English

Versos cortos para días largos

Verbos

 

Divago
Estadísticas grotescas
alaridos de patraña

Huyo
Jadea la ruina
resopla Martirio

Miento
Impotente la quimera
es estéril el reproche

Olvido
Cabalgo la pesadilla
a contrapelo del retorno

Amo
desaparezco en el verbo
se retuerce cotidiano

Insisto
Inquietud que invade
las incertidumbres que retumban

Escribo…

Divago
Huyo
Miento
Olvido
Amo
Insisto
…escribo

 

Versos cortos para días largos, Enero

1 Desaparecer el verbo, retorcer lo cotidiano
2 Retorcijón parco son las memorias del olvido
3 Irredento es el camino Tierradentro. Tierradentro: dentro de ti
4 Obligación: recordar la inmensidad efímera
5 Despetrifica con tu vuelo la libertad del pájaro enjaulado
6 Impotente la quimera es estéril el reproche
7 Cabalga la pesadilla, ve a contrapelo de su lomo
8 Cobardía: mayúsculo pecado. De buenas intenciones llenito está el infierno
9 ¿Y si te atreves a ver la realidad por el rabillo del ojo?
10 Haz del corazón tu brújula
11 Creará el paraíso solo el placer que fecunda a la manzana
12 Reminiscencia de un sueño premonitorio: tú
13 Que tus visiones espéjicas impidan la caída
14 Canta zenzontle, resople trinchera, en los techos la redada
15 Sin falta amanece, los ruidos del día llegan tarde al desayuno
16 La nada se atrinchera en los socavones de la muerte
17 Recorro el sendero en la penumbra de mi abismo
18 Fractal inconcluso es el torrente del ser
19 Regálame el novilunio de tu asombro
20 Remanso en despedida. Amor a dentelladas
21 Ama nacer. Amanecer. Agradecer nacer de nuevo
22 ¡Cuidado! Galopa rampante el conjuro de la trampa
23 León Polymita: aurora de colores indecibles
24 Firmeza en la palabra,  determinación para hacer camino
25 Roja digna e insurgente que corre por las venas: sangre
26 Descifra el secreto en los pliegues de tu voz
27 ¡Despabila! el paraíso perdido nunca huyó 
28 Late fuerte la certeza, Nawi, juntos combatimos
29 Nos proponemos trascender, transformarnos en múltiples colores
30 Esperanza: envés del sortilegio, la otra cara de la noche de las trampas
31 En arrullos de agua déjame susurrarte los silencios

 

Canto Primero

Yo digo: ¡hágase la luz!
y la luz se hace      
Yo dije: ¡hágase la luz!
y la luz se hizo
Soy la madre
la hija
y el ánima no santa
fármacon que se engendra en cada rezo

Soy desvelo que embarga
letras paridas
noches en vela
susurro invocante
sosiego turbado
Infinito en la conciencia de Brahman
Instante en la permuta del Atman
Yemayá en la florescencia de los mares

Soy la chifladura errante y la cópula del bosque
desecho y perdición
gloria beatificadora
Polvo de estrellas encriptado en la blasfemia
semblante del espejo cóncavo de tu mirada

Soy agua primigenia del verbo sagrado
fuego que abriga
canto que acompaña
caricia que germina
planta que sustenta
Colofón de angustias
retórica hierática

Yo dije: ¡qué reine la noche!
y la noche reinó
¡Solemne la noche!
El sol se oculta
La luna asciende

 

Canto Segundo

Mi nombre está inscrito en el lado oscuro de Killa
Repetición
Fractal del guiño
Configuración
Designaciones impronunciables
o casi siempre
apareciendo tan solo en la punta de la lengua

Me pertenezco

Tres arcanos acompañan este lance de arremetida bestial
XIII, III y XXII como signos sibilinos que conjuran el enigma
¿Quién eres tú?,
preguntó Eva a Lilith vuelta serpiente
y entonces el silencio se hizo noche
y la noche insomnio
 

Canto Tercero

¡Santísima Madre!
Haz del retorno a la trinchera de la poiésis
oración posible tras este exhausto día
Cobija con tu manto
los vicios del resplandor enrevesado
Aléjame del juicio imparcial vacío
y el corpus de la biografía obliterada
Protege del exceso de razón
a nosotros
tus hijos necios
Colma de sentires este andar sin rumbo
quietud imposible en la Hera que se nos dona
De la turba de certezas acuna mis pesares
y del silente llanto sé mi oído
Permíteme invocarte en mis horas más tristes
para que el mediodía no cegue mis párpados

El réquiem de una Plegaria Muda Ensayo para el 29| Festival Internacional de Poesía de Medellín

*

Angélica Pineda nació en Bogotá, Colombia, el 20 de julio de 1983. Es poeta, escritora y fotógrafa. Psicóloga de la Universidad Nacional de Colombia y Magíster en Psicoanálisis, Subjetividad y Cultura por la misma universidad. Ganadora de la Beca Circulación en Literatura IDARTES (2017). Recibió la Distinción de Libro Meritorio en el Concurso Nacional de Crónica y Testimonio (2016), gracias a su trabajo como cronista literaria a partir de testimonios de víctimas del conflicto armado colombiano. Coordinó el equipo El Libro de Arena, proyecto ganador del Concurso Transformando Espacios Para la Paz, Intervenciones Artísticas y Juveniles en el Marco de la Cumbre Mundial de Arte y Cultura Para la Paz de Colombia (2015). Editora de los libros Memorias Farianas Volumen I y Volumen II (2018); Bolivarismo y Marxismo: un compromiso con lo imposible, 2018; Décimas de la selva o diez décimas para niños y niñas, 2018; Con los ojos del alma, 2018. Coautora de los poemarios Epifanías/Reflejos, 2018, y Para antes de más tarde, 2019. Coautora de Crónicas y voces: Ecos e historias, 2018. Autora de Inflexiones de la obra de arte en el vínculo social, 2015.     

Poemas  La-critica.org
-Crónicas de resistencia, más allá del conflicto armado colombiano Artículo de Angélica Pineda, publicado en Agroecologa.org

Publicada el 12.04.2019

Última actualización: 16/04/2019