English

Negma Coy (Maya Kaqchikel)

Por: Negma Coy

Kame

 

Yin in uchuq’ab’il
xk’ut chinuwäch toq k’a yink’o wi chi rupam Qate’ruwachulew
chi ruchi’ ri nimaläj Xib’alb’ay
chuwäch ri b’eleje’ choliq’a’n
woyob’en wi rusik’inik ri Kame toq nupo’ ri tukr.

Toq xoqa’ ri ramaj chuqa’ ri k’ojlem
nuch’umilal xiruya’ kan jun b’ey chik
k’a xtitz’aqät na rusetesik nuk’aslem.

K’a ri’ xtiqatzët qi pa choliq’a’n
chuqa’ niqajalwachij quchuq’ab’il.

Ruma nab’ey k’o chi yojb’e’ chi rupam ri nimaläj palow, akuchi’ e k’o wi rije’
akuchi’ konojel yexajon
k’a ri’ niqapo’ qi kaq’ïq’
k’a ri’ niqapo’ qi müs
k’a ri’ niqapo’ qi jiq’onem
richin kuqub’ab’äl k’u’x.

 

Kame

 

 

Soy energía
me lo enseñaron cuando en el vientre de la Madre Tierra estaba
en la puerta del inframundo
frente a los 9 escalones
esperaba el anuncio del keme transformado en búho.

 

A la llegada del tiempo y espacio
mi ch’umilal quiso dejarme
hasta completar el ciclo de mi existencia.

Pronto nos cruzaremos en los escalones
y seremos nueva energía.

Pero antes entraremos al mar junto a ellos
en donde todos danzan,
para convertirnos en viento
para convertirnos en brisa
para convertirnos en suspiro
de esperanza.

 

Yinachik’

 

 

Qati’t qamama’ tisipaj nuk’aslem
nan Tat tisipaj wuchuq’a’…

 

Achi’el nuk’aslem ri xik’o’ kan
ri ati’t je’ chuqa’ yin
jantape’ jeb’ël qab’anikil
qaweqon wi qi’ chi re raxab’äj chuqa’ chi re xik’ je’.

Junam, yojxajon rik’in Qateruwachulew
yojb’ixan rik’in qatata’ Jäb’
yeqaq’ejela’ ri nimalaxel taq ch’umil
chuqa’ yojatin rik’in qati’t Ik’.

Ri nimalëj Kot xojruk’waj chi rij
Toq xqana’ oj k’o ke la’ pa ruwi’ jun nimachej,
ri loq’oläj kaq’ïq’ nub’onij wi qachi’
chuqa’ jun sutüt xok el chi qapam.

Eqal eqal xojb’eqa pe achi’el rija’tz ri kotz’i’j
yisiksot toq xqatikirisaj qab’ey,
k’a ri’ pa kajilal xinwelesaj ronojel nutzyaq
ri ati’t je’ xkitz’is chupam nuch’akul ri uchuq’a’ chuqa’ ajowab’ël.

 

Sueño despierta

 

Como en mi otra vida
las abuelas y yo
chulas como siempre
estábamos de jade y plumas.

 

Juntas, le danzamos a Mamá Tierra
le cantamos a papá lluvia
saludamos a las hermanas estrellas
y nos bañamos con la Abuela Luna.

El kot nos subió a su espalda
Y en lo más alto de un pino nos hallamos,
el viento pintaba nuestras mejillas
y el espiral en nuestro estomago se hundió.

Descendimos como las semillas del diente de león
yo temblaba al principio
pero en el espacio me desnudé
y las abuelas bordaron en mi piel los hilos de coraje y ternura.

 

Rech’eroj

 

Qate’ qatata’ tisipaj jun chik ramaj
ri saqil richin qak’aslemal…

 

Chupam rumuxu’x ri kaj
ri qati’t ik’ nib’ixan,
chupam rumuxu’x ri kaj
rija’ nikikot nib’ixan
chupam rusib’ilem ri pom akuchi’ nijub’ub’ ajowab’äl
ri nan nib’ixan
k’o k’a pa ruq’a’ raqän ri nimaläj kaj.
 
Toq noqa’ ri ramaj
ri qati’t nichapatäj
nichapatäj ruma rajowab’äl jun nïm k’iyruq’a’ kär
rija’, xretamaj ruwäch ri nimaläj rajowab’äl.
K’a ri’ xutzapëj k’a runaq’ ruwäch
k’a ri’ k’a xkikot pa ruq’a’ chuqa’ xuna’ rujeb’ël q’etenïk,
nisiksot ruch’akul toq xuna’ chi rupas xa eqal eqal
nisolotëj el ruq xtzaq qa’ pa pop
k’a ri’ rupo’t xuch’anab’a’ rujiq’onem.

Pajala’ ri ïy mama’j
xkitzu’ ri nik’ulwachitëj ke la’ ruma ajowab’äj,
ch’anel k’a nixajon ri nan ik’
wiqon k’a ruwi’ rik’in yuchusi’j
rutz’apen k’a runaq’ ruwäch,
ri ïy mama’j xkich’anab’a’ chuqa’ kina’ojinik.

Ri ati’t ik’ janila najowan
ke ri’ chuqa’ nuk’ut chi qe’
chuqa’ nikikot rik’in rusipanïk.

Nril k’a ri’ chupam taq saqila’,
nipa’e k’a ri ramaj chi la’ pa kaj.

Ri jeb’ël qati’t ik’ nijiq’ijox el
nujeq runaq’ ruwäch
nutotaj rusumal ruwi’
k’a ri’ nusipaj k’a ri saqil richin qab’ey
chuqa’ nusipaj rajowab’ël chi qe’
k’a ri’ nuchop chik jum b’ey rub’ix
chupam rumuxu’x ri nimaläj kaj.

 

Eclipse

 

 

En el ombligo del cielo
la abuela luna canta,
sumergida en el ombligo del cielo
ella canta, en la celosa y apasionante nebulosa de pom
ella canta
acompañada del místico cosmos.

Cuando el tiempo se cumple
la encantadora abuela es sorprendida
es atrapada por un calamar gigante de demencia cariñosa
ella, reconoce cada uno de esos centímetros de ternura.
Decide cerrar los ojos
decide disfrutar de cada instante de aquel majestuoso acto,
su cuerpo agitado siente como lentamente su faja se desata
su corte se cae sobre el petate
y su huipil desnuda hasta su aliento.

Los nietos descubren
aquel episodio de amor,
la abuela danza desnuda
con claveles en el cabello
y con los ojos cerrados,
los nietos,
desnudan también sus pensamientos.

La abuela Luna ama
enseña a amar
y se regocija en su regalo.

Se encuentra cubierta de destellos,
hay una pausa en el firmamento.

La bella abuela luna suspira
abre sus ojos
agita su cabello
decide iluminar nuestro camino
nos hereda su amor
mientras sigue su canto
en el ombligo del cielo.

 

Xixik’an pa ruwi’ ti Xot

 

Noya, xtu, kinawak’axaj…
Wakami’ xinkanöj wi’, k’a ri xinwil wi’,
raxröj wi nub’onil
yinjeb’el
k’o wi k’otz’i’j pa nuwi’
nuk’wan wi jun ka’i’ taq wal pa nuq’a’
pa waqän k’o wi janila ichaj qän rusi’j
chuqa’ rukotz’i’j ri q’ëq kinäq’.

 

Chuqa xinwil wi’ achi’el jun nïm che’
k’iy k’a oj e k’o wi pa nuwi’.

Noya, xtu, kinawak’axaj…
Wakami’ xinkanöj wi’, k’a ri’ xinwil wi’,
Xaq wi nuch’akul
wiqon wi wi’ rik’in janila kaqtijax,
ri yot’ pa nuch’akul achi’el retz’ab’al
k’a ri’ k’o wi nintz’ub’aj q’ëq rub’anikil
k’aqoj rusimal ruwi’ chuqa runaq’ ruwäch jun mes.

xinwil wi’ chi rij jun te’ej
yirub’iron wi chupam ruperaj xär rub’onil.

Noya, xtu, kinawak’axaj…
Wakami’ xinkanöj wi’, k’a ri’ xinwil wi’,
yink’o wi pa rutza’n jun b’ey ri oxi’ ruq’a’
xintz’et wi toq yintz’uyul pa kinik’ajal ri xan chuqa’ ruxotal jay
xinq’ejela’ ruwäch jun nan
ri ati’t ri ruk’wan wi wok’al juna’ chupam rij po’t.

Toq xink’is nub’ey
xinwil wi’ toq nintïj jun äj
chi la pa k’ayb’äl
richin yantintz’et ta jub’a’ toq xkatik’o el
xatik’o’ k’a
xb’e ri wanima’ cha wij
ke ri’ xinsäch kan wi’ jum b’ey chik.

Noya, xtu, kinawak’axaj…

 

Volé sobre el Comalito

 

Noya, xtu, kinawak’axaj…
Hoy salí a buscarme y me encontré,
me encontré verde musgo
encantadora
con flores en la cabeza
con hijos tiernos en los brazos
con los pies llenos de hierbas amarillas
y flores de frijol negro.

 

Me encontré como un árbol frondoso
con el cabello lleno de aguacates.

Noya, xtu, kinawak’axaj…
Hoy salía buscarme y me encontré,
me encontré tiznada
decorada de estrellas fugaces,
los hoyuelos adornaban mi cuerpo
mientras besaba a un ser de negro
de cabello crespo y ojos de gato.

Me encontré en la espalda cálida de mamá
envuelta en su perraje azul de lana.

Noya, xtu, kinawak’axaj…
Hoy salí a buscarme y me encontré,
me encontré en una esquina de tres puntas
me vi sentada en medio de adobes y tejas
le pregunte a la abuela como atardeció su corazón
la abuela que cargaba un siglo en su sobre huipil.

Al final de mi recorrido
me encontré comiendo un elote
en la tienda del parque
era mi excusa para verte pasar,
entonces pasaste
mi espíritu te siguió
y me volví perder.

Noya, xtu, kinawak’axaj…

 

Peraj

 

Chawe wajowab’ël rik’in ronojel nuk’u’x
Nink’awomaj akikotem, nink’awomaj asipanik…

 

Choj tiqaya’ qi’
tiqewaj qi’ pa peraj ri xasipaj chwe
chupam ri q’ij toq ri q’ijob’äl xuya’ pe juk’al wo’o’ ramaj
toq ri ik’ rik’in ri q’ij choj xkitzumala’ ki’
ruma nqach’ojij ramaj chi re ri ramaj
nurik’ ta jub’a’ chik ri ramaj richin ri ajowab’äl,

Choj tiqaya’ qi’.

Akuchi’ ri ik’ xtok qato’onel pa eqal
akuchi’ ri qamoch’och’il xtikiq’etej ri qetal
akuchi’ ri ya’ xtuch’eqeb’a’ ri qachik’ richin nkiyuj ki’
akuchi’ ri kaq’ïq’ nreraj ri nataxik k’u’x chuqa’ xtunuk’ rik’in ri wichin
akuchi’ ri q’aq’ nutej ri b’is
akuchi’ ri qak’u’x man nuxb’ij ta ri’ chwäch ri qaq’ab’arik ruma ruq’aq’al qajowab’äl
akuchi’ ri ch’umil je’ yech’ich’an achi’el runaq’ qawäch toq janila nitumutut riqanima
akuchi’ ri qoq’ej nuch’ej ri qapoqonal
akuchi’ ri q’etenik nuyitz’ ri oyowal
akuchi’ ri ruxaq taq che’ nkikuch ri nab’ey taq ajowab’äl
akuchi’ ri kotz’i’j yetze’en toq xqukaqir
akuchi’ ri ajxik’ nikinataj chi qe chi k’o ri jamalil, ri kikotemal.

Tiqewaj qi’ pa peraj ri xasipaj chwe
richin man xkatuk’wex ta chi nuxkin
xe retal tachapa kow ri nupas.

Wi xquchapatej
xkatinwajo’ achi’el yanwajo’ wakami
achi’el xatinwajo’ ’iwïr
achi’el xkatinwajo’ jantape’
chuqa toq xkaxajon chupam ri nimalëj palow
xkatinwajo’.

 

Perraje

 

Dejémonos atrapar
escondámonos en el perraje que me regalaste
el día que el reloj marcó veinticinco horas
cuando la luna y el sol se vieron desconcertados
porque demandábamos tiempo al tiempo
más segundos y minutos a los ciclos de amar.

 

Dejémonos atrapar.

En donde la luna nos perciba para ser nuestra cómplice
en donde las sombras abracen nuestras huellas
en donde el agua moje los sueños para mezclarlos con el de hoy
en donde el viento acarree tus recuerdo y reordene los míos
en donde el fuego queme los padecimientos de soledad
en donde el corazón actúe sin miedo a los instantes de embriaguez erótico
en donde las estrellas brillen al compás de los parpadeos de nuestros ojos agitados
en donde las lágrimas laven las angustias
en donde los brazos nos expriman los enojos
en donde las hojas de los árboles cubran los primeros amores
en donde las flores sonrían al vernos sonrojados
en donde las aves vuelen recordándonos la libertad de ser.

Escondámonos en el perraje que me regalaste
para que no te lleven de mi lado
y sigas agarrado de mi faja.

Y si nos atrapan
te amaré como ahora
como te amé ayer
como te amaré eternamente
y cuando seas energía danzante en el mar
también te amaré.

 

Öj tukr

 

(rub’ix tukr)

 

Rixk’ëq xkitik ki’ chupam ri rij
toq chi e k’a’i’ yexik’an wi’
paru wi’ el ri nimaläj qajb’äl ya’,
ri achij k’o b’ey nisik’in ruma ruxib’irel
nuxib’ij ri chuwäch ri nisach el jumul
chupam ri nimalëj kaj
k’o k’a b’ey nisik’in ruma kikotem
ruma ri tik’ases rilon qa.

Ri ixöq k’a ri’
nuna’ runimilem ri raqën ya’
ri ti meq’en ya’
chi ri’
k’a chupam ok
chi re ruch’akul ri ajowab’el rupam,
k’a ri’ rik’in taq ruxik’
choj k’a xuk’waj kib’ey
toq nisach el runaq’ ruwa’
chupam ri tuq’ rub’onil ri ruqajb’ël q’ij.

Toq xeb’apon apo juk’an chik
k’a ri’ xkitotaj ki’
xkib’en utzil kixik’
xuxlan jub’a’ kich’akul ri nisiksot,
k’a ri’ xeb’ixan jub’a’
chuqa’ xkisipaj kich’ab’el
chi re ri jeb’ël saqirsanïk.

 

Somos búhos

 

Sus garras se hundían en su espalda
mientras los dos navegaban
a la inmensidad de la cascada,
a veces él gritaba de miedo
de miedo de perderse en ese majestuoso cielo
por toda la eternidad, a veces gritaba de gozo
de complacencia y felicidad.

 

Ella en cambio
sintiendo la extensión del río
aquel cálido manantial
ahí
en lo más profundo
de sus entrañas emplumadas de ternura,
con sus alas
mantenía el equilibrio
mientras sus ojos humedecidos
se perdían en el púrpura del horizonte.

Cuando se hallaron del otro lado
se sacudieron
se acomodaron las plumas
descansaron su cuerpo tembloroso,
afinaron su canto
y deleitaron con ello
la perfección del alba.

*

Sobre la poesía

 

Por Negma Coy
Especial para Prometeo

Lo que en este tiempo estamos comunicando por medio de la palabra escrita, nuestros antepasados ya lo han realizado y espero con mucha alegría que las generaciones venideras también le den la importancia a esta hermosa forma de vida.

Todos los seres somos capaces de hacer poesía desde el espacio que ocupamos, desde las acciones que realizamos, desde nuestra forma de vida. Pero solo algunos tomamos la decisión de vivirla con intensidad y convertir los momentos de poesía en versos que llenen una necesidad, una vida, un corazón, para estar en armonía con los seres que nos rodean.

En nuestras culturas el valor de la palabra siempre ha sido de suma importancia. Por esa razón nuestros ancestros nos enseñaron a reunirnos a la orilla del fuego para compartir la palabra, que luego es convertido en canto, en poesía, en historias de vida. Al mismo tiempo recibimos los regalos del corazón del fuego. Nuestros abuelos han dejado plasmado su conocimiento desde hace siglos para que este tiempo continúe su herencia de amor. Ellos son nuestro ejemplo a seguir.

Todos los seres necesitamos de la poesía para vivir y convivir, cada día que pasa, cada tiempo es para que la poesía acaricie nuestras vidas y así tener una oportunidad de seguir creciendo como persona responsable, consiente y sensible a lo que ocurre alrededor de donde nos encontramos. La poesía nos da la posibilidad de poder ser la voz de nuestro interior, la voz de alguien más, de un grupo, de una comunidad, hasta de un país. De ahí que se debe trabajar con mucha responsabilidad y amor.

En este tiempo estamos compartiendo poesía para conectar nuestras energías y que por medio de ella podamos hermanarnos, vernos en el otro para para buscar cambios significativos en una sociedad tan fracturada por diversas situaciones de violencia.

Por otro lado, cuando escribimos poesía automáticamente invocamos a esas energías sobre las que hablamos y nos acompañan para darle vida a lo que escribimos, nunca estamos solos. El poder de la poesía es tan fuerte que logra desatar en nosotros el más profundo sentimiento de miedo, dolor, euforia, denuncia… así como la capacidad de convertirlo en algo bello para sanar y que deje fluir lo entrañable de nuestras vidas. De ahí que un texto es capaz de cambiar nuestra forma de Ser y Estar en un tiempo y espacio determinado.

Soy maya kaqchikel y con mucha alegría he recibido de mis ancestros un gran legado: Arte, ciencia, tecnología, espiritualidad, matemática, costumbres y tradiciones que seguimos aprendiendo y enseñando a los niños y adolescentes para la continuidad y vida de nuestra cultura.

Es importante estar agradecidos con cada cosa que pasa a nuestro alrededor así parezcan muy difíciles e importunos de acuerdo con nuestros planes de vida.

Como artista maya kaqchikel trabajo desde mi comunidad, en el centro de los cuatro bosques guardianes de Comalapa. Para luego llevar el arte al mundo y presentar la esencia de los pueblos mayas que se mantienen con vida luego de tantas luchas, compartir el arte nacido desde el corazón de Chitox – Comalapa.

Mi práctica ha pasado por algunos procesos como pasa todo en la sagrada existencia. Puedo compartir de forma resumida lo que en los últimos años ha llenado mi espíritu.

  • Pinto con oleos desde el año 2000 paisajes y costumbres. Ahora también dibujo y pintos escenas con glifos, nawales, ofrendas, entre otros.
  • Desde niña me involucraron en obras de teatro, es algo que agradezco. Siempre me ha gustado actuar. En este tiempo puedo sanar, compartir, reír, llorar,  denunciar y llevar a muchos lugares la realidad que vivimos en los diferentes lugares de Guatemala.
  • En un tiempo escribí para mí: mis anhelos, decepciones, una especie de oraciones, cantos.  Al amor: creación para amigas, amigos, para los novios de ellos y ellas…

Ahora mis versos nacen desde el corazón del fuego sagrado. Envueltos de  esencia de los ancestros, de su conocimiento como legado invaluable dejado desde hace cientos de años. Sin dejar a un lado que la cotidianidad que debe ser poesía para vivir.

Mis poemas hablan sobre un pueblo digno de admirar por sus luchas de siglos, por su presencia a pesar de tanta discriminación y racismo, del valor de mis raíces y la fuerza con que las abuelas y abuelos han pasado todos los principios y valores de generación en generación.

En mis versos hablo sobre una realidad que a veces no somos capaces de gritar.

De la muerte como transformación, de los golpes en la vida como oportunidad, pero sobre todo la necesidad de reencontrarnos con nosotros mismos por medio de los que hacemos.

No debe faltar la denuncia por medio de nuestros escritos y que seamos la voz de muchos hermanos que han sido callados y desaparecidos…

Sobre todo el amor a cuanto existe, esa savia que nos mantiene vivos.

La poesía me ha dado la oportunidad de encontrarme con personas con el mismo interés de lograr conectar vidas por medio de la poesía y el arte. Soy parte del colectivo Ajtz’ib’ Escritores de Comalapa, con quienes trabajamos talleres de creación poética, círculos de lectura, entre otras actividades con niños, jóvenes y señoritas y con toda persona amante de la literatura, en la comunidad. Trabajar en comunidad es lo que me mantienen en armonía con los demás seres, como lo hicieron nuestros abuelos, lo hacen nuestros padres y lo seguirán haciendo las generaciones venideras.

Finalmente, comparto que me llena de mucho orgullo escribir en mi idioma maya que es el kaqchikel ya que es necesario darle valor a nuestros idiomas originarios, al  mismo tiempo que admiro el trabajo que realizan otros compañeros escritores de Guatemala que trabajan desde su comunidad Kiche’, Q’anjob’al, Mam, tzutujil… que también comparten sus escritos en los dos idiomas. Es importante unir esfuerzos en todo el mundo para darle vida a nuestros idiomas originarios por medio de la literatura, principalmente llevar los poemas a diversos lugares. Me parece interesante que a nivel mundial los poemas se lleven en diferentes idiomas ya que siempre hace falta la palabra del otro.

Actualmente me encuentro inmersa en los proyectos más grandes de mi existencia: El ser madre y llevar al mundo mi cultura por medio del arte, ambos los llevo con amor y responsabilidad. Realizar cada acción con pasión y compromiso es necesario.

Cada vez que se tenga la oportunidad de compartir arte, poesía debe ser para aprender y desaprender, como todos los días de nuestra existencia. Abracemos la poesía y dejémonos abrazar.

*

Negma Coy artista Maya Kaqchikel de Chixot, nació en Guatemala en 1980. La armonía de su esencia es hacer poesía y escribirla, crear en teatro y escenas plasmadas con pintura. Sus escritos están en kaqchikel, en castellano y con glifos mayas.  La publicación de sus textos ha sido posible por editoriales como: Metáfora Editores de Quetzaltenango, Guatemala, con las antologías Palabras para colgar en los árbolesMemoria del 12 FIPQ 2016, Al centro de la Belleza, Seis poetas guatemaltecas, Memoria del 13 FIPQ 2017. La Jardinera Guarrior – México, con la plaqueta Cultivando Letras.  Progetto 7LUNE Italia, con la plaqueta Luna Calante. Ajtzib’ con la antología Alaxnëq pa taq k’ichelaj – Nacida entre montañas.

Ha publicado los poemarios: XXXK con la editorial La Letra Nómada, en el año 2016. SOY UN BÚHO y LIENZOS DE HERENCIA, con el Proyecto Editorial La Chifurnia, de El Salvador.  A orillas del fuego, con la editorial Casa de Poesía de Costa Rica. Negma Coy se desenvuelve en el medio artístico y académico desde su comunidad. Es integrante de los colectivos Ajtz’ib’ Escritores de Comalapa e IxKot, mujeres kaqchikeles. Ha participado en festivales de arte y poesía a nivel nacional e internacional.

- Lectura y entrevista Palabras de Negma Coy en el canal de Sergio Mita
- Negma Coy, un relato poético para reaprender la cultura maya La Razón Digital, Guatemala.
- Poemas y lectura Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango
- A orillas del fuego, sobre Negma Coy Reseña de Alejandra Solórzano en Casi Literal.
- Comalapa: desde sus diversidades, uniendo sus esfuerzos por un mundo mejor Articulo y video en Asuntos del sur

Publicado el 5 de marzo de 2018

Última actualización: 27/08/2018