English

Jaime Nevado (Colombia)

Por: Jaime Nevado

HABLAREMOS DE PAZ

 

Cuando se habla de paz aquellas nubes pardas
que siempre entorpecieron el paso de la luz,
descargan tempestades de odios, egoísmos y muertes.
Llaman  a  resistencia  contra  quienes  pretendan 
que  el  pan nunca falte en las mesas de los pobres.

Sus rayos genocidas buscan las mentes
de quienes aún creemos en las sonrisas
nutridas de los niños sin llanto.
Quieren   ahogar   entre   torrentes   turbias  
las   nanas que   las   madres   campesinas 
arrullando a sus hijos
hacen brotar la miel de los trigales  
para  nutrirlos  entre  paz  y amor y no en la guerra.

Hablaremos  de  paz  y haremos que la paz viaje en el viento 
para que llene del espacio todo, y en el  tiempo,                           
las nubes pardas serán  tan  solo  un  cuento 
por  el   que  un  día  pasaron  pero jamás volvieron.

 

LA PAZ SE VUELVE CUENTO


Todos los días la paz se vuelve un cuento
que tan solo pretende,
callar verdades y aplastar razones.
Un cuento escrito en el inglés de siempre
machista y prepotente,
cargado de odio y discriminaciones.

Todos los días nos cuentan y al contarnos                            
nosotros no contamos,
nos convierten en cuento mal contado.
Un cuento escrito entre palomas blancas
sangrando en el costado,
un cuento cruel en presente y en pasado.
                                                                                
Para hacer que la paz sea un cuento cierto
las voces que acallaron,
con verdad y razón deben contarlo.
Contarlo entre los surcos florecidos en sonrisas
de niños que jugando,
harán un cuento en paz al disfrutarlo.

La paz es cierta cuando la justicia
en la mesa del pobre se presente.
La paz se cuenta en tierras  cultivadas
de alimentos nutrientes
y de madres desbordadas en caricias
mientras arrullan sueños inocentes.

 

NIÑA COLOR TENURA

 

                A Hisel

Hace cuatro años correteas como una brisa                  
refrescando la vida                                                                  
de quienes contemplamos
la magia de tu risa.
Eres canto de amor y de esperanza                                        
que endulzas el oído si algo amargo lo asalta.
Eres amanecer en la montaña
que adornada de trinos                            
nos hace alimentar un mundo nuevo
para seres de hoy           
que siembran el mañana.
Niña color ternura corre, vuela                                                
con las alas del viento.
Preciosa mariposa de colores                                                
sigue ornando el paisaje                                                   
mientras que el sol irá danzando
acompasado con el canto
que brota en tu alegría.

 

SEMBRAREMOS

 

Sembraremos: en la tierra sin hombres
de los hombres sin tierra,
al niño correteando hacia La Paz
dejando atrás la mueca de la guerra.

 

Sembraremos: en la tierra que ayer
labró la abuela
madres amamantando a la esperanza
entre cantos de amor y vida nueva.

Sembraremos de paz
la vida que germina el territorio
que ayer fue florecida en dignidad
y hoy por la ambición del cruel feudal
se encuentra desplazada sin piedad.

Sembraremos: la tierra con la risa
de los hombres,
los hombres con sus frutos en la tierra,
la razón en la fuerza de los pobres.

Sembraremos: la nueva sociedad
donde la vida
sea el pan sobre la mesa  proletaria
nutriente de la fe y de la alegría.

Sembraremos de paz
la vida que germina el territorio,
luchando con valor, con optimismo,
sembrando en madrugadas apacibles
veremos florecer el socialismo.

 

*

Jaime Nevado Músico, teatrero, poeta y folklorista. Ha escrito varios libros de teatro y otros de poesía, perdidos por circunstancias de la guerra. En 2016 publicó su primer libro de poemas, Poesía a la Esperanza. Algunos de sus poemas han sido publicados por revistas internacionales. En las FARC-EP, fundó el Grupo Horizonte Fariano, con el que durante más de 10 años se montaron varias de sus canciones por la paz.

 

Publicado el 31.05.2018

 

Última actualización: 05/07/2018