English

Un poema a las estrellas

Por: Keabonye T. Bareeng
Traductor: Tallulah Flores

Un poema a las estrellas

 

Escribí un poema
Para leérselo en voz alta
Al firmamento.

Pero llegó la mañana
Para robar las estrellas
Que se alejaron sin mediar palabra.

Tal vez el silencio
Fue su único comentario
Y se encubrieron.

 

 

África

 

¿Qué te sucedió África?
Naciste negra y libre
Aunque nunca alcanzaste a disfrutar tu libertad.
Tus manos y tus piernas llevan consigo las marcas de la esclavitud
Tú no compraste esclavos en el negocio esclavista 
Pero tus hijos son estos lacayos
Que se expresan en lenguas desconocidas
Y bailan sin descanso al son de las muletillas foráneas 
Hechas a la medida de la necesidad del olvido.
ÁFRICA, tú naciste rica.
En ti sembró Dios el oro, los diamantes, el petróleo y todo mineral 
Que habitan el vientre de tu tierra negra
Tu carne viva para el disfrute
Aunque nunca hayas saboreado su dulzura.
En el nombre de la cooperación  
Tus productos terminados son saqueados, ÁFRICA,
Y no tienen en cuenta tu nombre
Ni siquiera puedes darte el lujo de comprarlos
Porque eres la más pobre y subsistes por el sida
Esa ayuda encadenada a otra ayuda
Que bebe de la sangre de tus hijos.

¿Quién te robó tu dignidad?
El extranjero posee tus riquezas
Lo más alto y profundo de tu tierra es bendito y rico
Pero no eres capaz de alimentar a tus propios hijos
El hambre y las enfermedades los devoran
Y el conflicto arraigado en otro lugar encuentra consuelo en tus manos.
Tus niños se congelan en el frío del imperialismo.

ÁFRICA, ¿quién violó tu dignidad?
Esa belleza tuya que solía penetrar los ojos de los desconocidos
Se ha convertido en el campo de batalla de las guerras sin fin
¿Quién te entregó el AK47 para masacrar a tus propios hijos?
¿Por qué les permitiste que te cedieran sus tanques de guerra?
Naciste en paz y de esta pugna abominable
Se construyeron las armas para acabar contigo, AFRICA.
Sus misiles destructivos son puestos a prueba en tu propia tierra.
¿Por qué permites que te engañen?
¿Quién hechizó a la Gran Nación?

Ponte de pie y abre los ojos, ÁFRICA
Descalifica a los explotadores 
Tú no eres lo que dicen que eres
Puedes asear tu casa sin su ayuda
Desplegar tu cultura sin tomar de su propia medicina. 
Hablar, servir a Dios sin que medie compasión alguna
África, ya tienes la edad y la fortaleza para sobreponerte.
No dejes que te dividan y combatan en tu propia tierra
No permitas que te desprecien
Sabes que sus mentes no podrán comprender el alcance de tu capacidad
Has dominado su idioma, pero ellos no pueden hablar el tuyo.
ÁFRICA, tú eres la sofisticada, sé tu propio custodio.
No existe nadie como tú en ningún otro lugar, ÁFRICA.

 

 

Timbales pensativos

 

Timbales pensativos
Señales símbolos 
Sincronizados a los sistemas
Nos dicen que aquello que se come el grano   
Se lo come desde dentro.

Denme una pluma o una voz
Para reconocer los conceptos equivocados  
Y sinuosos entre tanto rumor iluso
Aunque no sea yo el gran poeta
Pero tampoco mienta al ponderar lo que puede ser verdad.

Una nueva voz se atiza  
Desde que abusaron de su pureza
Hierve de rabia y sin tregua
Discurre en toda su plenitud
Hacia el horizonte lejano donde la mirada se pierde.

Las palabras de mis amigos me recuerdan
Que viajar es contemplar, mirar intermitentemente.

No hay viaje sin descubrimiento
Porque viajar es desentrañar, develar
La sabiduría como si se tratara del Rey Salomón.
Como en los viajes, nosotros no añoramos lo que nunca conocimos
Tras cada estación hay una meta que nos demanda el valor 
Para alcanzar ese horizonte insistente
Que como un valle infinito
Se afianza para no detenerse.

 

 

Vida

 

Es una fuente
Una fuente situada en la cima de una montaña
La cascada de la que todos beben
Una corriente de agua con la cual batallar
Para recoger de su caudal 
Mientras continúa fluyendo.
De lo contrario, no serías más que un perdedor.

Como sustancia escurridiza
Debe tratarse cuidadosamente
Si juegas con ella, se desvanecerá por siempre
Para que luego presente su sombra y sustituya a la muerte.

La vida es una lotería, un lecho de rosas.
Apuesta por ella con sabiduría.
Si fracasas, tu destino llegará a su fin.

La vida más difícil de poseer
Es la más fácil de perder.
Cuántos héroes y heroínas fracasaron en
Su intento por preservarla eternamente.
Sólo Cristo derrotó a la muerte.
Cristo entre todos los superhéroes.
La vida y solamente la vida.

 

 

Amor

 

Amor tan grande tan fuerte y tan poderoso
Enorme como el mamut elefante
Hay tantos corazones abandonados que lloran en la neblina por ti.
Exiguo amor como las
Millares de especies cazadas a lo largo del día y de la noche
Por amor eres tú la fuerza vital de la tierra
Cuando se posa como el hielo, la niebla o el vapor sobre los corazones
Con los que juegas para luego desaparecer como una sustancia escurridiza.
Amor.

El glamoroso amor.   
El día y la noche brillan como una joya centelleante  
Como si fuera un trofeo a la deriva que debemos conservar.  
Todo lo que se necesita es el verdadero calor y una fuerza provocadora. 
Es fácil perder el amor y tan difícil de poseer.
Ya muchos corazones han sido quebrantados dondequiera que haya quedado abandonado 
El amor.

Amor, ten piedad de tus aduladores
Porque han recorrido millas como una jauría detrás de ti
Fueron puerta a puerta hasta caer en las cámaras de eco 
Las cámaras de eco encubiertas, amor. 
Amor ¿dónde estás, cariño?
El amor.

 

 

Nuestro himno nacional

 

Sí, es una melodía especial.
Una balada para nuestro precioso Botswana
Un villancico para nuestra amada Madre Tierra.
Sí, es nuestro Himno Nacional.
¡Bendita sea esta noble tierra!

Es el tintineo de la motivación
Una melodía para afinarnos sin tregua e infinitamente
Para armonizar los corazones de MAMA Botswana
Para apretar y tensar nuestra patria.
Un himno que exalta las motivaciones en otras naciones
Motivaciones que nos vinculan a nuestra brillante Madre Tierra.
Sí, es nuestro Himno Nacional.
¡Bendita sea esta noble tierra!

Es una figura audaz de esperanzas y deseos
Una cascada de sueños
Como un torrente de lágrimas sobre sus mejillas
Los dulces sueños que brotan y ruedan
Para siempre serán abrazados
Pues éste es, sí, nuestro Himno Nacional.
¡Bendita sea esta noble tierra!

MAMÁ, Madre.

 

 

La aflicción de un huérfano

 

Llega la mañana y sale el sol
Las lágrimas preparan mi desayuno
Han sido siempre mi alimento cotidiano.
¡Oh! Ancestros míos, ¿por qué me dieron la espalda?

A medida que avanza el día
Empiezo a preguntarme
Más y más preguntas discurren en mi mente
Como cuando más necesitábamos a mamá
Y papá estaba tan necesitado.
¿Por qué pregunto? Porque de allí vendrán las respuestas
Sobre lo que todavía me pregunto.
¡Oh! Ancestros míos, ¿por qué me dieron la espalda?

Mientras el sol se puso
Pude sentir yo
Sentir lo miserable que es
Lo miserable que es no tener a nadie que te consuele.
No tener a nadie en quién apoyarse como les sucede a otros niños.
¡Oh! Ancestros míos, ¿por qué me dieron la espalda?

La vida nunca ha sido un lecho de rosas para mí.
y si los deseos fueran caballos
Yo podría cabalgar
Pasear, atravesar la noche
Para que cuando salga el sol
Poder traer de vuelta a casa a mamá y a papá.
Entonces, brillaría la luz
El agua brillante fluiría
Y con la llovizna, la llovizna, la llovizna
Se lavarían las lágrimas
Se lavarían y yo dejaría de llorar.
¡Oh! Ancestros míos, ¿por qué me dieron la espalda?

Si pudieras estar aquí mamá
Y si me pudieras escuchar papá
Les haría algunas preguntas
¿Por qué no estaban calzados
cuando anduvieron entre los arbustos espinosos?
¿Por qué no llevaban escudo
cuando les lanzaron los arcos y las flechas?
¿Por qué no se abrigaron
cuando entró el frío invierno?
Porque con todo eso, la vida podría haberse salvado
Y no estaría yo aquí llorando
¡Oh! Ancestros míos, ¿por qué me dieron la espalda?

PAPA – PADRE
MAMA- MADRE

*

Keabonye T. Bareeng nació en Molepolole, Botsuana, el 17 de agosto de 1979. Es poeta, activista cultural y Presidenta de la Organización de Poesía Maruping. Desde 2008 ha presentado sus performances poéticos en diversos festivales de poesía y celebraciones poéticas en Botsuana, Suráfrica, Zambia, India y el Reino Unido. Ha recibido diversos reconocimientos por su obra poética, entre ellos, My African Dream; Certificate of Appreciation (Cancer Association of Botswana); y Ministry of Trade and Industry.

-The poet with a silver tongue: About Keabonye T. Bareeng. By Chippa Legodimo in mmegi.bw

Publicado el 17.04.2019

Última actualización: 19/04/2019