English

Mohamed Ahmed Bennis (Marruecos, 1970)

Por: Mohamed Ahmed Bennis

Poemas del libro ‘’ Montaña ciega’’ (la versión española), traducción del árabe del autor, revisión y prólogo de Emilio Ballesteros, coedición aprobada por la Comisión Editorial de la Universidad de Costa Rica y la fundación Casa de Poesía, Colección Casa de Poesía del XII Festival de Poesía de Costa Rica, 2013.

 

Río extinto

El mismo río colgado
en la puerta del liceo,
al verme,
lloró y me abrazó.

Me recuerda el descanso
que solía inmolar
en el centro del patio,
vestido de nostalgia.

Me recuerda el susurro
que vertía sobre el cuaderno de mi amiga,
a fin de enervar
al profesor de matemáticas.

Me recuerda a los amigos de antaño
entrando en clase,
con sus mudas lecciones
bajo el brazo.

Me recuerda los gemidos
que fluían sobre el cristal de las ventanas,
antes de dispersarse
por sombrías sillas.

Me recuerda la lluvia
que se escapabaal cuartel,
para acostarse con los soldados.

El mismo río,
inunda mis ojos de amor
y se despide de mí.

 

La nube del extraño

 

Tus manos
o el agitar de los sentidos:
¿Todavía eres arcilla
que sueña con el agua de la opacidad?
Enciendes una guerra
y extingues otra.
Te quedas en la jungla
como si fueras el rey de los muertos.
¿Todavía eres como siempre?
Te ama la saliva que desciende
hasta el abismo del deseo.

Te ama y te ama,
y te abrazan unos jarros llenos
de blanca controversia :
"Rasgad su nube
que se rindió a los pastores,
no lo dejéis desarmado
como sus manos ".

Así te humedeció el ojo de los dioses,
y pasaste a escribir la historia de los pájaros
que comen de tu cabeza.
Pasaste a revelar lo que trazaron
las temporadas de la viña,
interpretas y anuncias
como si los profetas
estuvieran adivinando.

Eres selvático y extraño,
¡que inmoles una nube por los tuyos
y lances en el fuego
el amor de las ofrendas,
y subas al lugar donde envejecieron los anhelos!

Ahora te vuelves muerto,
no digas que tus manos
pasaron a estar sin fuente,
no digas que tu corazón
te traicionó por el camino…

Di : " se realizó el sueño
y mi corazón
selváticose hizo''.

Di : ''así
me enseñó el narciso
los nombres y se derramó''.

 

Génesis de uvas

 

Al fin,
se durmió tu corazón
después de haber sorbido
toda la crueldad, con la que lo persuadiste.

 

Al fin,
recibiste el cielo en tu cajón,
y te diste cuenta
que hay luminosas picotas
en los bolsillos de los muertos.

Al fin,
te arriesgaste a manchar con savia
los cadáveres de quienes vuelven
de la eternidad.
Éste es el génesis de uvas,
o mejor dicho,
como los profetas
montas al pez,          
llevas goma arábiga y pérdidas,
luego subes la montaña
sin preocuparte de las semillas de uva,
que resplandecieron sobre tu espalda
cubierta por el mármol.

...........
Éste es el génesis de uvas,
o mejor dicho,
un puñado de amigos
levantando con sus gargantas
la tierra virgen.

 

La cuna de Gilgamesh*

 

Y lo vi
bajar
en secreto a la costa de la eternidad.
Rueda su alma
cubierta por algas,
deletrea sus sentidos
ocultados al vivir,
y se refugia en una
montaña azul
que lo lleva volando
sobre las pérdidas
que crecieron bajo su brazo,
o casi reduce sus sueños
en hierba que cuelga en su pecho
cubierto por la noche adámica.

Dentro de poco,
se embarcan sus vidas,
y se despertarán
con una indefensa creación.

……….
* Gilgamesh personaje legendario de la mitología sumeria, el cuarto rey de Uruk hacia el año “2750 a de C”, protagonista de La epopeya Gilgamesh en la que se cuentan sus aventuras y búsqueda de la inmortalidad junto a su amigo Enkido.

 

Mi probable renacer

 

Unos árboles galopan en mí,
y los muertos recuperan
sus cabezas maceradas
en ese río de piedras.
Manchan sus almas
con más pérdidas,
cubren sus pieles
de uvas surgiendo
de espaldas de ángeles.

 

Mañana se refugiarán en mi garganta
y se penetrarán allí.
Unos árboles vuelan sobre mi alma,
y veo fluir la alegría
sobre sus mudas frentes.
Esa es mi cabeza
iluminada por delgadas estrellas.

….
Pues,
es probable
que la vida vuelva a mí.

 

En el sueño del poeta

 

Las plumas que cubren
la espalda del poeta,
se parecen a la espuma
que se deslizó
por la noche de la hoja.

Sobre sus dedos,
brillan cadáveres
y se apagan otros,
viene un astro compartiendo con él
su pagana nostalgia.

Lo que está fluyendo
por su boca,
parece son sólo nubes
que sorbió el poema
antes que comenzara.

*

Mohamed Ahmed Bennis  nació en Tetuán, norte de Marruecos, en 1970. Es poeta, crítico, traductor y ensayista. Miembro de la Unión de Escritores de Marruecos y de la casa de Poesía en Marruecos. Delegado del Liceo Poético de Benidorm (España) en Marruecos.

Ha publicado: Montaña ciega, Ediciones del Ministerio de Cultura, Rabat. Marruecos, 2006; Arrepentimiento debajo del lienzo, El Cairo, Egipto, 2012; Montaña ciega (versión española), traducción al español del autor, revisión y prólogo de Emilio Ballesteros, Colección Casa de Poesía del XII Festival de Poesía de Costa Rica, San José, 2013; El equipaje del vacío, antología poética (Bilingüe Español - árabe), traducción del autor, Ediciones Manantial, Priego de Córdoba, España, 2016; Arrepentimiento debajo del lienzo (versión francesa), Ediciones L’Harmattan, París, 2017.

En 2007 obtuvo el premio «El primer poemario» concedido por la Casa de Poesía en Marruecos por su poemario "Montaña ciega". Ha sido incluido en varias antologías poéticas publicadas en Marruecos, Argelia, Egipto, Italia, Francia, España, Rumania y Costa Rica. Ha participado en diversas actividades literarias dentro de Marruecos y en otros países como Túnez, Libia, Omán, Egipto, España, Rumania, Canadá, Nicaragua, Costa Rica, Argentina, Perú y México.

-Poemas Círculo de Poesía
-Poemas Web Crear en Salamanca
-Poemas Web Luz Cultural
-Blog oficial de Mohamed Ahmed Bennis:
-Alquimia y otros poemas Revista Conexos

Publicado el 08.06.2018

Última actualización: 30/10/2018