Festival Internacional de Poesía de Medellín

La eterna flor que habita en el desierto


Por Marisol Bohórquez Godoy
Especial para Prometeo


¿Dónde nace la poesía? Es uno de los interrogantes a los que aún, ingenuos, pretendemos hallar respuesta.

Acudiré a un concepto que algunos poetas ya han mencionado y con el cual estoy totalmente de acuerdo y es que “el hombre le ha dado a la poesía la condición de género literario, categorizándola como una invención suya, cuando en realidad no lo es”. La poesía es el lenguaje primigenio de la creación y por tanto no sabemos nada a cerca de su origen. Producto de dioses o de energías que no comprendemos, seguirá siendo un enigma, ya que no es posible ni siquiera probar la existencia de la nada, por tanto si la nada no existe es posible que la poesía exista desde siempre. Rompernos la cabeza tratando de averiguarlo, no es el propósito que ella busca.

La poesía es más real que todo cuanto podemos ver y no concibo tampoco que se enmarque dentro de la historia, porque como ya lo dijo Aristóteles “La poesía es más profunda y filosófica que la historia”. Partiendo de esta frase, es necesario comprender que no tiene un tiempo; el tiempo es solo una invención del ser humano para su propia esclavitud y por tanto la poesía no puede obedecer a un concepto restrictivo. Tampoco es un don que nos pertenezca propiamente, ya que no requiere de nuestra existencia; la poesía es y seguirá siendo antes y después del hombre, aunque servimos de instrumento para que a través del poema y no solo del poema, a través de todas las artes y la filosofía, el mensaje se transmita y provoque una ruptura en el pensamiento.

El poema, más no la poesía sí es producto de la intervención humana y como forma de arte es anterior a la alfabetización. Antes de la literatura, las formas poéticas se empleaban como un medio para registrar la historia oral, la narración de cuentos, la genealogía, el derecho y otras formas de expresión o conocimiento que las sociedades modernas expresan a través de la prosa.

La poética también se identifica con las religiones, ya que la naturaleza o estructura en verso, hace más fácil recordar los cantos sacerdotales o chamánicos. De ahí que la mayor parte de escritos sagrados o como se les prefiera denominar, contienen poemas, en lugar de prosa y hay misterios que nos hacen pensar en una condición de super-conciencia bajo la cual se desarrolla el más maravilloso arte. Por ello un poema no está hecho para ser explicado; no se concibe que el propósito de un verso sea una interpretación común. Las noticias están hechas para que incluso sin importar la traducción a otras lenguas, todo el mundo obtenga el mismo mensaje, la poesía no. De ahí que el lenguaje poético que se expresa en una lengua nativa no pueda ser propiamente traducido. Lo que comúnmente llamamos traducción solo obedece a la destrucción del poema. Es necesario crear una nueva obra en otra lengua a partir de la ya existente, o de lo contrario el poema será solo un mensaje desde Babel (el lugar donde se confundieron todas las lenguas).

La poesía atraviesa la barrera del tiempo y surge en cada momento de la historia acompañando al hombre, aún cuando no pertenece a ella. Permanece a través de símbolos y lenguas distintas. Se mantiene gracias a una fuerza incorruptible que sabe afrontar las guerras y sembrar en los corazones la esperanza a través de un amor que no comprendemos. Con su poder, la poesía hecha verbo, habita el universo, crea un mundo paralelo y a la vez inmerso en el desequilibrio que hemos construido; se revela y combate de la mano con su propio enemigo.

Hay una frase del filósofo alemán Friedrich Nietzsche que dice: "El desierto avanza. ¡Ay del que en su alma alberga desiertos!" y la menciono porque la poesía para mí es esa única flor que crece en el desierto que habita en cada hombre. Sin poesía el mundo es una anarquía. Los poetas y filósofos han profetizado guerras y la pobreza de las mentes ante la falta de preparación para afrontar los grandes avances tecnológicos de nuestra era, sin embargo, en nuestra ignorancia seguimos siendo sordos y no escuchamos y mucho menos comprendemos su mensaje, pero nos corresponde continuar dejando que esa flor toque con sus pétalos nuestro vacío y logremos alzar la voz con su influjo para transformar el mundo y sembrar una esperanza para las generaciones futuras que estarán cada vez más perdidas y es la poesía precisamente la única fuerza inmutable en la que cada generación hallará refugio y consuelo, pero también la más poderosa de todas las armas.

Colombia es un país que ha visto repetirse de generación en generación la falta de amor que nos habita y hemos llorado el hambre de la violencia, el hambre de poder corrupto que nos ha convertido en devoradores de nuestra propia especie, pero aún con todo el sufrimiento de las guerras que hemos afrontado, nuestro país es un suelo sembrado de esperanza, donde los niños llenan de risa los lugares más sombríos y es tierra de grandes escritores que han alzado la voz siempre por encima de la adversidad y no hay otra manera de seguir siendo instrumentos de la poesía que llenándonos de valor y conservando la capacidad de asombrarnos ante el universo con los ojos de un niño, porque escribir con su lenguaje es precisamente tener la capacidad de ver el mundo cada día con mirada de recién nacido, con la maravilla de una mariposa que estuvo encerrada en un tenebroso capullo y abre sus alas al viento para llenarlo de color y para enseñarnos en su efímera existencia, que su latido transforma el mundo  y deja un rastro en quien tiene el alma abierta para ver su vuelo. Así el poeta debe aprovechar su corta existencia para volar sin límites y esparcir sus versos al viento con la responsabilidad de un dios a quien se le encomienda una obra creadora. Apropiarse de la poesía y morir  un día sabiendo que ella a diferencia de nosotros, seguirá siendo eterna.

*

Marisol Bohórquez Godoy. (Santa María, Colombia, 1982) Poeta y pintora. Graduada en ingeniería. A temprana edad, bajo la decisiva influencia de su madre, mediante la lectura de diferentes autores, se despertó en ella una inquietud de expresar a través de la pintura y la palabra poética sus interrogantes más profundos.

Autora de poemas y microrrelatos. Algunos de sus escritos han sido publicados en antologías y revistas de Colombia, México, España, Argentina e Italia. La Colección Los Conjurados publicó su primer libro La Soledad de los espejos (2016) y la editorial Rafaelli de Italia publicó una selección de su poesía bajo el titulo Efecto mariposa (2017). Ha participado como poeta invitada en el Festival Internacional de Poesía de Medellín (Colombia) en 2016, el Festival de Poesía Joven "La Juntada 2016" en Buenos Aires (Argentina) y Conferencia de poesía latinoamericana en la Universidad Carlo Bo de Urbino (Italia) 2017. Parte de su poesía ha sido traducida al Francés e Italiano.

Movida por su espíritu libre, amante del arte y los viajes, abandonó su carrera como ingeniera a finales del 2016 y se radicó en Estados Unidos para dedicarse a la escritura, la traducción literaria y a colaborar en proyectos de investigación.

- http://marisolbohorquezgodoy.blogspot.com Blog personal
- marisol.bohorquezgodoy/ Facebook
- Libertad Canal Youtube
- Antología de poemas web festivaldepoesiademedellin.org
- Antología de poemas literariedad.co

Publicado el 25.03.2018

Mapa del Sitio
Gulliver: