English

9º Festival Internacional de Poesía de Medellín

En medio de una grave situación de guerra interna y deterioro de la economía nacional, y de una explosiva situación social, tres días después que apareciera una circular del Departamento de Estado norteamericano advirtiendo a turistas extranjeros y en especial norteamericanos, que no vengan a Colombia, porque podrían ser asesinados, se inició el IX Festival Internacional de Poesía en Medellín (18 al 26 de junio de 1999), en el que tomaron parte:

Hans Magnus Enzensberger (Alemania), Francisco Madariaga (Argentina), Christian Loidl (Austria), Judith Beveridge y Dorothy Porter (Australia), Anibal Beça (Brasil), Eduardo Mitre (Bolivia), Paul Dutton y Émile Martel (Canadá), Lee Kang-won (Corea del Sur) Guillermo Fernández (Costa Rica), Alex Pausides (Cuba), Gonzalo Millán (Chile), Hassan Teleb (Egipto), Miguel Donoso (Ecuador), Otoniel Guevara (El Salvador), Aitana Alberti y Andolin Eguzkitza (España), Anne Waldman (Estados Unidos), Beniat Achiary (Francia), Ken Smith (Gran Bretaña), Francisco Morales Santos (Guatemala), Oscar Acosta (Honduras), Surjit Patar (India), Fatema Rakei (Irán), Tomlin Ellis (Jamaica), Kazuko Shiraishi (Japón), Norma Wanless (México), Remco Campert (Países Bajos), Zakaria Mohammed (Palestina), Consuelo Tomás (Panamá), Susy Delgado (Paraguay), César Toro Montalvo (Perú), Ana Luisa Amaral (Portugal), Alexis Gómez Rosa (República Dominicana), Mircea Dinescu y Peter Sragher (Rumania), Mahmoudan Hawad (Sahara Central), Lasse Söderberg y Guy Persson (Suecia), Jaques Roman (Suiza), Washington Benavides (Uruguay), Juan Calzadilla (Venezuela), Nguyen Trung Duc (Vietnam), y los colombianos : Alfredo Vanin, Andrea Bulla, Daniel Dia, Eugenia Sánchez Nieto, Everardo Rendón, Fernando Cuartas, Gabriel Jaime Caro, Gonzalo Márquez Cristo, Gustavo Garcés, Jorge Alberto Naranjo, José Luis Diaz-Granados, Juan B. Velasco, Nicolás Suescún, Rafael del Castillo, Rafael Patiño, Samuel Jaramillo, William Ospina.

Como ha expresado nuestro Comité en su informe sobre esta novena edición del Festival, pueden registrarse como algunos de sus logros en 1999 : la consolidación de este proyecto poético singular, en un tiempo de gran tensión política y social, y de grave crisis económica en el país, que ha incidido en el cierre de fábricas y quiebras de bancos; un notorio incremento en la asistencia del público a todos los actos del evento; la cualificación de un público que escucha la poesía y compra libros de poemas, como informaron librerías de la ciudad cuyas ventas aumentaron en un 50%; la expansión del Festival a nuevas sedes y ciudades, ampliando a 77 el número de lecturas de poemas en Medellín en todo el país, y la valiosa participación de un grupo de importantes poetas contemporáneos, de cinco continentes, que contribuye a desaislar culturalmente a Colombia.

La poesía es el más alto diálogo del espíritu humano. Ella posibilita al hombre, hace siglos al borde del abismo, recobrarse y recobrar su perdida memoria y equilibrio, para trascender nuestra dura condición. La juventud colombiana no ve en la poesía su salvación. Se ve a si misma. La poesía es la juventud del mundo. La poesía no quita el hambre. Pero reabre el apetito del infinito.

Paralelamente al IX Festival Internacional de Poesía, auspiciado por el Municipio de Medellín y el Ministerio de Cultura, se realizó la IV Escuela de Poesía de Medellín en la que tomaron parte cerca de 200 estudiantes, muchos de ellos jóvenes poetas procedentes de varias ciudades del país, que pueden así compartir con poetas invitados al Festival reflexiones alrededor de la experiencia y la escritura poética, dentro de la programación de la IV Escuela se realizaron cuatro conferencias, tres coloquios y un conversatorio. Así mismo se realizó la exposisción Poesía Visual y Signografías.

Hay muchos puntos de observación para interpretar el Festival y sus alcances. Sus efectos se confirmarán en un futuro cercano cuando se perciban nuevas manifestaciones derivadas de toda esta dinámica. Entendido literariamente, con el Festival se logra una antología en vivo de la poesía hecha en el mundo. Quedan las memorias como huella literaria. Circulan las sonoridades, los ritmos personales de cada autor. Queda la revelación en cada uno de una gama de imaginarios, semblantes de la poesía que se escribe en el mundo actualmente. Quedan las entrevistas, las referencias y la información . Pero no es suficiente. Mucho menos pensando en los orígenes de este evento: El Festival Internacional de Poesía en Medellín no surgió como un evento literario o como un encuentro de poetas. Surgió en 1991 para contraponer al lenguaje de la matanza el poder vivificante de la imaginación poética.

El Festival es un oleaje del sol : El sol es un poeta que transmite sus cantos por medio de la luz, impulsora de lo viviente. El Festival Internacional de Poesía en Medellín es un gesto del sol interior, de todos los que contribuyen a recordarnos que somos canto y leyenda.

Hacer vivible el mundo es una realidad que es preciso construir día a día, de cada ser a otro, como de sol a sol, ahora más que nunca; ahora que parecen derrumbarse, para muchos, las expectativas de un mundo estable y libre de devastaciones.

Última actualización: 17/07/2018