English

El cuerpo poético como territorio de creación y espacio de libertad

Por: Amale Haddazi

Lejos de ser sólo un objeto del mundo, el cuerpo es un espacio a través del cual la vida se revela en sí misma, le permite al individuo entrar en contacto con el mundo, conectarse con él mismo e incluso a realizarse en la sociedad a través de un proceso de identificación y representación.

Mucho más que un sobre carnal, el cuerpo también se revela como un texto, una expresión y una visión del mundo propia de cada creador y de una imaginación colectiva.

Se transforma en un cuerpo productor. Además, Merleau Ponty nos lo cuenta como un vehículo de significado que "da sentido no solo al objeto natural, sino también a objetos culturales como las palabras". [1]

En otras palabras, el cuerpo no es solo un objeto entre los objetos, es un portador de significado y el lugar de inscripción de varios valores.

Más que un lugar de experiencia carnal, el cuerpo es un espacio para la reflexión, para la producción de significado, una visión y una representación del mundo. Un lugar donde el tiempo se escribe a través de la memoria.

Al atravesar la experiencia poética como una experiencia del cuerpo, este último se convierte en un lugar de pensamiento y reflexión y también en un territorio en el que se inscribe su experiencia artística y humana; El texto, el poema se convierte en una extensión de uno mismo, otro cuerpo.

De este modo, el poeta puede definirse como un ser social, un texto corporal que traduce una experiencia universal. Se confirma como un recuerdo de un pueblo, una nación o una etnia.

A través de su acto creativo, el poeta hace de su cuerpo un lugar de singularidad y verdad, de la experiencia del sufrimiento, un lugar de la humanidad mediante la construcción consciente del inconsciente mediante una armonía de imágenes en qué esencia del ser reside en este conjunto de sentidos donde el gesto poético se transforma en un acto ético y estético, un lugar de trascendencia del ser humano en toda su pureza.

La mano que escribe separa al hombre de su pasividad y su boca se revela mientras tanto, entre la representación de la cosa y la representación de la palabra. La expresión del pensamiento a través de la boca, se convierte en uno entre dos universos: el interior, el exterior, lo visible y lo invisible.

Así, el poeta cuando escribe el mundo. Da forma al pensamiento, crea imágenes, perpetúa el momento como un fotógrafo que momifica el tiempo y le da carne a la memoria. La mente toma forma en la materia, el cuerpo-texto, se transforma en cuerpo-poema. Un cuerpo aprendido, que se extiende en una continuidad sensorial de cada momento. Libera la emanación de un cuerpo que lo traduce en percepciones de significado, para pasar de lo sensible a lo inteligible, en un rollo de imagen-tiempo, de movimientos de imágenes. El texto se vuelve sustantivo, toma sentido, respira.

Como en este poema de Baudelaire El Perfume:

Lector, ¿respiraste?

Con embriaguez y avidez lenta.

Este grano de incienso que llena una iglesia,

¿O una bolsita de almizcle empedernida?

Ahora, escribir un poema es un acto de deconstrucción mediante el cual el poeta vuelve a dibujar el mundo, semiotiza el tiempo; Despierta la memoria y da nacimiento a nuevas representaciones del mundo.

Hans Robert Jauss dice: "El poder revolucionario del arte es liberar al hombre de los prejuicios y las representaciones fijas relacionadas con su situación y abrirlo a una nueva percepción del mundo, a la anticipación de una nueva realidad. ``

Así, el cuerpo-texto es un cuerpo más allá del cuerpo físico, un espacio de mutación y reconstrucción que le permite al hombre liberarse y cambiar sus ideas preconcebidas del mundo, para crear otras realidades.

`` Gastón Bachelard, en la poética de los estados espaciales dice : '' Un gran verso puede tener una gran influencia en el alma de una lengua. Se despierta imágenes borradas. Y al mismo tiempo sanciona la imprevisibilidad del habla. ¿No se puede hacer el discurso impredecible un aprendizaje de la libertad? ¿Qué encanto encuentra la imaginación poética en la censura? Antiguamente, las artes poéticas codificaban las licencias. Pero la poesía contemporánea ha puesto la libertad en el cuerpo mismo del lenguaje. La poesía aparece entonces como un fenómeno de libertad ''. [2]

Más que un cuerpo, el poeta, se revela, un lugar estratégico de encuentro y experiencia. Nos permite desplazarnos ante nuestros ojos, imágenes, recuerdos, dándonos la oportunidad de repensar los momentos pasados, una especie de regeneración iterativa del tiempo. El espacio adquiere significado, construye un territorio de espiritualidad donde el único lenguaje es el del amor, la libertad y la humanidad en todo su alcance universal.

__

[1] Merleau-Ponty, Phénoménologie de la perception, Gallimard, Paris, 1954, p.166.
[2] Gaston Bachelard, La Poétique de l’espace, Version numérique par Daniel Boulognon, p.18

*

Amale Haddazi nació en Beni Mellal, Marruecos, el 11 de junio de 1976. Escribe en árabe y en francés. Es Licenciada en Lengua y Literatura Francesa y obtuvo un Máster en Literatura y Cine. Ha publicado los libros de poemas: Sombras de la luz, 2012; Las estaciones del amor, 2013; La canción de las nieves, 2014; El murmullo del pecado, 2014; Letra y media significación, 2016 y La venganza contra la oscuridad, 2018.

Ha participado en varios encuentros poéticos y fue invitada de honor a la reunión de poetas inmigrantes en París. Ha sido galardonada por varias asociaciones. La asociación francesa Flammes Vives le otorgó la medalla de bronce por su poema Las curvas del silencio, que se publicó en varias revistas y periódicos árabes. Por su obra poética fue galardonada con el Premio Honorífico de la Asociación Rencontres Européennes. Obtuvo el Premio de la UNICEF por su poema Qué amamos. Dirige talleres de teatro y lenguaje corporal para niños. Ha sido miembro activo de la Asociación Culturas y Artes de la Montaña.

-Facebook amale.haddazi
-Amale Haddazi Facebook

Publicado el 13.04.2019

Última actualización: 28/04/2019