Festival Internacional de Poesía de Medellín

Respuesta a la argumentación del Ministerio de Cultura



Clausura del 24º Festival Internacional de Poesía de Medellín


Comité de Dirección del Festival Internacional de Poesía de Medellín

Fechado el día 29 de enero, el Ministerio de Cultura ha hecho público un comunicado en el que trata de explicar y justificar su decisión de no asignarle recursos al Festival Internacional de Poesía de Medellín. La publicación de dicho comunicado quizás se deba a que el Ministerio haya empezado a recibir manifestaciones de apoyo al evento, y, sin duda alguna, a que el Ministerio sabe de la gravedad de la decisión.

El comunicado, sin embargo, elude todo aquello que es de esencia y sustancia, se extiende en cifras que distraen y que finalmente no explican nada y que van conducidas a disfrazar unos presupuestos que no se compadecen con las necesidades apremiantes del sector cultural del país.

Como el comunicado en mención alude exclusivamente a asuntos de forma, nos tendremos que referir aquí a ellos, y más puntualmente al Numeral 2.5 del Manual de presentación de Proyectos:  “Los proyectos serán rechazados cuando: no se encuentre el formulario Registro - Apoyo a proyecto artístico y cultural, Programa Nacional de Concertación Cultural, correspondiente a la convocatoria 2018, debidamente diligenciado (partes A y B) y firmado por el representante legal al final de la parte A (…) no se adjunte la documentación, soporte del proyecto, con las condiciones, contenidos y dentro de los términos establecidos en esta convocatoria”.

En la carta en la que el Ministerio de Cultura nos envía para justificar su decisión, está el siguiente añadido: “Específicamente en el Formulario Registro - Apoyo a proyecto artístico y cultural Programa Nacional de Concertación Cultural, convocatoria 2018, NO se diligenció el numeral 4. Impacto.”

A riesgo de ser extensos, y por tratarse de un asunto realmente muy grave, nosotros nos referiremos también al numeral 3.2, y copiamos en este documento fragmentos de la carta que el mismo día 29 le enviamos a la señora ministra:

“En el Manual de presentación de proyectos elaborado por el Ministerio, página 52 y siguientes, se encuentran los 18 requisitos para las entidades sin ánimo de lucro del sector privado. Si usted se toma el trabajo de mirar la carpeta de nuestro proyecto, encontrará que los 18 requisitos se cumplieron. Lo que dice el Ministerio es que el numeral 1 no fue cumplido por nosotros. Si usted se toma también el trabajo de mirar dicho manual encontrará en la página 64 el numeral 3.2, que dice:

“3.2 Formulario Registro - Apoyo a proyecto artístico y cultural, Programa Nacional de Concertación Cultural, Convocatoria 2018

A continuación se presenta el formulario denominado “Registro - Apoyo a proyecto artístico y cultural, Programa Nacional de Concertación Cultural – Convocatoria 2018 – parte A y parte B”. Este formato consta de dos partes. En la parte A se registrará la información relacionada con el proponente, mientras que en la parte B, se registra la información relacionada con el proyecto…..

Bien. Las partes “A” y “B” son dos tablas, que como verá en nuestra carpeta están debidamente diligenciadas y llevan la firma en original del Representante legal. Páginas más adelante, en la 73, se abandona el numeral 3.2 y se pasa al Numeral 2. Trayectoria del Proyecto. Se concluye de ahí, sin mayores esfuerzos, que ya NO ESTAMOS EN LAS PARTES A Y B del formato, estamos en el numeral 2. No pueden pues argüir, sin violentar la lógica, que no cumplimos con el numeral 3.2 partes A y B. No creemos que el formato del Ministerio de lugar a interpretaciones diferentes, pues se trata de una estructura: primero el 1 y después el 2.

Vamos a suponer, sólo a suponer y en gracia de discusión, que en efecto el numeral 4. Impacto no se diligenció. El error del Ministerio está en la manera en la que clasifica el numeral 4, al asociarlo con el formulario de registro de proyecto. Es falso, sencillamente, y nos hace pensar que las razones verdaderas del rechazo NO SON DE ORDEN NORMATIVO.”

No hace referencia alguna el comunicado del Ministerio a la Ley 1291 de 2009, que declaró al Festival Internacional de Poesía de Medellín como Patrimonio Cultural de la Nación, la cual le asignó una cifra anual concreta al evento (600 SMLVM), y mucho menos al hecho de que llevamos ya 9 años sin que la mencionada Ley 1291 se cumpla, a pesar de nuestros respetuosos y reiterados pedidos en ese sentido. El Ministerio se apresura a decir cuánto ha asignado en los últimos diez años, no a cuanto ha dejado de asignar según la ley en esos mismos años.

Tampoco se refiere el comunicado del Ministerio a la auditoría que en el año 2017 contrató para realizar una evaluación de impacto a algunos de los festivales que se realizan en el país. La mencionamos aquí porque la causal de rechazo del proyecto, según el Ministerio, se refiere al numeral 4 (Impacto) del Manual de presentación de proyectos, que, según el Ministerio, no aparece en nuestra documentación.  Según esa auditoría, el Festival impacta cada año a 45000 personas de manera directa. Lo afectado pues con la decisión del Ministerio no es la Corporación de Arte y Poesía Prometeo, son esas 45.000 personas que esperan anualmente el oxígeno espiritual que es el Festival, en una ciudad que, gracias precisamente al Festival, pasó de ser nombrada Capital mundial del narcotráfico a Capital mundial de la poesía.

Pero el Ministerio, anclado en un asunto de forma sobre el que tenemos una diferencia de interpretación protuberante, no se ha detenido a pensar, de un lado, que nuestra interpretación puede ser la correcta, y de otro, y en vista de la dimensión del problema y de sus consecuencias, no busca alternativas. Y las tiene: ahí está la Ley 1291. Bastaría invocarla para que estos comunicados se hicieran innecesarios y para que el país no vea amenazado uno de sus acontecimientos culturales emblemáticos. Una interpretación de un numeral, óigase bien, un numeral de un manual, no una ley, una interpretación errónea de un numeral, está apuñalando en su centro el alma de una ciudad. Es tan absurdo, que no podemos no pensar que detrás de la decisión del Ministerio existen inconfesadas razones.

Nosotros declaramos, y nos acompañan en este empeño miles de poetas y personas en Colombia y en el mundo, que no nos resignaremos, pues hay un derecho vulnerado a miles de personas en este país que tiene que ser respetado. Esta decisión del Ministerio, que esperamos sea reversada a la mayor brevedad, es un atentado contra el Patrimonio Cultural de nuestra nación, y va en contravía de la esencia y la misión misma del Ministerio de Cultura, que es el de la protección de ese patrimonio. 

#FIPM #ApoyoFIPM #FIPMesPatrimonio #PazEsPoesía

Publicado el 30 de enero de 2018

Mapa del Sitio
Gulliver: