que tenía que ponerle la cachucha por el sol, que le caía en sus ojos, y su mamá inmediatamente corrió a ponérsela,
cuando de repente se enredó en su falda y cayó en los pies de un señor con corbata roja y negra muy elegante, y el collar se enredó en él y se enamoraron.

Jennifer Hernández Díaz, 10 años
Manuela Galvis Molina, 10 años


Una mima

Una mima muy triste andaba buscando ayuda para reparar su corazón. Pasaba el tiempo y nada pasaba, cada vez se preocupaba más y más, hasta que al fin encontró ayuda y lo reparó y se puso feliz. Pasaron días y empezó a humillar a la gente con una trompeta.
Cuando empezó a tocar no le funcionaba y buscó ayuda, la gente formalmente, sin importar las humillaciones que la mima les hacía, la ayudaban. Pero eso no fue de gran ayuda: la trompeta no funcionaba, hasta que al fin funcionó e hizo una orquesta en la que había baile, pero lo bueno fue que ella no volvió a humillar a la gente.

Luisa Fernanda Agudelo, 12 años


Cosas del tiempo y etapas que cambian

Una vez una señora muy elegante que usaba muchas joyas, especialmente un collar de la buena suerte. Ella tenía un niño muy chillón que sólo se calmaba con su tetero de jirafas. El niño fue creciendo y creciendo y creciendo…

Pasó un año, dos, tres, cuatro, cinco, seis, y el niño llegó a sus doce, le encantaba el hip hop, especialmente tenía una gorra de hip hop que era blanca con plateado, la mamá dijo: –Ya llegó la etapa de la adolescencia, ahora pasa a la del adulterio. Fue a preguntarle: – ¿Hijo, qué quieres
estudiar para tu carrera? Él respondió: –Abogado.

Creció y creció y creció y había llegado hasta sus 24, estudiando desde los dieciocho. Con sus seis años de práctica ya podía trabajar. El día de su primer caso de abogado, usó una corbata vino tinto con bolas negras para atender a su prisionero llamado Dumar Agudelo Villegas. La mamá ya usaba faldas largas como una ancianita, blancas con negro eran todas y esas son las etapas de mi cuento.

Ya a lo último comprobaron que el prisionero era inocente, quedó libre y fin.

La mamá le tomó una foto con su cámara cuando era chiquito con su tetero de jirafas y ese fue su recuerdo. Le dijo a su mamá: –Si me hubieras mostrado la foto antes, hubiera querido ser fotógrafo.

Evelin Agudelo, 10 años


La verdadera belleza

En un pueblo muy alegre vivía una bella dama. Ella era una persona decente y humilde, se llamaba Yair. Un año después una señora vio a un niño en un arbusto y le dijo: –¡Oye! Baja de ese arbusto tú, o te bajo yo. Él respondió: –No madre, no podrás hacerlo. La bella dama que iba pasando por el lugar vio lo que pasaba y le dijo al niño: –Es por tu bien, si te caes te podrás herir o matar. El niño bajó y le preguntaron por qué no le hacía caso a la señora y a Yair sí. Y él respondió: –Si a usted lo reciben con gritos, regaños y mala cara no baja, pero si lo recibe una hermosa dama con bellas palabras es diferente. Entonces la señora, que era muy envidiosa, hizo magia negra y le robó la juventud a Yair. Yair, que ya parecía una viejita, salió desesperada a buscar una cura y vio que el mismo niño estaba subido en el arbusto y una bella dama le decía que bajara, pero él no quería. Entonces Yair se acercó, el niño bajó rápido y la saludó, pero no la reconoció. Le preguntaron al niño por qué no bajaba cuando la bella joven le decía de buena forma y bajó apenas vio a la viejita, el niño respondió: –Cuando la belleza no es verdadera me asusto más que cuando veo a alguien feo.

Yisela Andrea Bedoya, 10 años


Las tres sirenas

En el mar había tres sirenas llamadas Ema, Cleo y Riki, y nadie, nadie sabía que existían las sirenas, hasta que un día una señora se tiró al mar y las descubrió. Salió corriendo a contarles a los demás y unos fueron a ver y otros no, pues no le creían. Cuando las personas vieron las sirenas se asombraron tanto que quedaron convertidos en piedra.

Estefanía Posada Barrera, 10 años


El amigo de papel

Un día me encontré con un amigo de papel. Se alimentaba de las arenitas de papel. Nació el dos de diciembre de 2002. Sus amigos preferidos eran el lápiz, el borrador, el sacapuntas, y los lapiceros rojos, negros y azules. Sus enemigos eran los correctores, colores y juguetes. Se bañaba con pan, tostada y buñuelo. No me contó qué era aquello con lo que soñaba.

Tariana Ospina Restrepo, 9 años


Mi cámara mágica

Un día, yo, Manuela, fui a donde mi papá, él me contaba historias mágicas, él tenía un ropero, yo sabía que el ropero era mágico porque mi papá se estaba vistiendo y la ropa salía mágicamente, yo entré ahí cuando él se fue a trabajar.

Llevé mi cámara. Cuando entré, había mariposas, muchas. Luego vi un castillo, le tomé fotos a todo eso, en el castillo había sirvientes, fui a los cuartos y habían vestidos mágicos todos de colores, el morado me hacía pequeñita, el rosa me hacía grande.

En un cajón de fotos había una bailarina de ballet, tenía mirellas y aluminio, el sirviente me dijo que tenía sólo un deseo. Yo lo pedí que mi cámara se volviera mágica.

Las fotos salían inolvidables.

Manuela Gómez, 10 años


La máquina del tiempo

La máquina fue inventada por un científico llamado Jans. Era una máquina muy grande, con muchos tornillos. Tenía una palanca para trasladarse del futuro al presente. Tenía un control para colocar el año al que quisieras viajar.

Me imagino un viaje al pasado así: primero, que uno se meta a una máquina, en un tablero coloca las fechas del año y el lugar al que quieres viajar.

Yo quisiera viajar a los años ochentas. Yo comprendería a la
gente vistiéndose con pantalones grandes, de colores muy fuertes y muy animados. También quisiera viajar al año de los dinosaurios y vería cómo se alimentan de su misma especie.

Juan José Betancur Durango, 11 años


Mini-relato

En un pueblo muy famoso hicieron una gran feria y mucha gente reconocida fue, había de todo para comprar, pero había una caseta en la que no se compraba. Todos iban a que les regalaran de comer, a todos les repartieron pastel que tenía veneno y toda la gente se
enfermó. El que los envenenó entró en la cárcel. Hubo unos pocos que no se enfermaron, le preguntaron al preso: –¿Por qué los has envenenado? Y él dijo: –Para saber que ricos y poderosos quieren más de lo que tienen, y dejan sin nada a los pobres que no tienen qué comer.

Brayan Cano Puerta, 12 años


El dios de los cuatro ojos

Había una vez un Dios que tenía cuatro ojos y por los ojos echaba rayos cuando se enojaba. Mis ojos son azules, el color de mi cabello es rubio, tengo el pelo largo, el color de mi piel es rosado, en los nudillos me salen cuchillos y tengo tres dedos.

Dahiana Cañavera Torres, 9 años


El niño del pelo parado

Era un día que la reina peinaba a su hijo pero el pelo no se le dejaba de parar, entonces le mandó a cortar la cabeza, pero el rey dijo:
–No se le puede cortar la cabeza.
Y la reina dijo: –¿Por qué? Si yo hago lo que quiero.
El rey respondió: –Porque tú no puedes tener más hijos.

La reina siguió intentando bajarle el pelo al hijo y la reina le preguntó al hijo:
–¿Por qué se te para el pelo, si nunca era así tu pelo?
El respondió: –Mami, es que me puse a jugar con un cable de luz.
–Hijo no vuelvas a hacer eso.
–Bueno, mami.

La reina mandó por el mago pero el mago había muerto.

María Valentina Ocampo, 9 años


Diálogo con los muertos

Yo le pregunté a un muerto si no le daba miedo estar muerto y él me dijo que le gustaba porque así podía ir a todas partes y que le gustaba
asustar a las personas por la noche y podía ir a ver fútbol y no le cobraban porque para los muertos todo es gratis y regalado.

Mateo López Rodríguez, 11 años


Planeta Alf 51

Mi planeta es habitado por unos aliencitos de unos 30 cms. de altura, unos son cafés, otros son verdes, otros de dos colores; las manzanas son azules y cuadradas con sabor a caramelo, otras son del sabor de las tres frutas que uno escoja, y otras se convierten en cosas.

El color del planeta es verde, muy, muy fosforescente, el agua es azul fosforescente, también hay naves que caben en el bolsillo, pero
cuando uno les echa agua se convierten en grandes.

Allá llueven comidas rápidas, a veces caen helados gigantes, tiene un sol azul y los fines de semana es normal allá, si uno va no le da susto. Solo juegan, si se cae en el pasto, uno rebota, si cae no se lastima, uno se cura ahí mismo. Allá no hay nubes, el agua sabe a naranja y hay muchos animales.

Reglas: jugar, portarse mal, tomar mucha agua y saltar.
Habitantes: 100.000.000.000.009
Todos pueden ir, no hay contaminación.

Angie Carolina Gómez Vélez, 10 años


La luna

La luna y el sol se estaban peleando, porque querían saber quién alumbraba más y la luna se quejó:

–Yo alumbro más que tú.
Y el sol se quedó en silencio y la luna dijo: –Mira este sol tan gallina, que no habla ni porque le prendan tanto fuego.

Y el sol no calló, sino que respondió: –Tal vez tú alumbres más que yo, pero yo soy mucho más inteligente porque no me voy a dejar tentar por vos.

Bibiana Giraldo, 9 años


La hechicera de la luna mágica

Era el año 1999, no se qué pasó, desperté en un mundo desconocido, no había nadie, todo había desaparecido. Pasaron los días y todo seguía igual, nadie aparecía. Fui a la iglesia y vi muertos por todos lados. Mis manos estaban cargando a mi abuelo y lo solté y me fui corriendo y de mis manos brotaba sangre. Me lavé y me lavé y nada funcionaba. Cuando salí de la casa, vi puros muertos, me asusté mucho y dije mil veces: “Por favor que alguien me ayudeeee Auxilioooooo auxilioooooo auxilioooooo”.

Me arrodillé y traté de hacer algo, quise tener un amigo al lado, dije palabras raras y como magia apareció, lo abracé, de mí salió una luna, y supe que era una hechicera.

Daniela Aguirre, 10 años


Historia con la letra F

Un día Francy dijo: quiero ir a mi finca, y en la finca había una fortuna de una farmacia que ella conocía y quedaba en Francia. Y se fue con la foca y la foca vio una farándula que trataba de un foco, que para que le hiciera el favor de hacer la fila para meterse al fuego porque era muy feo y se llamaba Fernando Federico, y un hermano Francisco Favio que fue a comprar un Fabuloso, que quedaba al frente y el dueño era un familiar de él y dijo el señor: “Estoy a la orden para mi familia”, y estaba filtrando y fabricando una cosa flaca.

Francy Arledys González, 9 años


Historia con la letra V

Un día Verónica iba caminando por el campo con su vaca que se llamaba Vicky, a la que le gustaba mucho el vino, y Valentina le dio un vaso para que le diera leche. Y Verónica se iba de viaje hacia Villegas, que era una familia de señores de bozo, que le vendió velas para irse para Venezuela, porque allá vivía una amiga de ella. Pero sólo podía ir una vez y se montó en un avión y voló por primera vez y miraba para atrás y veía viento y escuchaba una voz que la llamaba y decía “Verónica, te tengo en venta”. Y ella se asomó por la ventana y vio un volcán muy grande que estaba en un hermoso valle de Venecia, y terminó el viaje y llegó donde la amiga.

Verónica Marcela Castañeda Villada, 10 años


Aquanata cristalina

Ella es una diosa hermosa, con su canto hipnotiza a las personas, controla el agua, nació de las profundidades, se convierte en sirena. Tiene un cristal muy poderoso que le da vida a lo que toca. Su piel es blanca, sus ojos azules, pelo negro y labios rojos. Siempre lleva oro en sus vestidos. Ella es la reina de todos los océanos del hindú.

Daniela Aguirre Taborda, 10 años


El artista

Había una vez, en un lugar lejano en el espacio, un hombre llamado el artista; él creaba todo, desde las plantas hasta planetas cuadrados y triangulares; personas sin pelo, con ropa, con piernas y sin orejas, galaxias; pero al artista un día se le acabó la imaginación.

Cuando el artista dejó de crear ese espacio infinito se detuvo y después de mil años el universo murió y todos sus planetas se extinguieron, hasta que no quedó nada.

Desesperado, el artista intentó hacer una estrella, pero no le salió, porque esa estrella era un sol; después intentó hacer unos planetas, pero los hizo justo al lado del sol y se congelaron.

Luego de muchos intentos se rindió, y después de un siglo llegó una estrella y un planeta que habían sobrevivido, y estos le recordaron a su esposa, pues sus ojos eran redondos como la estrella, organizada y limpia. Después el artista creó los planetas y las estrellas, y por fin le salió bien. Y cada vez que se le olvidaba hacer algo, recordaba a su esposa y el universo volvió a ser el mismo.

Santiago Vélez, 11 años



Cuando era bebita

Cuando era bebita me gustaba mucho comer tierra o también bolsas. Cuando era bebita me picó una rata en el dedo del corazón. A mí me gustaba comer uñas cuando era bebita.

Manuela Posada Londoño, 9 años


Palaya rayo y trueno

Palaya es un anciano respetabilísimo que vive sobre las nubes.
Gusta mucho de la tranquilidad y permanecer acostado mucho tiempo, contemplando la hermosura del infinito. Pero hay ocasiones en que las nubes empiezan a moverse en forma brusca y, de hecho, el anciano comienza a enfermarse: cuando no observa su morada, va a convertirse en agua, brinca a una nube, y a otra, y a otra y cuando ve que le sirve de asiento color negruzco, salta a otra.

Fabiana Barrientos, 9 años


El payaso fracasado

Había una vez un payaso que era famoso, se llamaba Pepito, él era el más famoso y rico de los payasos, a él por cada show de circo le pagaban
$10.000.000. Él era egoísta con todo ese dinero y no era capaz de prestarle o regalarle a los pobres, ni regalaba comida para los pobres, hasta que un día fue un abogado y vio que estaba haciendo un truco ilegal y le quitaron el circo y como Pepito vivía en él, le tocó vivir en la calle y como era tan egoísta nadie le dio nada.

Anderson Iván Galindo, 10 años



Cruzando el espejo

Cuando mis papás se duermen, yo me miro al espejo y paso por él, y me convierto en un fantasma blanco, y muy miedoso. Salgo por la calle y asusto a las personas. Me lleno los ojos de sangre y tengo un arma para asustar a los ladrones que les quitan cosas a los niños y a los viejitos. Para volver a mi casa canto una canción en otro idioma y vuelvo y me acuesto.

Laura Brijit Velázquez Duque, 12 Años


Hablé con mi abuelito

Yo una vez hablé con mi abuelito que había muerto, y me dijo que tenía mucho frío y que le dolían los pies. Entonces yo le pregunté cómo era el más allá, y él me respondió que todo era muy oscuro y que la comida era siempre mucha y muy rica. Después mi abuelito me dijo que me manejara bien y que hiciera las tareas para no tener que venir por mí.

Yeison Aristizábal García, 10 años


El guante amarillo y su sueño

Un Guante Amarillo quería ser rosado, porque el color rosado tenía los poderes de la belleza y la fuerza; en cambio el color amarillo tenía un poder muy vergonzoso. El Guante Amarillo veía que todos sus amigos eran rosados, menos uno que se llamaba Azul y que tenía los poderes del agua y del aire. Un día el Guante Amarillo se levantó rosado de contento al ver que su deseo se cumplió.

Zarid Gómez, 13 años


Un viaje imaginario

En Nueva York, y como yo hablo español, allá hablan inglés, no les entendía las palabras y me salvé porque en un restaurante había un español y me invitó a comer y la comida era invisible y me puso a volar y le di la vuelta al mundo y volví al restaurante y terminé en un submarino y me llevó a un pueblo, me monté en un taxi y me llevó al pueblo mío y un águila me llevó para su nido y el águila era mi casa.

Francy Arledys González, 9 años


Las imágenes

Este cuento se trata de un hombre que poco a poco se iba convirtiendo en un mico y también cambiaba de humano a un cuadro y era muy feo. Una vez vio unas imágenes muy bonitas y en muchas cantidades. Todas decían diferentes palabras: ipoq, zuojzre, jzoc,atzecsxa, rvaxkin, fmoh, chen, tax, zac, ceh, mackankin, moonpax, cayab, cumku, xmakaba y muchos nombres más. Esto realmente eran 12 bolas y mientras iban corriendo, más grandes se volvían.

En la mitad había una cosa negra, era un laberinto, donde se perdió el señor y quedó atrapado, pero un niño lo ayudó a salir con un lazo colgado de él, el señor le dio las gracias.

Mauricio Marin Benavides, 9 años
Yisela Andrea Bedoya, 10 años
Sergio Ramírez David, 10 años


Sobre la música

Érase una vez un rey que iba caminando por el bosque, entonces vio una cosa muy rara y se acercó y vio que tenía cuerdas y lo cogió y se marchó para su castillo a ver qué cosa rara era.

Y llegó y les dijo a sus guardianes que averiguaran qué era esa cosa rara, que se había encontrado en el bosque. Entonces los
guardianes fueron a averiguar con los campesinos. Ellos le dijeron que no era una cosa rara. “Eso es un instrumento y eso se toca, si quieres yo te enseño a tocarlo”.

Entonces el guardián se lo llevó al Rey y desde eso el Rey ya sabía que no era una cosa rara sino un instrumento y así se inventó la música.

Laura Franco, 10 años


El trompo bailador

Había un trompo que tenía unos dibujos muy bonitos y que rodaba como un remolino. Y era muy bonito porque era redondo.

Un día se encontró con un círculo que tenía un hoyo y el trompo se metió en el hoyo. Y el trompo estaba muy contento. Y el trompo un día se fue para el parque y se encontró con otro amigo, que lo invitó para una fiesta por la noche.

Y ellos bailaron hasta el otro día y muy contentos. Y el trompo
bailaba con felicidad. Y colorín colorado, este trompo ha bailado.

Jorge Iván Blandón Quiroz, 10 años


El tapón del tránsito

Érase una vez un niño que cuando fuera grande quería ser tránsito y por el camino se encontró un tapón y no sabía el nombre y dijo: –Seguiré llamándote el tapón del tránsito, y llegó a la casa y dijo: –Mamá, encontré el tapón. Y agregó: Se llama el tapón del tránsito, para cuando me vaya para la escuela lo llames el tapón del tránsito.

Y estaba en el grado octavo. Entonces salió del bachillerato y fue tránsito, él ganaba muy buena plata y él tenía un hermano y fue tránsito.

Mariana Montoya, 8 años


El niño del Ramón Múnera que aprendió a volar

Un día el niño del Ramón, salió a estudiar a las 12 de su casa y se encontró un unicornio con alas que lo invitó a que subiera en su lomo, para llevarlo a la institución del Ramón.

Pero el niño se cayó a un lago o estanque, allí se encontró un pez dorado que lo llevó por debajo de la tierra, hasta que dio con el
unicornio y lo guió hasta la escuela.

Cuando salió de estudiar, se montó en un columpio que se reventó, el niño en el aire no sabía qué hacer. Entonces pensó en el unicornio y salió volando.

David Tavera, 10 años
Jhonathan Ariza, 9 años


La alegría y paz de la violencia

El grupo de violentos estaba hablando de un nuevo plan para mañana.

Un viejo anciano en su día amarillo fue a reclamar la plata de un banco. Cuando salió se encontró con un famoso grupo de criminales y desde entonces se volvió gris, su día gris.

Pero una semana después salía a su jardín y llegaron los criminales con su mujer al hombro y su día ya fue rojo.

Pero un año después se oía a la gente decir que el resto de su vida será blanco.

Luisa María Cano Villa, 10 años


El bosque encantado

Estaba en otro mundo, parecía mi mundo, sólo que muy diferente pues ya lo sabrán. Aparecí en el mismo bosque, vi una cosa muy rara, así que caminé y tropecé con algo viscoso, era como lava, seguí caminando y vi un castillo muy tenebroso, entreví estatuas de caballeros de guerra. Luego encontré al rey, estaba muy asustado.
Le pregunté qué le pasaba y contestó: “Todas mis tropas han sido destruidas por el enemigo” y le dije: “Yo voy a pelear y luego convoqué un ejército, los entrené y desafiamos al enemigo. Peleamos y los vencimos y el rey nos agradeció. Y en realidad estaba soñando, pero el cuento termina así: “Yo ahora soy el rey y gobierno las tropas”.

Camilo Andrés Petro, 9 años


Carta animal

Esta carta animal salió de un joven que era un pintor profesional y decidió dibujar esto. Esta carta animal tiene cuatro lados, vino de Argentina, la época es mil novecientos setenta y cuatro y sirve para jugar. Y tiene un animalito por dentro, el animalito es muy lindo y está muy bonito porque está coloreado y sirve para guiar a las personas. Y eso es de cartón y es muy lindo. Pasó por diez manos y perteneció a un indígena de otro país y lo utilizaba para jugar.

Brahian Castañeda Posada, 10 años


Animales fantásticos

El animal que yo hice fue un oso que en vez de ojos tiene corazones, en vez de manos tiene flores, en vez de pies tiene nubes
lloviendo y en vez de orejas tiene cachos y también tiene peircings en el ombligo, y come lo que se atraviese en el camino, menos
personas como él, porque eso no existe y entonces ¿cómo irá a comer personas? Y la comida que más le gusta es: subir a un árbol
y comer la fruta que es sandía. Y nada más.

Valentina Ramírez, 10 años


El lobo me observaba

Yo tenía demasiado miedo del lobo, porque en la oscuridad brillaban mucho sus ojos. Y un día yo iba para donde mi mamita y mi corazón latió de miedo y llegué donde mi mamita. Entré y me dio una taza de chocolate, y cuando salí el lobo me mordió y grité: -Mamita, un lobo me esta persiguiendo.

Cuando me senté, me dolía la pierna y tenía un mordisco y me ardía y me llevaron al hospital y me hicieron dormir. En el sueño recordé que el lobo me estaba persiguiendo. Me levanté de la cama, grité y me morí y mi mamita no dejó de llorar por mí.

Geraldin Londoño, 9 años


El tigre

“Tengo muchas rayas y asusto a los animales del bosque, los persigo y cuando los atrapo me los como y después me voy para la selva y duermo junto a un árbol que tiene avispas”.

Daniel Jaramillo, 11 años


Cosas misteriosas en el bosque

Iban unos amigos a acampar a un bosque. Llegaron de noche y escucharon ruidos. Juan escuchó una cucaracha y Álvaro escuchó un tigre. Lo contó a todos los amigos que había ahí, y Juan también les contó lo de la cucaracha y se rieron.

Entonces la cucaracha siguió produciendo sonidos, Juan la buscó a ver qué le pasaba, y resultó que la cucaracha hacía tanto ruido por pedir auxilio porque estaba atascada en un agujero.

Entonces Juan soltó a la cucaracha y ésta hizo otro ruido, y era para darle las gracias.

Álvaro que era el que estaba escuchando el ruido del tigre se fue a asomar, pero los amigos le dijeron que no, aunque él fue y vio al tigre. El tigre también miró a Álvaro, y se fue paso a paso, y Álvaro se fue corriendo y el tigre detrás, y Álvaro se escondió. El tigre se fue con la comida de ellos, entonces Álvaro dijo que por eso rugía, porque tenía hambre. Desde ese día los escritores en los cuentos ponen a los animales hablando.

José Gabriel Villada Flórez, 10 años


El elefante orejón

Vivía en el bosque y decía que escuchaba todos los sonidos del bosque. Dice él que un día vio caer el pétalo de una flor, tenía tal
suavidad, como el amor, tenía la fragancia de la pasión, pero cuando cayó sintió el placer de la venganza alcanzada y el golpe que apaga la
felicidad eterna. Se acostó en su casa, y al otro día, cuando se levantó, escuchó una hoja caer, y sintió la felicidad desgarrada y los sentimientos acabados. Y el oso se sintió cansado y se fue a dormir y al otro día estaba muerto.

Jhon Jairo Rojo Flórez, 12 años


El hechizo

El lobo me observaba, sus ojos tenían un brillo demoníaco. Se abalanzó hacia mi cuerpo y me arrebató mi collar, el que mi madre me había dado para que no me pasara nada malo. Me puse a pensar un momento y decidí ir a buscarlo, encontré muchas huellas y las seguí. Cuando se acabó el pasto, miré hacia arriba y vi un enorme castillo, friolento y miedoso. Me dio mucho terror, pero yo quería el recuerdo de mi madre. Vi por una ventana al lobo y acostada en una cama a mi madre. Vi un montón de luces y brillos que estaban alrededor de ella. Despertó flotando en una nube de color azul celeste. El castillo empezó a cambiar de color, a un color blanco, yo sentí un gozo, fue para mí un momento mágico y alegre. El lobo también flotó y se convirtió en un caballo. Mi madre vino hacia mí y se puso a llorar de alegría, yo también, era un momento feliz, alegre, inexplicable para las dos. Ella me contó que yo era la princesa y vivimos felices.

Estefanía Roncancio Vergara, 9 años


La tortuga

“Tengo una caparazón fea y arrugada. Yo también soy toda arrugada y me escondo para que no me hagan daño. Las personas se paran encima de mí y creen que no me duele, pero siento mucho dolor. Como zanahorias y tomo mucha agua, la cebolla no me gusta y me hace llorar. Nadie habla conmigo, soy muy sola y me mantengo metida en mi caparazón, para que no me molesten y pueda vivir mucho años”.

Sebastián Lopera, 9 años


La noche de invierno

Yo tenía demasiado miedo, hasta que se me acercó una araña llamada Estefanía y me dijo: –¿Quieres ser mi amiga? Yo le respondí: –Claro y ¿por qué me lo pides a mí y no a otra araña? La araña dijo: –Porque no tengo más amigas. La niña y la araña se volvieron súper amigas, casi que primas. La niña vivía sola.

Un día la araña tenía que partir de nuevo a su casa, la niña no se quería separar de su mejor amiga. Le suplicó que no se fuera y la
araña le dijo: –¿Por qué no te vienes conmigo, ya que vives sola? La niña le dijo: -Por favor, quédate mas tiempo, yo lo pienso.

La niña disfrutó otra semana con la araña, cantó, bailó, corrió, nadó, caminó, jugó, hasta que llegó el día en que la araña debía partir y la niña no se había decidido. Se tuvo que decidir super rápido y le dijo que sí, y se fue con ella. Nunca se separó de su mejor amiga. La araña le dijo que de nombre le dijera Tefis.

Bibiana Giraldo Castaño, 9 años


La chica y sus serpientes

Caminando por el bosque, tropecé y caí en un agujero. Cuando abrí mis ojos estaba rodeada de serpientes intentado atacarme, pero me conocían y no me hicieron nada. Me asusté mucho. Pensé que moriría, hasta que intentaron decirme algo.

En el fondo de mi corazón las entendía y las quería, y me pude comunicar con ellas. Ya no les tenía miedo. Era como si las
conociera desde pequeña. Me dijeron que si las recordaba, y les dije que sí, pensando que no me entenderían, pero me entendieron
y comenzaron a contarme cómo y por qué las conocía.

Y dijeron que me había caído cuando era pequeña y ellas me ayudaron a salir y a sobrevivir de ese agujero. Luego entendí y
había recordado todo. Me criaron por mucho tiempo, me ayudaron a defenderme de la naturaleza. Un día llegó un policía y me ayudó a salir.

Desde ese día fui a traerles comida a mis amigas, las serpientes fueron muy gentiles conmigo. Yo ya me había casado y tuve una
hermosa niña y luego un hermoso niño. Les presenté a mis serpientes y les gustó. Mi hija se llama Isabella y mi hijo Sebastián y ahora son muy buenos amigos. Todos pensaríamos que las serpientes son muy peligrosas, pero son amables de generación en generación.

Hubo un vínculo entre mi familia y las serpientes, como si fuéramos hermanas. Toda mi familia aprendió a querer a las serpientes y ahora estoy muy feliz y la historia se repite. Nunca en mi familia hubo problemas con las serpientes, así que aprendimos que no importan las diferencias, sino que tenemos algo en común.

Yulemis Andrea Rodríguez, 11 años


Un pajarito

“Todos los días vuelo y soy de muchos colores. Me gusta estar en los árboles y en los parques. Como arroz y cosas que me regalan unas personas que no vuelan. Me gusta cuando es domingo porque hay mucho sol y es cuando mejor canto”.

Tatiana Hoyos Arias, 11 años


El hombre y la hormiga

Había una hormiga que vivía muy infeliz, ya que le gustaba hacer bromas, pero no tenía con quién, hasta que un día llegaron varios hombres. Construían algo en este sitio. La hormiga se decía: “¿Qué es eso que hacen esos hombres?, ¿Por qué lo hacen? y ¿Para quién?”.

“Tiempo después…” Uno de los hombres hace una llamada por teléfono y decía: “Tu casa está terminada, ahora puedes venir a vivir aquí tranquilo, sin que te molesten”. Cuando llegó un camión
descargaban cosas y las metían en la construcción. Un señor se bajó del camión y dijo: ¡Por fin mi casa en forma de letra china!

La hormiga se dijo: ¡Por fin un vecino con quien hacer bromas!

La hormiga todos los días iba y lo jodía, hasta que un día el señor se hartó de la hormiga y él era capaz de quitarse la cabeza y quedar vivo cuando la hormiga fue, se quitó la cabeza y se la lanzó.

Jhon Alexis Becerra Álvarez, 11 años


Sonó el amor

Un día había un conejo muy enamorado. El conejo se encontró un perro, el perro se lo quería comer. Luego se encontró un humano, el humano lo salvó del perro. Se llevó al zoológico al conejo. El conejo se encontró con una vaca y se enamoró. Después el conejo le habló a la vaca y la humana gritó y dejó tirado al conejo del susto que le dio.

Luego el conejo fue otra vez donde la vaca y el conejo le dijo: Te amo. La vaca le contestó: Es imposible porque somos muy
distintos. Al otro día se puso el conejo ropa muy elegante con corbata… Sonaba el agua como si estuvieran cayendo gotas
rojas. Cuando el conejo llegó otra vez donde la vaca, no había una vaca sino una coneja muy hermosa, se quedaron enamorados, se
volvieron novios y vivieron muy felices por siempre.

Sonó el amor.

Jakeline Upegui, 10 años
Ana Sofía Bonolis, 10 años


Una morsa

Una Morsa estaba buscando comida y se encontró un piano que parecía una guitarra y la Morsa lo cogió y empezó a descubrir cómo se tocaba y se acostumbró a tocar canciones hermosas.
Un día se encontró con un Mico que tocaba la guitarra y le dijo la Morsa: ¿Quieres tocar conmigo? Y el Mico le respondió “Claro, me
encantaría”, e hicieron una banda.

Alexandra Montoya García, 9 años


El pez dorado

A un joven llamado Camilo su mujer le dijo: Vamos a tomar fotos a los peces que viven en el mar de Santa Marta. Cuando se pusieron los tanques de oxígeno y se sumergieron, apareció un gran pez y le tomaron una foto. Cuando la fueron a revelar, vieron que el pez era de color dorado y pensaron que era de oro. Entonces la mujer le decía que volvieran a Santa Marta para coger el pez, él decía que no, que ya les había mostrado suficiente con su belleza.

Cuando se sumergieron empezaron a buscar, pero no encontraban nada. El oxígeno ya se les estaba acabando, pero la mujer no quería volver hasta encontrar el pez. Cuando lo vio, salió tras él. Camilo, que no podía respirar más, subió rápido a tomar aire y esa fue la
última vez que vio a su mujer. Lo que dicen es que cada escama de ese pescado es la valiosa vida de alguien que se fue detrás de su
codicia.

John Esneider Tabares, 11 años


El delfín rojo

Era una vez una madre que tuvo un hijo que era de un color diferente a los demás. Él era de color rojo y los demás eran rosados y azules. Un día él quería ir a la escuela del mar, y la madre le dijo que sí. El delfín se puso feliz y al otro día fue a la escuela y todos se burlaron y él nunca volvió a la escuela; se fue muy lejos y nadie volvió a saber de él… y a los años volvió a saludar a su querida madre y él ya era de otro color: azul.

María Fernanda Díaz, 9 años


El delfín Koki

Había una vez un delfín, que era más conocido en el Amazonas como el querido Koki.

Había un pescador muy, muy malvado, que todos los día iba en busca de Koki para capturarlo y hacerlo suyo. Pero cada día
encontraba un gran problema. Siempre que el malvado iba a pescar no conseguía capturarlo. Su esposa le daba cada vez más fuerza para
capturarlo y le decía: “Ten fe mi amor que tarde que temprano lo vamos a capturar”.

Un día por fin lo capturaron y una niña llamada Lorena siempre lo iba a visitar. Lorena dijo cómo liberaría a Koki. Lorena llamó a sus amigos y les dijo, vamos a liberar a mi delfín Koki.

Mariana Ramírez, 9 años


El sapo perezoso

Había una vez un sapo que era muy perezoso y tenía una mamá muy regañona. Lo vio sentado en una hamaca y de un grito levantó al sapo, que se llamaba René. El sapo le dijo: ¿Por qué me gritas? Y la mamá le respondió: “Porque tú tienes que estudiar”. El niño le respondió con una mentira: “Yo ya hice las tareas”. Y la mamá le dijo: si usted cree que yo soy boba, me las hace ya. El niño triste se fue a hacer tareas pero llegó y se le acercó una idea. Le pagó a un nerd para que las hiciera durante los seis años. Lo volvió a hacer en la universidad, les hacían exámenes y los perdía y no pasó y no lo aceptaron, y el sapo murió en las ruinas.

Carlos David Gómez, 9 años


Cuando una rana venenosa

Cuando una rana venenosa pasó por un caño, ahí tuvo un poco de su veneno, produjo huevos, de los huevos salieron tortugas marinas, las tortugas marinas se aparearon y tuvieron turturanas, las turturanas tuvieron conejos con patas de tortuga y con ojos de rana comenzó el mundo.

Walter Andrés Castañeda, 12 años


La rana perezosa

Había una vez una selva y ahí vivían muchos animales. Había una rana muy perezosa y siempre se quedaba dormida, y su amigo el
elefante siempre la levantaba. Cuando tenía que ir al colegio el elefante trataba de despertarla, pero la rana no quería y el señor mono que era el profesor dijo: –28 veces ha faltado la rana. Y el elefante dijo: –Traté, traté de levantarla pero no se levantó.

Todos los animales estaban jugando pero no se levantó. El elefante la levantó y estaban jugando a la pelota, pero la rana se quedó
dormida.

Duerme la rana más de dos semanas, no hace nada más que dormir.
El elefante le echó agua y la rana se levantó. La llevaron al médico hipopótamo y dijo que era por comer moscas y la rana se comprometió a no comer más moscas y aprendió la lección de que no hay que ser perezosa porque se pierde de todo lo bueno.

Santiago Marín Vallejo, 9 años


El gatito solitario

Había una vez un gatito muy triste porque era muy solitario y vivía en un bosque, en una solitaria casita. El tiempo pasaba y el gatito se fue volviendo más viejo y nadie lo visitaba. Un día el gatito salió de su casita a dar un paseo y de repente vio una gata hermosísima y el gatito la saludó y la gatita se enamoró y el gato también. Los dos al fin se enamoraron y los dos se pusieron a charlar.

El gatito se puso muy alegre y fueron novios apasionados y a los tiempos se fueron a vivir juntos.

Dalida Agudelo, 12 años


El gato Pepe

Había una vez un gato que iba caminando feliz y alegre, el día estaba soleado, azul y muy bonito, pero se encontró un perrito herido y él se puso triste. Entonces el día se puso nublado y empezó a llover. Él lo llevó a su casa y su madre le dijo: -Ve a estudiar que yo lo cuido.

Cuando llegó a la escuela, le contó a su mejor amigo el conejo: -Me encontré un perro herido y lo ayudé aunque sigo preocupado, está en manos de mi mamá. Rato después cuando llega a su casa, la madre del gato Pepe le dijo: –Lo lamento pero el perro falleció. El día se puso lluvioso, nublado y Pepe se puso triste y no fue al colegio por una semana. Cuando Pepe fue a dormir, en un sueño se le apareció el perro y le dijo: –No te preocupes por mí, yo estaré bien allá arriba, adopta otro perro y sé feliz.

Juan Sebastián Cortés, 10 años


La vaca y el conejo

La vaca un día estaba comiendo hierba y el conejo que vivía por ahí salió de su escondite y le dijo a la vaca: –¿Qué haces en mi
propiedad?

La vaca le dijo: –Esto no es tuyo, esto es de un diablo. -¿De un diablo? dijo el conejo.

La vaca dijo: –Si quieres te lo presento, será bueno, vamos. Pasaron un río y un bosque tenebroso y llegaron al monte donde estaba el diablo, el diablo dijo: –¿Qué hacen acá?, no pueden pasar, por eso los voy a encerrar.

María Valentina Ocampo, 10 años


La noche escalofriante

Al fin llegó la noche escalofriante, el lobo aullaba, los monstruos gritaban y la luna estaba llena. El vampiro chupaba sangre. Para mí el mundo había regresado; o no, me sentía en un mundo de fantasía y sin fin. Lo más sorprendente fueron las hadas y poder volar fue extraordinario y excelente. Claro yo sentía que mi Dios estaba conmigo, pero nunca falta el malo de la película, era un gamín, un inconsciente villano, nunca sonreía, lo que hacía era el mal. Mi corazón presentía que debía salvar mi mundo y regresar. Un día nos encontramos y los dos peleamos, hasta que lo maté con el cuchillo de Babartimi, el héroe más poderoso de este mundo, mi mundo quedó como antes, pero siempre estará en mi fantasía.

Manuela Gómez, 10 años


El pollito Pío

Estaba esperando a su mamá afuera de un asador de pollos. Pasaba el tiempo y no salía su mamá, y el pollito Pío se fue a su casa sabiendo que su mama jamás volvería: pero en el camino, en medio de su tristeza se le apareció un hada, que le dijo: “¿Qué te pasa?”. Y él respondió: “Me siento solo”. Y entonces el hada le dijo: “Te concedo tres deseos”, pero en ese momento se lo comió el lobo y pailas.

Jhon Jairo Rojo, 12 años


El caballero

Un día el caballero iba caminando y se encontró con un dragón. El dragón lo cogió y se lo llevó volando a un castillo, allí lo dejó caer.

Todos los días el dragón le llevaba pedazos de animales muertos, que el caballero no comía porque le parecía repugnante. De no comer el caballero se fue enfermando. El dragón decidió entrar al castillo para ver cómo estaba el caballero, y vio que estaba muriendo. Entonces el dragón hizo un fuerte chillido y desapareció.

El caballero fue mejorando y se sentía muy bien, tanto que fue capaz de salir del castillo; lo único que no entendía era por qué los pedazos de animales muertos que antes no le gustaban, ahora le parecían sabrosos.

David Alexander Tavera Rojas, 10 años


El dinosaurio

Había una vez un dinosaurio que estaba amansado. Hace 9.000 años había animales que se cazaban unos a otros y así se iban
alimentando. También había pasto. Los dinosaurios se ponían a jugar, se revolcaban, y ahí ningún animal podía hacer llamas.

Pero los indígenas en las llamas se calentaban y en las paredes hacían los dibujos y les quedaban muy lindos, en esa época no había colores,
ellos los inventaron, y así se fueron creando los colores amarillo, azul y rojo.

Brahian Castañeda Posada, 10 años


El niño, la bruja y el gato

Había una bruja tan mala que cuando pasaba cerca de las plantas, árboles y flores, éstas salían corriendo. Los árboles se metían bajo la tierra y las plantas sacaban de los nidos a los insectos para que se las llevaran volando. Pero cerca de este bosque, había una choza donde vivía un niño que se llamaba Tomás, él vivía sólo con su madre. Un día regresó su gato negro Gabolino y el niño se puso feliz.

Tomás preocupado porque el gato se podía volver a ir, y el gato tratando de decirle algo que observó en su ausencia en la casa de la bruja. El gato se ingenió la manera de decirle que la bruja era muy, muy mala, que se fueran de ahí, y esta vez se fueron los tres.

Cristian Felipe Orozco Correa, 12 años


Todo el mundo estaba dormido

Todo el mundo estaba dormido y todo el país tenía grandes arañas, que se le montaban a todos los que estaban dormidos.

Cuando estaba amaneciendo, se levantó una señora muy amargada y vio una pequeña araña y la cogió y la amarró sobre la cama. La mamá de la araña vio a esa señora que se le llevaba a su pobre hija, que la llevaba amarrada. Y la mamá de la pequeña la soltó, y todas las arañas la salvaron.

En la cocina le colocaron a la señora amargada un postre de fresas, relleno con pequeñas bolitas de mierda que parecían unas uvas. Y la señora lo vio y se lo comió tranquilamente con leche, cuando la señora salió al parque le dio un dolor y un señor la llevó al hospital.

Sara Maquiud, 9 años


El bosque y el diablo

Había una vez un bosque muy bonito en que se escuchaba el sonido del río, de los pájaros, del viento y de los animales. Y se apareció el Diablo y dijo: “voy a destruir este bosque”.

Y dijo una niña: “no, este bosque es del conejo, del perro, de la vaca y mío”.

Carlos Mario Barrientos, 9 años


Damnificados

Las mujeres y los niños, miran la casa desde el patio: no es la más hermosa, ni la más grande, pero tienen techo y comida para vivir.

Están observando algo, y a la vez están preocupados, como si algo estuviera pasando a su alrededor, como si algo, sin saber qué, fuera a suceder.

Santiago Vélez,11 años


El pantano

Érase una vez una niña llamada Isabel. Al frente de su casa, había una arena movediza y la llamaban el pantano y a ella la llamaban la pantanosa.

A ella le entró odio y rencor por sus amigos y les dijo: –Ojalá que por la noche no sea yo quien viva en el pantano sino tú. Un niño asustado le pidió perdón, y ella le dijo: –Lo siento, la maldición ya está hecha y no puedo hacer nada.

Todas las noches el niño veía cómo las almas hacían el pantano.
–Mañana le rogaré a la niña que no dejen que me maten.

…Continuará.

María Alejandra Montoya Gutiérrez, 9 años


Diálogo con los muertos

“–¿Qué es la muerte?
–Es estar como dormido pero uno no se puede levantar.

–¿Y tienen casa?
–No, viajamos por el aire.

–¿Tienen juegos?
-Sí, tenemos muchos juegos de muertos y de muerte.

–¿Y cómo comen?
–Comemos las cosas que están en el aire y las cosas que deja la gente en la cocina”.

María Camila Gómez, 10 años


Los monstruos carnívoros

Había una vez dos monstruos que eran muy feos. Un día dos personas iban a acampar por el bosque, a pasarla bueno. Después se tiraron por un río. Anocheció y armaron carpa y los dos monstruos los estaban vigilando mientras dormían. Los monstruos estaban listos para hacerles una trampa.

Al otro día amaneció y la muchacha se iba a duchar y uno de ellos se quedó mirándola y después de ella salir de la ducha la cogió y se la llevó, la cogió del pelo y la mató.

Mónica Marcela Galeano Bedoya, 12 años


Juan, el niño diabólico

Una vez había un niño al que nunca le dejaron jugar. Juan Esteban había sido abandonado en la puerta de un orfanato, pues fue
adoptado por una pareja de esposos que no querían mucho a los niños. Juan Esteban sabía que era muy normal que los padres
abandonaran a sus hijos en las puertas de un orfanato.

Como sus padres lo regañaban tanto porque parecía el diablo en persona, porque cuando iban a misa en vez de rezar dañaba todo, en vez de dar la paz tiraba saliva a la cara de los demás.

Entonces sus padres le cambiaron el nombre de Juan por: Drácula.

Brayan Cano Puerta, 12 años


El extraño hombre

Un extraño hombre de dos cabezas se acercaba a mí y me quería comer porque tenía mucha hambre y a una compañera también, porque estábamos en la casa comiendo. Entonces nos dijo que le diéramos comida o si no nos comía a nosotras. Y nos dijo también que nos iba a comer porque con la comida de nosotras no quedaba lleno. Entonces nosotras le dijimos: por favor no nos coma, nosotras le servimos más comida si quiere.

Él respondió: –No, yo me las quiero comer a las dos. Nosotras le rogamos y le suplicamos, que no nos mate por favor y él resucitó y respondió: –Bueno, lo hago por la belleza de las dos.

Dahiana Andrea Sánchez, 12 años


El símbolo chino

Una vez un símbolo se apareció de la nada. ¿Para dónde iba? Era algo muy miedoso.

¿De dónde venía? De la china y quería aterrar a todos los pobladores, Desde ese momento la china se volvió un martirio para quien va a visitarla.

Yisela Andrea Bedoya,10 años


El descuartizador

Había una vez un bosque muy pero muy espantoso. Los árboles tenían cachos y ojos rojos, los pájaros eran murciélagos con colmillos afilados y ojos llenos de maldad. Pero eso no era todo, había un vampiro descuartizador de personas. Primero las torturaba y no las dejaba descansar. Tenían que cumplir todos sus caprichos, hasta que él decía: Ya llegó su hora. Y los descuartizaba. Y así hacía todos los días.

Cuando llegó un cazador de un pueblo, iba decidido a acabar con el vampiro, el cazador entraba a las profundidades del bosque para encontrar al vampiro descuartizador de personas.
Ya estaba cerca, porque los gallinazos empezaban a cantar con su melodía tenebrosa. El cazador se da cuenta y corre gritando: “¡Sal, sal de tu escondite!”. Él sale y lo arrastra y coge una cruz cubierta de agua bendita. Al vampiro comenzó a caérsele la piel con todos los muertos encima. El bosque volvió a ser como era antes, lleno de vida.

Wendy Cantillo, 10 años


El niño vampiro

El niño vampiro era un niño muy especial. Los otros no lo querían. Siempre se mantenía solo y triste, la mamá lo trataba muy mal. Le decía: –Váyase para la puta mierda. Nadie lo quería. Él quería siempre jugar y nadie lo dejaba jugar, hasta que se fue de la casa.

Un día de brujas el niño contento estaba comiendo confites. A la media noche ya estaba cansado y con hambre. Pasó una señora de gran edad, que era rica, y se lo llevó para la casa de ella. Desde ese día la señora lo convirtió en su hijo y le dio de todo: ropa, comida, lujos, hasta que un día el niño se cansó de esa vida de rico, cogió su ropa, la metió en un bolso y a la media noche salió.

Se fue de la casa de la señora, había luna llena. El niño se quedó mirándola y en ese momento empezó a pensar en todo lo que sufría y de tanta rabia se fue convirtiendo en un ser malo. Le crecieron los dientes, se puso como pálido y le dieron ganas de sangre.

Cuando iba por una víctima decía: –Como me hicieron sufrir, ahora yo los haré sufrir. Por la tarde la gente se reunió y se propusieron matar al niño, pero su mamá que lo trataba mal dijo: –Es sólo un niño con rabia. Entonces le dijeron que fuera ella sola y lo calmara.

Cuando la mamá fue a buscarlo, el niño se le tiró encima y le empezó a chupar la sangre. La mamá gritó. –Lo único que te hacía falta era amor y yo no te lo di pero me arrepiento. Al escuchar estas palabras, el niño se fue destransformando y se curó, pero la mamá se murió.

Walter Andrés Castañeda, 12 años


La casa misteriosa

La casa era embrujada porque se oían ruidos extraños. Era misteriosa; era una casa muy misteriosa. Todos los que pasaban por allí se preguntaban: ¿Entro o no entro? Y decide entrar, un niño de nueve años decide entrar a la casa misteriosa… y se muere.

Juan Pablo Álvarez Echeverri, 9 años


Un barco

Érase una vez un barco que navegaba sin cesar. Cuando de pronto ve otro barco y le pregunta –¿Quién es usted?

–Yo soy un barco robot, un ancla y tú ¿qué tal? Y no contestó.

Le preguntó el barco otra vez: –¿De dónde vienes? Y él respondió: –De ninguna parte.

Los dos barcos estaban hechizados y ese mismo día se les acabó el hechizo. Cuando se les acabó, cayeron al mar. Los tiburones los
estaban persiguiendo, pero los humanos los mataron y salieron del mar. La gente se decía -¿Por qué esta bonito el barco?
–Es porque tiene una bandera.

Stiven Llanos, 9 años


La chica diabla

Una chica que era muy malvada decidió ser una diabla. Un día invocó al diablo y dijo que quería ser como él. El diablo le dijo: te cumplo el deseo, pero con una condición: te debes unir a mí.

Ella respondió: sí. Al día siguiente ella notó que en su cabeza tenía unos cachitos chiquitos y al lado de la cama había un tridente. Ese día quería empezar a matar, asustar y espantar a la gente, pero esperó a que sus cachos crecieran más.

A los tres días sus cachos estaban más grandes. Desde eso esta chica empezó sus locuras, se dedicó a matar, matar y matar.

Un día iba a matar a una persona, eran las 7:00 p.m. Esta persona afortunadamente escapó y se escondió en una casa. La chica se apareció en el escondite. El señor salió corriendo hasta que se cayó. La chica cogió su tridente y quería matarlo, chuzándolo, pero en ese momento empezó a salir el sol y la chica se tuvo que ir. El señor se salvó o eso es lo que creyó, al día siguiente vio que en la oscuridad brillaban unos ojos y…

Esta historia continuará… en tu imaginación.

Valentina Holguín, 11 años


***


Infierno es la casa del diablo.

Angie Vanesa Zapata Tapias, 9 años

Infierno es lo que nosotros estamos pisando.

Laura Ríos Sánchez, 9 años

Infierno está ubicado abajo del suelo.

Laura Yurani Sanchezj 9 años

Muerte es cuando uno se queda en un eterno sueño.

Valentina Posada Gaviriaj 8 años

Muerte es que a uno lo maten sin meterse en problemas.

Jennifer Basco, 11 años

Muerte es el alma que le quitan.

Jennifer Hernández, 9 años

Muerte es cuando Dios quiere que se muera porque lo vio matar.

Geraldine Londoño, 9 años

Asesino es cuando un señor lo coge a uno y se lo lleva para una manga y lo viola.

Geraldine Londoño, 9 años

Asesino es un pistolero, sicario y soplador y jefe de bandas y matando a la gente.

Meliza Montoya, 10 años


***


Fúnebre como una noche fría y abandonada.
Amargo como leche vencida después de siete días.
Brillante como una estrella morena.
Rojo como la sangre de un bebé acabado de nacer.

Angie Vanesa Zapata Tapias, 9 años


Asquerología

Ojos de serpientes que sean bien ardientes, tripas de gusano que sea bien amargo, un pequeño moco que sea bien ascoso.

Daniela Morales Loaiza, 9 años


Un niño perdido

Un día la reina saludó a un plebeyo que parecía ser su hijo, pero estaba confundida y llamó al rey a preguntarle si era cierto. Pero el rey no sabía responder. Entonces el plebeyo se quedó durmiendo en la calle y la reina en su palacio.

Al otro dia, la reina mandó a traer al preso de la cárcel a preguntarle si él sabía sobre aquel plebeyo. Pero éste sabía que si decía la verdad lo iban a matar.

Al rato llamó al de los vestidos, para que le hiciera uno para el plebeyo
y el de los vestidos lo hizo.

La reina fue a buscar al plebeyo y le prestó la ropa y se lo llevó al palacio y le enseñó los modales.

Y fue la reina y le preguntó otra vez al encarcelado: –Por favor, dime si este es mi hijo. Y el encarcelado contestó: –No te puedo decir o me matarán.

La reina preguntó: –¿Quien te matará?
–Me matará el loco, el mejor amigo de tu hijo.
–Él sí es mi hijo, dijo muy alegre la reina.

Y el loco se dio cuenta que le había dicho y lo trató de matar, pero la reina lo impidió y todos vivieron felices porque metieron al loco a la cárcel.

Ana Isabel Chavarria, 10 años


Palabras para evocar

Decimos luz y la palabra es oscuridad.
Decimos muerte y la palabra es reviven.
Decimos miedo y la palabra es no tengo miedo.
Decimos amor y la palabra es me enamoro.
Decimos familia y la palabra es no tengo familia.

Santiago Castro Valencia, 10 años


Misterio de ojos

Cuando abrí los ojos estaba en el Polo Sur, todo estaba congelado y yo estaba solo con mi vestido y tacones. Ni siquiera tenía un abrigo, y ahí fue donde recordé que había ido al parque y de un parpadeo “¡Zas!” llegué, y eso es un gran misterio.

Luego dí otro parpadeo y aparecí en China, y esto ya me estaba pareciendo aterrador. Yo tomé la decisión de parpadear, pensando en casa y me funcionó. Quise irme a acostar, pero la cama era como un absurdo telegrama, y me quise quitar la vida, subí a un puente y me tiré a los carros, pero caí sana y salva y ahora vivo en un gran mundo de telegramas.

Laura Sofía Moreno, 9 años


Mi hermana ha vuelto

Esa tarde me senté junto al río, miré el agua y dije:

–Qué tal que mi hermana estuviera conmigo, todas las cosas serían diferentes, mi padre no hubiera muerto, ni mi madre. La gente con la que yo vivo es gente que nunca tuvo en sus brazos a una madre, pero sí recibo cariño de esa gente.

Un día cualquiera me fui al río, otra vez miré el agua y era mi hermana diciéndome:
–No estás sola, aquí está la familia.

Volví y miré hacia el agua y ya no estaba su rostro. A los días siguientes volví al lago y mi hermana dijo: –Allí, allí.
Y yo dije:–¿Dónde estás?

Me metí al lago y pasó sobre la cabeza toda mi historia, ya podía estar con mi familia.

Angie Arteaga Rojas, 12 años


Rima

Pasa el tiempo
no gozamos sanamente.
¡Qué pasa!
Piensa y vive el mundo de frente

Cristian Grisales,12 años


El diablo y el dios

Había una vez en un reino existía un Dios que era muy bueno y el sirviente se llamaba Diablo. Una vez se volvió malo y Dios le dijo: vete a la tierra. Y él se fue a la tierra y Dios le dijo: no te quiero volver a ver nunca jamás y Dios empezó a ser una fiesta.

Carlos Mario Barrientos, 9 años


Yo soy

Soy el ser de las estrellas de la noche que alumbra mi vida.
Yo soy la estrella que alumbra mi rostro.
Soy la persona de la luna.
Soy el pétalo de una rosa del jardín.
Soy el porta retrato del mar.
Soy el ángel de mi vida.
Soy la estrella fugaz que alumbra mi lugar.
Soy el corazón que alumbra mi vida.
Soy el altar de Dios.

Yasmín Berenice Rojo Villada, 12 años


Enero 30 de 2012

Última actualización: 04/07/2018