English

La soledad de los espejos

Por: Marisol Bohórquez

 

 

 

                       Del poemario La forma del vacío-La forma del vuoto (LietoColle, 2019)

 

Antigravedad

 

Nos dijimos adiós
para no endosar el nombre de traidores
y nuestra condena fue bailar con la mentira

Nos dejamos caer como manzanas
y conocimos el dolor
de cavar agujeros
para ser los vientres fecundados por la lluvia
Nos corresponde ahora la batalla
—desafiar los principios de la gravedad—
como una pequeña semilla
abrir el corazón de la tierra
y empujar nuestra mirada al cielo
hasta besar la luz

 

De las cosas que amo

Amo la determinación de la lluvia
que cae con violencia
perforando el silencio de las piedras
El sacrificio del río
que entrega su dulzura en los brazos del mar
Amo la mano que empuña la pluma
para traducir la escritura del enemigo
y la irreversible amnesia del espejo
porque su reflejo siempre me desconoce
Pero sobre todo diría
que amo la valentía de unos ojos
que no saben callar el amor
condenado a una existencia secreta

 

L’Aura

¿De dónde vienes?
que tu piel le abre fisuras al viento
para hacernos respirar tu aire
¿De dónde? te insisto
si eres poesía y en mis dedos te vuelves poema

Yo que soy sobreviviente de todos los vicios humanos
me siento condenada en tus ojos:
fuego que mengua el colorido de cada primavera
para imponer su verdor

En ti
las cosas que no pueden nombrarse
tienen alma de verso
Quien no se arriesga ante el abismo
jamás sabrá si existe eternidad

 

Aprendiendo a volar

Se derrumbaron
los puentes que construimos
resta solo el abismo
Podemos intentar un salto
o creer que las mariposas se extinguieron
Une tus párpados y salta
No preguntes al mundo quién eres
Si se han roto todos tus espejos
significa que ya no estás perdido
Si se han quebrado tus alas
entonces aprendiste a volar

 

Hundimiento

Cuando todas las fronteras
caigan por dentro y nos aplasten
Cuando solo queden escombros
de lo que solíamos ser
—o mejor dicho—
de lo que solíamos creer
iré a buscar tus cabellos
en el color del último invierno
y tus labios en el ardiente vino
de mis alucinaciones
Deja entonces tus heridas sepultadas
sacúdete la ruina de los años
lloremos hasta que el cielo quede sordo
o estallen sus pupilas
y sin más testigos
únete para siempre a mis fragmentos
antes que el viento arrastre
lo poco que nos queda

 

Del libro “La soledad de los espejos”

 

 

La enfermedad de las horas

 

¿Cómo podrían las horas calmar su dolor?
Llevan sobre sus espaldas excesiva culpa.
De cada segundo sepultado,
del tiempo de la oruga que ha pasado en vano
porque nadie comprende el vuelo de la mariposa.
De la estación de la rosa,
que abre y cierra sus pétalos al viento
derramando inútilmente su fragancia
mientras la mano desgarra su corola
o el invierno arrebata sus matices.

 

Como palabras escritas en el papel
que bajo el agua se diluyen y escapan
formando un solo universo líquido,
son las doce bailarinas del reloj
un océano de historias desechas
que arrastran al hombre en un barco a toda vela.

¡Pobres enfermas que sufren!
tras la herida del amor –perfecto crimen–
y las huellas de otras guerras que se luchan.

La vida, no es más que el vibrante latir
de las horas que esquivaron sus males.

 

La cárcel es mi cuerpo

 

A Thaliana

 

Huyo de mí y de mi origen...
encerrada en este cuerpo
quiero evadir las formas naturales que me integran
y escapar en contra del viento para hallarme libre.

A cinceladas transformar esta imagen ajena
que me nombra
para convertirla en mi propio territorio
y andar por él sin sentir que soy extraña.

 

Refugio

 

Fui dejando escapar todos mis días
a través de las profundas grietas cavadas en el tiempo
como el agua que se filtra entre las rocas.

 

Así me oculto de la vida…
Bajo la risa suspendida del ocaso
soy desierto sin piel
que busca refugio;
un soplo del viento
que integre de nuevo mi imagen de arena.

 

Tiempo

 

Los segundos,
como flecha disparada,
dejan huellas profundas a su paso.
Abren oscuros abismos
y nos sumergen hasta el fondo
de donde no es posible el regreso,
ni siquiera el reloj podría en su jaula detener
su acelerado ritmo;
son fugaces demonios…
que al compás de su música
desangran la vida.

 

 

Recuerdos de infancia

 

¡Ah que grande es el mundo a la luz
de las lámparas!
¡y que pequeño es a los ojos del recuerdo
Charles Baudelaire

 

Antaño, las grandes aves surcaban el cielo
sobre nuestras cabezas,
asemejaban grandes espadas desafiando el viento
y en cada aleteo vibraba cada árbol
y cada pensamiento.

Hoy volamos desde arriba en un pájaro
–jaula de seres humanos–
cabalgando grandes alas de metal frío
que parecen mutilar el aire.

Puedo ver blancas nubes,
bellos campos sembrados de algodón
extenderse a lo lejos evocando la vida;
y otras, espesas, grises, colgando del cielo
como el hollín en la vieja cocina de mi infancia.

Huele a brasa y a ceniza
y el humo parece dibujar en mi mente
vagos recuerdos que en el horizonte se destiñen
bajo el ojo cegado y amnésico del tiempo.

 

Noche

 

Todo se ha detenido:
las horas de los hombres que duermen,
las alas de los pájaros que hallaron el nido
y el rayo de sol que vi partir tras la tarde.

 

Sombras misteriosas inician su danza,
festejo nocturno,
luto del espejo,
que niega la existencia.

 

Pudor

 

Mirarte…
y más eterna que la roca
habitar tu silencio
–innombrable morada–

 

 

*

Marisol Bohórquez Godoy (Santa María, Huila, Colombia, 1982). Poeta, pintora y traductora literaria, graduada en Ingeniería Industrial. Ha publicado los poemarios: La soledad de los espejos (2016), Effetto Farfalla-Efecto mariposa (2017), Antipartículas-Antiparticelle (2019) en coautoría con Gianni Darconza y La forma del vuoto-La forma del vacío (2019). Ha traducido poemas de más de una docena de autores italianos contemporáneos. Ha sido invitada a impartir lecciones de literatura hispanoamericana en la Universidad Carlo Bo de Urbino. Recientemente finalizó sus maestría en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana con la Universidad de Barcelona, desarrollando su tesis sobre la aplicación de las matemáticas en la poesía. Vive en Estados Unidos y colabora con revistas de poesía.

Facebook

Publicado el 2 de mayo de 2016

Última actualización: 12/02/2020