English

Miradas frente al ecocidio del planeta

Por: Liliana Isabel Velásquez

Ahora lloro sentado a tu raíz
Espero imprudentemente la noche que nos ama
La palabra y el olvido de los hombres.

Tarsicio Valencia Posada

 

Hoy más que nunca es el momento de tomar medidas por la defensa del planeta, la acción depredadora del hombre ha ocasionado deterioro quizás irreparable con su efectiva destrucción a la flora, la fauna, lo recursos naturales y la misma especie humana. Quizás la causa principal de este ecocidio es el estilo de vida del capitalismo puro, de espaldas a la Pacha Mama, el cual busca apropiarse y beneficiarse de cada gota de agua, cada grano de arena, cada hoja de árbol. Miramos la tierra como si ella nos perteneciera cuando somos nosotros quienes le pertenecemos. Simplemente somos una especie más que necesita aprender de las otras especies, de los animales, las plantas, las comunidades indígenas que nos alertan. Debemos recuperar esa mirada, una mirada indígena, de la mano con la naturaleza.

Nos lo dijo el jefe Seattle: Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.

Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas las cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.

Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.

Si comprendiéramos estas sabías palabras, y coexistiéramos de acuerdo con ellas, la vida en nuestro planeta sería salvaguardada. Sin embargo, insistimos en nuestra ignorancia y ganamos en una ciega autoestrucción cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo.

Todas las culturas aborígenes nos hacen el llamado a la conservación. En nuestro país Colombia, los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta nos dicen: Hoy les digo que la Madre Naturaleza está enferma, desnutrida, decaída, no está funcionando bien porque los objetos sagrados, que son parte de su cuerpo, ya no están completos. La Madre Naturaleza tiene órganos incompletos. Véanlo ustedes mismos: los árboles están acabándose, los ríos están acabándose. (…) Hermanos menores, la Madre Naturaleza creó los recursos naturales no para ser una fuente de economía. Los creó como un medio para conectarnos con nuestros padres ancestrales. A través de la Sierra, de sus lagunas y de sus cerros nosotros nos conectamos con el mundo entero. (Mamo Kogui Felix)

Los Tayronas: Wiwas, koguis, arhuacos y kankuamos reconocen a la Sierra Nevada como el Corazón del mundo y desde allí constantemente nos hacen el llamado a cambiar nuestra actitud. Para ellos somos los hermanos menores, los ignorantes, los inconscientes, sobreexplotamos  la tierra, la debilitamos y pereceremos con ella. Deberíamos ver la conexión entre cada laguna, raíz, e insecto.

A veces llegan algunas acciones de los hermanos menores que nos alertan de nuestro real lugar y papel en la Tierra. Por ejemplo, Francisco de Asís, cuando nos hablaba del hermano lobo, el hermano árbol, la hermana agua, en una invitación a respetar, amar y convivir con todas las criaturas. Qué paradójico el olvido de sus enseñanzas cuando son millones los católicos que reconocen la autoridad del Vaticano cuyo regente se llama Francisco. Qué hipócrita no escuchar en todo momento las órdenes de este papa que debieran propender por el cuidado del planeta.

Por un lado, el hombre destruye la naturaleza en todos sus elementos y por el otro, crea, llama y realiza un suicidio colectivo con el consumismo. Ya lo dijo Pepe Mujica Si la humanidad total aspira a vivir como un norteamericano medio serían necesarios tres planetas.

Por fortuna hay esperanza. Recordemos el ejemplo de ambientalistas y líderes que batallan contra el feroz ataque al medio ambiente (Juan Ceballos, atado a un árbol para salvar un bosque), y algunos han dado la vida en su defensa, (Bertha Cáceres, Honduras, 1971-2016).

Todo en la Madre naturaleza es necesario, vital y sagrado, es lo que por fortuna parecen haber comprendido algunos que siembran también conciencia con palabras, es el caso de Maurice Maeterlinck. (La Inteligencia de las Flores), Joaquín Antonio Uribe, (Cuadros de la naturaleza), Svetlana Aleixevich (Voces de Chernobil), Wade Davis (El Río), Hope Jahren, (La Memoria Secreta de las Hojas). Aurelio Arturo (Morada al sur).

¿Qué hace la poesía frente al ecocidio de la tierra? La poesía no guarda silencio, desde la palabra estremece a los otros. La poesía llama la atención, dice, escucha, habla, escribe, susurra. La poesía nace, brota, crece, implora, grita, canta.

Todo en la naturaleza tomaba aspectos nuevos, y unas voces secretas salían de las plantas, del árbol, de los animales, de los más humildes insectos para aconsejarme y alentarme. (Víctor Hugo).

Soy admitido por la naturaleza en el más secreto de los divinos recintos. (Maurice de Guérin).

 

Envidias

 

Algunos hombres envidian a los árboles, no los dejan crecer ni envejecer, les cercenan las ramas desde chicos y cuando ven venir los años desde el cielo y los palos ya son altos, los derriban para que sean arrastrados bajo tierra.

Algunos hombres envidian a las piedras, anhelan su quietud, su mudez, su impasibilidad serena. Quieren estar en el centro de las rocas, donde no cabe el grito ni el dolor.

Algunos hombres envidian a las aguas, quisieran ser el alimento de todos. Pero no pueden. Las envenenan desde adentro.

Algunos nunca serán cogollo, ni grano de arena, ni gota de rocío.

del libro inédito Rumor de árboles.


Liliana Isabel Velásquez H. Maceo, Colombia, 1967. Maestra de la Secretaría de Educación de Medellín. En el año 2015 publicó el poemario Viene cantando un río. Tiene varios libros inéditos. Dice Jaime Jaramillo Escobar: Los excelentes poemas que la representan en esta selección denotan una escritora con estilo, sabiduría literaria y fino sentido de lo que es la poesía.

Creada el 29.01.2020

Última actualización: 12/03/2020