Festival Internacional de Poesía de Medellín

Proyecto Gulliver 2017



En el jardín del amor hay un baile de meteoritos. Gulliver Project 2017


La libertad de expresión

La libertad de expresión es un ave
Que vuela por los cielos de la paz y la armonía
Con los ojos de libertad cristalinos.
Un gran tornado de paz
En una tormenta de dragones y gigantes.
Con un rayo de niebla, mariposa con alas gigantes
Y ojos de libertad.
             Alejandro Jiménez. 9 años


El río lleva en su vientre la memoria de los desaparecidos.
Los desaparecidos se han convertido en peces de colores.
     Ana Isabel  Vanegas Acevedo. 11 años


Introducción:


El proyecto Gulliver adquiere cada vez más significación en la vida social y cultural de Colombia por su enfoque de trabajar con la niñez y la adolescencia en la transformación del lenguaje, afectado por la violencia y los conflictos, en un lenguaje pleno de riqueza expresiva que posibilite construir en sus  beneficiarios nuevos referentes simbólicos, formas renovadas de interacción social y acciones culturales que garanticen el ejercicio de los derechos fundamentales de todos los excluidos de los procesos de renovación cultural.

Dada la situación actual de la vida en los barrios pobres de Medellín y de Colombia, con la implementación del proyecto Gulliver se contribuye en la construcción de imaginarios de paz en niñas, niños y adolescentes, mediante la escritura creativa fundamentada en la expresión poética y artística aplicados en el fortalecimiento de habilidades para la vida como la comunicación asertiva, enfocada en el conocimiento y ejercicio pleno de sus derechos. También se ha hecho necesario enfocar los procesos en el mejoramiento del autoconocimiento, las habilidades sociales, cognitivas y emocionales de sus beneficiarios.

Estos procesos se realizan en dos etapas, durante un año académico. Consisten en el desarrollo de talleres de escritura creativa y habilidades para la vida, dos horas semanales, en el aula de Lengua Castellana. Cada etapa corresponde al respectivo semestre académico. Esto permite que los grupos de beneficiarios sean  grupos fijos, en los que se logre transformar una situación inicial deficiente en una situación final con  resultados de mejoramiento, en cada

Se interviene en zonas donde la tensión social es permanente, dados los riesgos a los que están sometidos sus habitantes, en un contexto social donde sus habitantes son víctimas de desplazamiento forzoso (del campo a la ciudad e intraurbano); su niñez y adolescencia está expuesta al reclutamiento en bandas delincuenciales del micro tráfico, a la trata de personas, a la drogadicción y  está controlada mediante el terror de las llamadas “bandas criminales” que ejercen un co-gobierno ilegal y exponen a sus habitantes a referentes simbólicos violentos, que coaccionan su libre desarrollo humano. Son contextos sociales sometidos a la reducción de su expresión autónoma.

Ha sido muy estimulante lograr en los beneficiarios un enriquecimiento de los aspectos creadores de su lenguaje, porque es de los aspectos más esenciales en el que se fundamenta la coexistencia, el diálogo, la concertación y  la libre expresión para  el desarrollo humano.

Esta primera etapa de los procesos ha sido una experiencia que confirma la eficacia de un acompañamiento, a la niñez y a la adolescencia, estimulando y fortaleciendo las capacidades creativas y artísticas mediante la expresión poética como una forma de renovación cultural, en un momento histórico que exige dar un salto cualitativo hacia la vida en paz con justicia social y respeto a los  derechos.


Beneficiarios


348 niños niñas y adolescentes distribuidos en 10 grupos, de los cuales 7 grupos están ubicados en  las comunas 1, 4, 8 y 9 (comunas bastante afectadas por la violencia, la pobreza , el desplazamiento forzoso,  riesgo y vulnerabilidad social) y  un grupo de niños y niñas en situación de mucha pobreza, víctimas de agresión sexual y en riesgo de reclutamiento forzoso para el microtráfico, con problemáticas que los vulneran en diversos aspectos, son habitantes en diversas comunas de Medellín y solo son recibidos en un colegio de inclusión, que funciona en el Municipio de la Estrella. Estos niños son acogidos, en este municipio, por una  congregación de religiosas. Los otros 2 grupos son grupos de adolescentes habitantes en el barrio Kennedy de Bogotá, víctimas de desplazamiento intraurbano, pobreza y riesgo de caer en las redes del microtráfico.

De los 348 beneficiarios, 141 son niños de 8 a 12 años, 150 son niñas de 8 a 12 años , 22 son adolescentes hombres de 13 a 15 años y 35 son adolescentes mujeres de 13 a 15 años.


Actividades de los artistas


Son de una gran ayuda en el proceso de Gulliver. Cada vez adquieren más importancia en el proyecto dados sus  efectos positivos  en los niños con  su arte aplicado en mejorar no solamente los aspectos del pensamiento creativo sino las habilidades sociales que tanto se necesitan.


Respuesta de los niños


Es sorprendente la rápida aceptación y asimilación de las dinámicas del Proyecto Gulliver, por parte de los niños. Con las metodologías aplicadas y el excelente trabajo de los formadores talleristas, se logra que los niños adquieran rápidamente confianza en sus potencialidades y talentos. Los niños se apropian con mucha intensidad de lo que se les propone y son evidentes las transformaciones a nivel del mejoramiento en uso creativo del lenguaje y en la expresión poética. El afecto hacia el proyecto es muy grande y en algunos escritos los niños manifiestan su gran identidad con lo que el proyecto les propone.
En el siguiente escrito se percibe el aprecio de los niños por el proyecto:

Soy un niño Gulliver porque cuando abro mi cuaderno aparecen nuevos mundos
Soy un niño Gulliver que imagino que todos mis sueños se cumplen
Soy un niño Gulliver porque hago conjuros y  los niños desaparecidos
aparecen debajo de mi cama
Soy un niño Gulliver porque mi pupitre es un tambor y tenemos derecho a descansar y bailar
Soy un niño Gulliver porque esa pasión que demuestra Gulliver se me metió en el alma y quiero leer y escribir poesía
Soy un niño Gulliver porque hay un tambor que me alegra

Juan Pablo Galeano Taborda.  12 años

Soy un niño Gulliver porque puedo sentir me puedo expresar libremente con  poesía
Soy un niño Gulliver porque creo en la paz de Colombia
Soy un niño Gulliver porque soy  un poeta gigante como Gulliver.
Soy un niño Gulliver porque me gusta la lectura y escribir poesía
Soy un niño Gulliver porque en mi habita el  espíritu de mis padres y los bonitos
recuerdos  de mi abuela
Soy un niño Gulliver porque la imaginación es de la escritura.

Nicolás maya. 11 años

Soy una niña Gulliver porque me gusta escribir poesía., para no herir a nadie
Karen Sofía Barón.  10 años

Soy un niño Gulliver porque me gusta aprender a leer más
Soy un niño Gulliver porque me gusta dejar mi huella y tener sentimientos
Soy un niño Gulliver porque me gusta ver las mariposas
Soy un niño Gulliver porque cuando  toco el tambor
siento que tengo algo de la cultura africana
Soy  un niño Gulliver que puedo llevar  la imaginación en mi morral
Soy un niño Gulliver porque no solo aprendo a sumar y a restar,
aprendo a ver el mundo mejor con la poesía que nos enseña a escribir Gulliver

Valery Muriel.  10 años

Soy una niña Gulliver porque soy música y poesía
Soy una niña Gulliver porque mi música se convierte en armonía
Soy una niña Gulliver porque soy  poeta

Salome Echavarría Ramírez. 10 años


Medición de progreso


Es un aspecto muy importante que evalúa de manera muy profesional y por un agente externo (un profesional en psicología) el progreso que se genera en las diversas habilidades que el proyecto se  propone en mejorar. Para esta medición de impacto o progreso, el especialista aplica un instrumento de medición que es respondido por los niños al inicio del proceso. Este test refleja la situación inicial en cada una de las habilidades para la vida en que el proyecto se ocupa en mejorar. Luego se aplica un test intermedio y luego uno al final.

Esta medición también tiene en cuenta las observaciones de situación inicial y final que los formadores registran en heteroinformes donde se valora cualitativamente la situación de cada beneficiario.

Esta medición de situación inicial está en proceso.

Todo ha marchado de acuerdo a lo planificado. Ha habido apoyo institucional y se ha logrado mucha aceptación del proyecto como algo constructivo.


Proyección social


En la dimensión del empoderamiento cultural de los niños, en el Festival Internacional de Poesía de Medellín   los niños del Proyecto Gulliver reciben el beneficio de la presencia de poetas del mundo con lectura de sus poemas y talleres.

En cada actividad los niños leerán sus trabajos y así actúan como verdaderos constructores de renovación cultural y paz.

Es algo que tendrá un importante alcance a nivel social y será un ejemplo de ejercicio de los derechos de la libre expresión estética de la infancia,  después de haberse capacitado con las actividades desarrolladas en los talleres.

Un grupo de niños representativos de  Gulliver también  realizará intervención pública con lectura de poemas en   un lugar emblemático de la ciudad como parte de las acciones de empoderamiento cultural que se pretende realizar en la segunda etapa


Transformaciones y fortalecimientos expresados
por los formadores talleristas


Kelly Jiménez

Las murallas y las fronteras invisibles que existían entre los niños empiezan a desdibujarse, lo mismo que las palabras hirientes y los gestos agresivos o burlones. La insistencia en el cambio del lenguaje al referirnos a los demás, el uso de palabras cariñosas, el abrazo y el estrechón de manos, las dinámicas de expresión corporal y de cooperación han logrado que los niños comiencen a mirar y hablar al otro desde la amistad o la camaradería y no sólo desde la violencia o la indiferencia.

Con el desarrollo de los talleres los niños empiezan a abrirse, a narrar o poetizar su mundo interior, dejando entrever sus sueños, temores, preguntas y frustraciones. Hay más aventura, atrevimiento y riesgo en la creación de textos, aparecen nuevos personajes, lugares, situaciones, ya no se limitan únicamente a transcribir las historias conocidas por la televisión. Asimismo, la palabra se presenta como posibilidad, como encuentro y desencuentro entre imágenes y realidades, por lo que los niños se arriesgan a crear juegos con el lenguaje y a dejarse llevar por las sensaciones que les produce la experiencia con los sentidos: “Me siento como música camino en las nubes” “Sale el viento y lo enfría todo… siento la suave brisa”, “Había un olor a canela, la mañana estaba fresca”, “Adoro el agua cuando cae en mi rostro”, “Mis labios resisten el último sol que existe”, “Me gusta ver cómo se oculta el sol”

La escritura se convierte en viaje, en camino para encontrarse a sí mismo, autoconocerse: “Hablo con mi corazón con base en lo que he vivido…”, “Soy como un girasol fluorescente con mucho color en invierno fuerte y valiente”, para pensar (se): “Alguna vez hubo algo que me separó de mi verdad… lo único que descubrí es que detrás de cada persona valiente hay una historia que la hirió…”, para narrar historias de vida “pues en Bogotá mi vida era lo mejor, tenía muchos amigos, mis abuelos al lado…”

Es así como en la escritura niños y niñas manifiestan sus deseos, temores, tristezas y alegrías, la forma cómo conciben al mundo, a sí mismos y a los demás. De igual manera, hay en ellos una exploración, un deseo de hacer catarsis a través de y en la palabra,  se  auto confortan o alientan: “Y cuando veo atardecer me alegro porque sé que la vida no es un sueño”, “Puedo caer en el precipicio pero vuelvo a levantarme con más esperanzas…”, “Hay que ser valiente para encontrar la canción que te inspira”; “Pero mi corazón no se debilita por falta de amor”.

Asimismo, niños y niñas aprenden a relacionarse e involucrarse con el mundo del cual hacen parte, en el que a veces se agudiza una soledad o la armonía de estar en conexión con todos y todo: “Yo soy agua, soy sol, soy naturaleza.”; “Soy todo lo que me gusta la luna, las estrellas, el mar…”

Otra de las hermosas transformaciones que han sucedido, de forma progresiva y espontánea, es que el texto se ha vuelto un espacio para reflexionar sobre sí mismo y la vida:“Soy como el mar que no sabe dónde va y donde me llevará…Soy como un ave que va de palo en palo, de roca en roca buscando en dónde posarse”, “Me gusta ser natural, perdonando y sintiendo lo que digo…”, “Sólo quisiera devolver el tiempo para disfrutar más tiempo de mi niñez…”

En definitiva, la escritura deja de ser una tarea agobiante y aburridora y se trasmuta en un acto y un escenario donde la palabra nace del mundo interior de cada  niño, palabra que revela y recrea emociones, sensaciones, afecciones, experiencias y los lanza a un viaje de autodescubrimiento, reconciliación, crecimiento, reflexión, encuentros y los anima a celebrarla vida ymanifestarsu amor por ella: “Soy alegre y me gusta mucho el futbol… yo soy un pájaro azulejo.” “Pero si alguna vez pensé en la vida y en la muerte y me gustó más la vida”


Felipe Posada

Hemos presenciado el fortalecimiento de sus capacidades, expresivas y comunicativas, también se ha fortalecido su espontaneidad y calma al momento de realizar las actividades, les hemos mostrado como escribir y leer son sinónimo de alegría. A través de los encuentros, en conjunción con las diversas expresiones artísticas, a la vez que con la vivencia personal de las cosas, la intervención del medio que habitamos y el sentimiento ante los otros de estar en un encuentro de artes pero con sentidos de profundidad personal, de respeto, dignificación, etc.  Hemos logrado gran fortalecimiento en los niños, niñas y la comunidad en su forma de ver la vida, en el trato con las personas y su entorno; fortalezas que tienen que ver con nuestro propósito de generar procesos comunitarios y de cohesión social, ya que gracias al mejoramiento de la comunicación, por medio de ejercicios y actividades artísticas, las fortalezas obtenidas son cuantiosas, social, espiritual y físicamente, hemos fortalecido:

- El potencial imaginativo de los niños y niñas asistentes, para que hallen alternativas distintas a la violencia a sus problemas.  
- El aprendizaje y comprensión sobre formas creativas para defender sus derechos, exigir respeto pero también asumir esto con los otros.
- El material físico artístico, estético y poético, en mejora de los ánimos, de las exigencias y crecimiento personal que necesariamente desemboca en lo social.
- La ruptura del miedo frente a la palabra, los sentimientos, el hacer, al igual que la desidia al momento de realizar acciones junto con los otros.
- La promoción de las acciones comunicativas. El aprovechamiento óptimo de los recursos y materiales para el trabajo.
- Los hábitos con hábitos artísticos  y de interés cultural.

Iván Graciano

El balance es muy positivo en el sentido de la acogida del proyecto por los niños, en esta primera etapa; además el apoyo de las docentes quienes por el impacto positivo del taller lo reciben con mucho cariño e incluso muchas de las estrategias que yo utilizo ellas la retoman en sus clases.

Sr espera que para una segunda etapa se pueda avanzar hacia la prosa ya que en este primer proceso se dio énfasis en el trabajo de habilidades para la vida y en el fraseo.

Se destaca además qu, el Proyecto Gulliver genera conciencia  estética, convivencia comunitaria y  social entre los  niños de la escuela Goretti, e incluso en  todo el barrio Ancón.  Es así como desarrollamos varias sesiones  de acciones simbólicas, con referentes específicos como la memoria  sobre los desaparecidos, para ello los niños se valieron de un recuso esencial  como fue escribir cartas a niños desaparecidos. Cartas esperanzadoras, reparadoras.

El proceso de sensibilización hacia la escritura me ha tomado un buen tiempo,  pero ha sido muy gratificante, vienen  interesándose mucho por la lectura tanto que van mucho a la biblioteca, además escribiendo fraseos, produciendo sus propios escritos de una manera espontánea y yo los voy acompañando en este proceso. La escritura y la lectura se ha convertido en una forma de hacer catarsis de su historia de violencia y en una forma de crear en ellos una mentalidad llena de esperanza y de amor por la vida a pesar de las circunstancias de su existencia. El proyecto Gulliver se ha convertido para ellos en un referente para mirar la escuela con otros ojos y darle sentidos  a su existencia.

Se  ha mejorado muchísimo el nivel de autoconocimiento por el nivel de autoestima que han logrado, les enseñé  a que se reconocieran como sujetos de derechos, a que a pesar de las circunstancias que los rodea,  cada uno tiene un propósito de vida muy lindo y que la poesía les ayuda para eso.  Ese así como en los fraseos escriben cosas tan bellas como lo que cito a continuación:

Simón Rendón

“Poco a poco se fue observando claramente el progreso de los estudiantes a nivel creativo; podría decirse que, en una escala directamente proporcional con el progreso del taller, todo esto debido a la multiplicidad de dinámicas y actividades enfocadas en fortalecer todas estas habilidades necesarias para el desarrollo integral de un poeta y de un ser humano.

Comenzando con los debates nacientes de las reflexiones al principio de cada clase, y continuando con la exposición de diferentes culturas alrededor del mundo, los jóvenes adquirieron o mejoraron sus habilidades para la vida.

Son grupos muy valiosos que desde el principio me acogieron y trataron con respeto, han sido participativos y cálidos, tienen mucho que aportar al mundo a través de su poesía. Espero que en la segunda etapa tengamos la posibilidad de hacer alguna lectura de poemas fuera de la institución educativa para que así puedan compartir su poesía con Bogotá, y de esa manera incentiven a más jóvenes a que escriban todo tipo de escritos.”

Tatiana Mejía

“Las niñas participantes del Proyecto Gulliver en la I.E. La Anunciación han recibido el proceso de manera positiva, se han trabajado temas que abordan la persona en su individualidad y su entorno cercano como familia, escuela y barrio. Las niñas han encontrado en la lectura un mundo desconocido y mágico, lleno de posibilidades inexploradas, algunas de ellas han empezado a ser visitantes y usuarias de la biblioteca escolar, respecto a la escritura las niñas han perdido el miedo a la hija en blanco y cada ejercicio de escritura creativa es para ellas la oportunidad de expresión y creación, se sienten valoradas y escuchas, reflejan en sus escritos vivencias personales, familiares, así como opiniones propias sobre diferentes situaciones. En la segunda etapa se pretende trabajar temas importantes para el ser humano, el país y el mundo, así como temas que sean del interés de las niñas, profundizar en habilidades para la vida y en la importancia de vivir e interactuar positivamente con el otro, la imaginación y creatividad serán fundamentales así como la escritura en prosa para que las niñas profundicen en sus ideas.”

Natalia Rendón

“Los niños están más seguros de sí mismos. A través de su proceso con la escritura, con el acercamiento a la poesía y la literatura, a la creación plástica, han desarrollado una actitud más creativa, mas dispuesta a innovar que la que tenían inicialmente durante las clases.

Muchos se sienten orgullosos de leer sus escritos ante sus compañeros a pesar de que al comienzo se aterraban y pedían que yo los leyera por ellos. Les encanta sentirse reconocidos y apreciados. 

Tienen una mejor actitud hacia la escritura, no les cuesta tanto iniciar sus escritos, comienzan a entender que su imaginación está permitida. Que no han niveles que puedan medirlos, que no hay una creación o escrito mejor que otro en el sentido de ser acertado. No pueden equivocarse porque no hay una respuesta correcta. Comienzan a entender que son libres, que pueden imaginarlo todo sin ser criticados o cuestionados. Disfrutan explorar sus propias ideas en el proceso de escritura y algunos demuestran mucha más fluidez en la escritura.

Es muy importante para mi brindarles siempre intervenciones que realmente les motive, que los mantenga conectados e interesados con lo que se está realizando; siempre apelo al asombro, a la fascinación de lo poético en el mundo.  Son felices explorando su propia alegría y talentos.”

Camilo Restrepo

“La transformación principal que se ha operado en los niños y niñas, es la pérdida del miedo a imaginar y a arriesgarse en materia de lo expresivo. Los primeros textos estaban todavía muy apegados a las lógicas aprendidas por los niños y las niñas a través de su proceso educativo. Se observa cierto avance en materia de la composición escrita, puesto que, aunque los niños aún siguen en el fraseo, los fragmentos textuales muestran mayor despliegue creativo, dan cuenta de niveles de asociación de elementos cada vez mas inéditos y, además, de mayores niveles de confianza en sí mismos a la hora de escribir. Un ejemplo de esto son los keningars hechos por los niños en una de las sesiones, en los que al relacionar fenomenos y elementos de la naturaleza con sus cuerpos, los niños y las niñas pusieron en juego toda su creatividad, veamos algunos ejemplos:

“Luna: los dientes blancos”
Alejandra Restrepo

“Río: la saliva de las piedras”
Evelyn Hincapié

“Estrella: soles pequeñitos”
Maria Paulina Montoya

En resumen, el cambio más significativo, ha sido la pérdida del miedo a expresar el mundo interor, a explorar regiones del ser que han sido adormecidas por la cotidianidad y por las duras condiciones que el contexto les brinda. Los niños reciben con alegría al tallerista cuando lo ven llegar, preguntan ávidos cual es la actividad que se desarrollará y, aunque mantienen la concentración por poco tiempo (la mayoría de los miembros del grupo), se ven motivados a realizar los ejercicios de escritura, a descubrir los textos que se llevan como referencia y a realizar sus propias creaciones.

¿Qué se ha fortalecido en las niñas y niños?

En general, los niños y las niñas han fortalecido su capacidad de imaginar, su disposición a jugar con las palabras y han perdido un poco el miedo a lo que aparentemente no tiene sentido. Se les nota más motivados a experimentar nuevas formas de nombrar y definir la realidad y han mejorado en lo referido a la tolerancia y el respeto por la palabra y la creación realizada por el otro.

Queda por delante, hacer que este primer proceso de reflexión y de autoconocimiento se vuelque hacia los otros, con el fin de desarrollar mayores niveles de empatía, y que esto desemboque, a su vez, en la mejora de las relaciones interpersonales, que se ven afectadas en ocasiones por la incapacidad de los niños y niñas para comprender, discriminar y manejar sus propias emociones y sentimientos.

Una vez superado el miedo a decir las cosas, esto es, a escribirlas, los niños están preparados para comunicarlas a los demás. Lo que se debe hacer para asegurar la continuidad y efectividad del proceso, es volverlo un asunto comunitario. Aquellas expresiones que hasta ahora permanecen, de manera mayoritaria, en la zona personal, deben comunicarse para hacer partícipe al otro de aquella palabra que brota para generar belleza, para celebrar la vida.

A manera de conclusión, se podría decir entonces que los niños y las niñas han ganado en materia de la seguridad y el conocimiento de si mismos y que lo por venir es lograr que proyecten eso hacia los demás, manteniendo siempre una actitud consciente de que ese otro interlocutor, posee unas necesidades y padece unas circunstancias semejantes a las suyas, por lo que es menester mantener una actitud respetuosa y asertiva en el proceso de intercambio de mensajes.


________________________________


Los niños cardinales de Medellín


Fotografía de © Juan Prado

Por Fabricio Estrada

Los niños de la Escuela San Isidro de I.E. Gilberto Alzate Avendaño de Medellín son una rosa náutica. Abren y cierran portales en los cuatro puntos cardinales de Colombia. Pertenecen al Proyecto Gulliver sumado al esfuerzo del Festival Internacional de Medellín. Estoy junto a Hugo Rivella, poeta argentino, y Catalina Gutiérrez, artista del hip-hop de medallo. Hacen una declaración de paz como un ritual antes de que iniciemos las lecturas. Todos a la vez, giran y toman posición hacia el oriente.

“Oriente: Saludamos el nacimiento del sol de nuestros derechos fundamentales, como:
Derecho a la vida digna y en paz
Derecho al buen trato
Derecho a la alimentación
Derecho a la educación digna
Derecho a ser respetado y reconocido
Derecho a la verdad de nuestra historia y a la libre expresión
Derecho a la dignidad de nuestros maestros”  LEER


________________________________


El Proyecto Gulliver en 2017 y 2018 se realizó gracias a:


              

Publicado el 3 de marzo de 2018
Mapa del Sitio
Gulliver: