Festival Internacional de Poesía de Medellín

HUDA ALDAGHFAG (Arabia Saudita, 1967)


de: Bosques

(2)
Distended vuestras sombras apresadas
Y fluid, tiernos árboles,
Anegad el pavimento,
Vuestra emanación olerá el calor del sol.
Pero mis ojos brillarán como lámparas,
Su alegría reside en vuestros suaves murmullos que
danzan en la calma noche.

(3)
El árbol... Sólo una rama
Llora, llora, llora,
Sus lágrimas se vuelven bosque.

(4)
La hoja, verde, me llama.
La hoja, si la llamo, es amarilla.

(5)
La rama verde
Se acerca, se acerca el negro rostro
de la tierra,
se acerca. ¿Por qué?

Último viaje

Así que el reloj de esta casa
es sordo.
Sus manecillas son labios mudos,
no le cuentan nada a su silencio.
El polvo desflora sus alas.

El reloj de esta casa
es una mariposa disecada.
Ella ha colgado en la ciega pared
su soledad.

Arbolito

Aquellas rocas se abrazan,
calman mis lágrimas cuando las oigo.
Contienen su volcán a través de las eras.
Su silencio es un deseo.
Aquellas rocas se abrazan,
tienen un arbolito en sus entrañas
que aún no aflora.

Traducciones de Jona y Tobías Burghardt

Huda Aldaghfag nació en Magmaa, Arabia Saudita el 4 de octubre de 1967. Poeta, narradora, periodista y profesora. Licenciada en Lengua y literatura árabe en la Universidad de Riyadh en 1990. Es miembro de la asociación internacional de prensa, ha laborado en la prensa saudita y ha sido una activista en pro de los derechos de las mujeres. Ha participado en diversos congresos sobre el tema de la mujer, las libertades y el periodismo, dentro de su país y en el exterior. Durante 5 años consecutivos participó en el prestigioso festival AlGanadriyah de Arabia. También ha representado a su país en festivales poéticos en Bahrein, Omán, Emiratos árabes, Túnez, Egipto, Jordania y Suiza. En 2004, Obtuvo el premio a la mejor actividad poética en Arabia. Ha publicado los poemarios: La sombra hacia arriba, 1993; Nueva pasión, 2002; y El bosque de las mariposas, 2005. En una reciente obra narrativa suya, Lahfah jadihah (Nueva alegría), Beirut, 2002, Huda prueba que el talento poético trasciende los géneros. Ella sobresale en la prosa poética, una forma no siempre celebrada en un medio cultural tan conservador como el que predomina en su país natal, pero que de todas formas es practicado ampliamente. En una de sus últimas colecciones poéticas, la poeta triunfa en ir más allá de la preocupación típica al ofrecer al lector preciosos flashes que iluminan de sentido áreas oscurecidas por el hábito y la rutina. Uno de tales poemas se refiere a la muy conocida frase de la cultura árabe que reza: «el sentido se halla en el ombligo del poeta» -sólo el poeta conoce el verdadero sentido de su poema-. Titulado «Sentido», en este poema juega con la similitud existente entre las palabras árabes shair (poeta) y «shari» (calle).
Mapa del Sitio
Gulliver: