English

Tulasi Diwasa, Nepal

Por: Tulasi Diwasa
Traductor: Omar Pérez

Procesión de voces coloridas

 

Voces azules
Saltando desde el cielo
Flotan sobre el océano azul
Voces rojas
Emitidas por la sangre del mártir
Secándose regularmente
Se derraman sobre pétalos de rododendro
Voces amarillas
Descendiendo desde los horizontes nocturnos
Anidan
En las ordenadas capas de caléndula
Voces blancas
Se derriten desde barricadas de nubes
Se congelan sobre los sólidos
Elevados regazos del Himalaya
Voces verdes
Sorprendidas,
Escapan de la densa floresta siempre verde
Pasando por los afeitados riscos de los montes
Y las desnudas colinas
Se desenraizan con las orillas sin lágrimas
Aun desde las cultivadas tierras
Bajan migrando en verde fluidez
Apilando depósitos verdes
Hasta el fondo de los mares
Voces negras 
Deterioradas por la pestilencia mental,
Aridez de la mente y caída de consciencia
Se levantan desde la inundación
De la indomable oscuridad
A través del negro túnel-
El rio desbordante del tiempo bullicioso
Yo
Que he llegado en busca de una voz
Perdí mi propia voz
En la confusión de voces
Y regresé a casa
Totalmente sin voz, solitario y quieto
Tras haberme sumado con respeto
A esta procesión de voces coloridas
Un juego colorido de holi practicado por el tiempo

Es esta mi silenciosa vuelta a casa
Mi realización de la budeidad
¡O una preparación para otra gran renunciación!
Al igual que esta incolora indecisión
Le doy voz a una continua y muda decisión.

 

Sol, árbol y telaraña

 

Viejo sol
astilla que rebotara de la montaña del Tiempo
quizás una araña negra
ahora
atrapada en las ramas del día
teje consistentemente una red
que dibuja líneas de demarcación
en el tiempo restante
incluso en ese pequeño cielo amarillo-
una astilla que cae
soplada por los vientos
hasta la hendidura
del árbol
que crece dentro de mí

Desde los bosquecillos de las semanas y los meses
hasta el denso bosque de los siglos
enredados haces de luz--
sueltos, ondulantes,
algunos anidando en las ahumadas vigas
y afuera
extraviándose en circulares pensamientos
permanecen,
otros quedan quietamente apiñados    
en algún rincón
donde un resto de cielo
sumergido en las mentes
se curva

El viejo sol
astilla rebotada desde la montaña del Tiempo
quizás una araña negra
ahora
colgando de las ramas del día
teje consistentemente una red
en el tiempo que resta
trazando
líneas de demarcación
aun en ese pequeño cielo amarillo-
una astilla cayendo
soplada por los vientos
hasta la hendidura del árbol
que crece dentro de mí

 

                                                        

Río y árbol del bodhi

 

Noches, cima caída
en la lucha con la luz,
saltando inesperadamente
desde las ventanas y puertas de rejillas
se abren para dar la bienvenida a la luz
han descendido con premura hasta la calle,
bandadas de oscuridad que se tornan--
ahora un negro abrigo
ahora un abrigo gris
junto a un gorro negro y unos zapatos negros*,
alzando un palmo las cabezas
a la luz del día
intrépidas
caminan por la calle mayor
Al verlas
los peatones de la luz
las consideran oleadas
de un rio negro de alquitrán derretido
alzándose de pronto
y fluyendo,
y consideran planes
para construir un brillante dique
de las creencias develadas
En este instante
un policía de tránsito
parado junto al camino cual poste de la luz,
y suponiendo que se trata
de la extraviada procesión de oficiales
saliendo en un día señalado
da señas de seguir adelante
antes de que venga la luz verde
De esta manera
completan exitosamente
un azaroso viaje a pie
pasando cada intersección
con dignidad.

Al ver todo esto
un árbol del bodhi
Yo
espero apaciblemente en pie
al borde del Camino Nuevo,
sí, espero apaciblemente en pie
como un bastón                            

 

* Uniforme de los funcionarios del gobierno de Nepal, usado durante procesiones tales como las del Día Nacional.

 

El viejo día

Desde la vasta extensión verde de mi mente
Hasta las hileras de elevadas colinas azules del pensamiento
Con la alargada sombra oscura del árbol del tiempo
En cada noche sucesiva
Me pregunto
Cómo el viejo día asciende la colina
Con un bastón, ahora mismo
Atravesando el blanco bosque
De entrecanos cabellos y barbas del tiempo
Y recogiendo los amarillos rayos solares
Dispersos sobre los altiplanos y desnudos cerros
Por qué ofrece él las flores rojas de su fe
Al santuario de la deidad de la montaña
Una roca más
Sobre la pila de rocas
Que absorben el sol rojizo
Sin hallar otra vez siquiera un pedrusco
Por qué desciende él
la creciente cuesta de la oscuridad
Y rodeando la montaña cristalina
Recoge los productos sin vender en la agitada bandeja del sol
Cerrando las puertas del almacén de la luz solar
Por las curvas de la carretera
Donde el tiempo descalzo camina lentamente
Así como la luz, que se ha ensuciado
Atrapada en la red de lo oscuro
Comienza a reptar lentamente
Deslizándose junto a los postes lumínicos
Haciendo arder el delgado pabilo
En el platillo de la mente, un poco
En el encogido cielo mugriento
De mi propio pecho
Buscando por el cielo azul
Las calles, senderos y curvas otra vez
En el laberinto de azules, amarillas
Y rojas bandas de rústicos hilos
Suspendidos de los desnudos árboles sin ramas
De hierro y acero inmóviles
Tomándolos por troncos de titepati  y simali**
Congregándose para el perdido fin
Invocando el mantra primordial
Y lanzando en derredor el mágico arroz crudo

Con la fe de encontrar alguna solución,
Como si recordara algo
De pronto en medio de la encrucijada
Él mismo transformándose en camino,
Atascado en la propia urdimbre del sendero,
Por qué se extravía
Una vez más a la vuelta del llano camino del tiempo

 

**Plantas usadas por los chamanes para ahuyentar a los espíritus malignos

 

Alfabeto

 

El alfabeto son semillas, ¡tú las siembras!
Te prestaré mis manos – si fuera necesario -
Para allanar las páginas de tierra
El alfabeto son semillas, ¡tú las siembras!

Las semillas son alfabeto, ¡tú las escribes!
Tu propio sudor debe borrar, rectificar
Las líneas erradas de tu escritura,
Las terrazas sembradas son también pizarras polvorientas,
Arando con mi pluma – por mi parte -
Alinearé los trazos sobre tus garabatos,
Las semillas son alfabeto, ¡tú las lees!

Sumergiendo mis piernas en la tinta del fango
Entonaré el canto de las plantaciones
Mientras atiendes el cuidado y plantado de las palabras
Entonando tus cantos estacionales,
Reuniré las palabras en pacas de oraciones
Entonando los cantos de cosecha
Mientras trillas y esparces
Los significados del fruto maduro
Mientras me convierto en el rodillo de trillar
Invocando al pájaro de la abundancia
Tú, por tu parte, pintarás de colores brillantes
¡Los graneros de almacenar tu aventado alfabeto!

El alfabeto son semillas, ¡tú las siembras!
Te prestaré mis manos – si fuera necesario -
Para labrar y enderezar los surcos,
El alfabeto son semillas, ¡tú las siembras!
Las semillas son alfabeto, ¡tú las siembras!
Las semillas son alfabeto, ¡tú las lees!

 

Visión de avatar

Haciendo girar la “Kalachakra”[1]
En ocasión del festival de la luz
Junto al propio “Kala”[2]
al romper el día
Llevado por un profundo deseo
de participar en la procesión
del arco iris de la luz prismática
derramándose en verdes burbujas
desde el arco de la azul bienvenida
hecho de tapices de luz roja -
el rio de nieve de la luz
fluyendo interminablemente
fundiéndose bajo el creciente calor del sol
sobre las calles intransitables del tiempo ilimitado
donde solo Kalabhaira”[3]
 

se mueve con la luz -
roja, amarilla, azul, verde, naranja y púrpura
derramada desde el cántaro estallado
del colorido horizonte
sol licuado por el tiempo que juega al holi[4]
Yo
saltando adelante
salgo a buscar la luz
rompiendo la caverna de piedra primigenia de la oscuridad
siguiendo con premura una franja de luz
perdiendo ahora incluso aquel poco de luz en mí preservado
en la salvaje confusión que la propia luz acarrea
abrumado, privado de toda luz
vuelvo al hogar de la oscuridad total
en la noche sin luz
como las sabias, profundas mareas del océano azul
volviendo a la corriente principal
tras haber bañado la orilla

Esta odisea mía,
excursión no de la oscuridad a la luz
sino viaje frontal de la luz a lo oscuro
es travesía incesante emprendida en tiempos tristes
sobre colinas ennegrecidas por la quemada luz
Mi último paso
dirigido a rozar la cúspide de la luz
sin encontrar la base sólida del pico
se encamina hacia abajo desde la cima
hacia la perpetua pendiente de lo oscuro

Quizás este viaje montañoso de la luz
termine en la cima de la oscuridad
invariablemente así
Y cada Buda, incoloro, inerme
predestinado a reencarnar de nuevo
con un leve y limpio deseo de ver
la victoria de la luz sobre lo oscuro en cada yuga[5]      
escanciando la budeidad hacia la filosofía sunya[6] 
de la oscuridad para así obtener el Nirvana
ha devenido el destino común de cada Rimpoche[7]
En esta era de la luz
No canto siquiera la saga de la luz
sino que hablo de la perpetua filosofía de la oscuridad
a nivel de la experiencia sensorial
Tal vez la luz es oscuridad y la oscuridad luz
y ahora en realidad
No encuentro distinción entre luz y oscuridad
Al subir la empinada cima de la luz
He atravesado incontables obstáculos,
montañas y nevadas cordilleras en lo oscuro
Siguiendo la luz así quizás
haya llegado muy lejos, muy alto o muy profundo
tal vez he llegado a lugares
donde no precisaba estar o que era prohibidos
Y mis ojos no pueden mostrar diferencia alguna
entre luz y oscuridad -
Profundamente siento
que se ha vuelto para mí la misma cosa
cerrar los ojos a la luz
y abrir la visión de la oscuridad
o ver la luz
desde la ubicua visión de la oscuridad
por lo tanto
al narrar la historia de la lucha entre luz y oscuridad en el Mahabharata[8]
estoy hablando una vez más
de la visión de un nuevo avatar,
cantando la historia épica de la oscuridad en la era de la luz
Hablo del último Gita de la profunda oscuridad
desde la propia boca de Krishna[9]
Al entrar en el raro, inaccesible
túnel sin luz de la olvidada oscuridad
estoy abriendo con la luz oscura
la última, inalcanzable visión Krishna del agujero negro
estoy constreñido y obligado a hablar
Estoy hablando.

-----------------

1. Rueda del Tiempo.
2. Kala es, al mismo tiempo, tiempo y muerte
3. Deidad masculina feroz pero benevolente
4. Festival de colores
5. Medida de los milenios
6. Conocida filosofía del vacío expuesta por Nagarjuna.
7. Encarnación de un lama budista
8. Capítulo del Mahabharata en el cual Krishna enseña el yoga a Arjuna y lo prepara para la batalla
9. Krishna tiene dos significados, el nombre de la deidad hindú, así como la oscuridad


Tulasi Diwasa es un nombre destacado en la poesía nepalí moderna. Es autor de una docena de libros sobre literatura, cultura popular y folklore de varias tribus en Nepal. Durante varios años se desempeñó como profesor de literatura nepalí en la Universidad de Tribhuwan. También se desempeñó como Secretario Cultural en la Embajada de Nepal en Estados Unidos y enseñó como profesor visitante en varias universidades en el Estados Unidos, Japón y Corea. Es miembro vitalicio de la Academia de Nepal y presidente de la Nepali Folklore Society. Cuentos folclóricos de Nepal, 1993, es un libro central de su obra. Para él, el poema es “la mejor vía para expresar los sentimientos humanos”.

-Sun and Cobweb Web Life and Legends
-Tulasi Diwasa: An Architect of Words Article by Tribhuvan Chandra Wagle.
-Solo Poetry Reading in New York -Vídeo-

Última actualización: 04/06/2020