English

Salvando lo humano

Por: Gabriel Jaime Franco

A propósito del 29º Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

En 1991, cuando el grupo de poetas de la ciudad de Medellín que venían dialogando desde el año 1984 alrededor de la revista de poesía Prometeo, legítimamente angustiados por la situación de la ciudad, del país y del mundo, entrecruzados como estábamos por varias guerras -las de la insurgencia y el Estado, de un lado, la del narcotráfico y el Estado, por otro, y además en el inicio del macabro auge del paramilitarismo en el país (que no se ha detenido)-, deciden fundar un festival de poesía como un intento de construir resistencia, podíamos en efecto imaginar que encontraríamos respuesta de parte de una sociedad que estaba literalmente acorralada y sometida, como efectivamente sucedió.

El Festival fue, de alguna manera, la dosis de oxígeno espiritual del que la ciudad y el país estaban dramáticamente necesitados. ¿Quién, si está ahogándose, no recibe la cuerda que se le tiende? Medellín tomó la cuerda: y no la ha soltado. Entre otras razones, porque esa sociedad sigue, literal, no literariamente, acorralada. Pero no derrotada.

De cómo ha crecido el Festival desde entonces, de cómo se ha convertido en el curso de estos casi 30 años en uno de los más importantes del mundo, puede tener muchas respuestas. Somos críticos pero no sociólogos, así que no haremos un análisis del por qué una ciudad como Medellín, tan conservadora cuando no abiertamente retrógrada en muchos aspectos (a pesar de presentarse a sí misma como “la más innovadora del mundo”) responde de manera tan masiva a una convocatoria para escuchar y compartir poesía. Aquí sólo registramos el hecho: miles de personas, en Medellín y en los casi 40 ciudades colombianas en las que el festival ha hecho presencia a lo largo de estos años, han constatado esta simple pero honda afirmación: no se vive enteramente sin la poesía. Una razón más para afirmar que, a pesar de las circunstancias, la esperanza de un mejor mundo para todos no sólo está viva, sino que es indestronable, por asediada que esté. No hay emboscada que la derrote. Así que sí: seguiremos, y abordaremos en 2020, con más fuerza que hace 29 años, los primeros 30 de un festival que es ya un hito en la historia de la poesía contemporánea, así nos acusen de inmodestos. Y si nos acusan, es a un pueblo, no a un grupo de trabajo, a quien acusan.

Y es que este 29º Festival Internacional de Poesía que acabamos de celebrar nos mostró de manera muy clara algo que era (y es) todavía motivo de debate y crítica y que, debemos decirlo, en algunos críticos esconde cierto desprecio por los asistentes al Festival. A la afirmación hecha por algunos de que el público del festival es un público que no lee y que incluso es inculto, nosotros oponemos esta, muy breve: es falso. ¿Cómo explicar, si no, que las actividades que, a falta de mejor palabra, llamaremos “formativas” (talleres, cursos, conferencias, paneles, que sumaron para ser exactos 42 entre las 126 realizadas) tengan llenos totales y que incluso parte de los asistentes no puedan ingresar a los recintos, como sucedió en varias casos? ¿Quién, sin insultar la inteligencia y la sensibilidad de lo asistentes, y para poner un solo ejemplo, puede acusar de alguna cosa a las casi 500 personas que van a un recital un lunes festivo a las 5 de la tarde? ¿Qué se les dice a las más de 42.000 que siguieron vía Facebook la transmisión de la inauguración y de la clausura del Festival?

Entonces nosotros repetimos, como lo hemos repetido durante décadas, el verso de Dylan Thomas: “Y la muerte no tendrá señorío”. Y como lo repiten, sin nombrarlo, ya no solamente el público, sino las decenas de organizaciones culturales y barriales que se sumaron este año al trabajo del 29º Festival Internacional de Poesía de Medellín, como (también a modo de ejemplos) en la Comuna 13 (Casa Colacho, Culturizarte, Centro de Fe y Culturas, las Cantaoras del Mirador de Calasanz, el Parque biblioteca), Aranjuez (Corporación Cultural Nuestra Gente), Manrique La Salle (Corporación IFT, Arte Sana, Barrio Comparsa), Las Estancias (Club de lectura Sol y Luna, Taller de escritura del Parque Biblioteca León de Greiff, Taller de Poesía Literarte), respondiendo así al lema que nos acompañó y sirvió de guía de trabajo este 29º Festival: “Desde el corazón de las comunidades, por la paz y la soberanía de los pueblos”. No podemos lamentablemente nombrarlos aquí a todos, pues fueron muchos, pero tenemos la certeza de que todos sabrán recibir el abrazo y la gratitud que en estas breves palabras les enviamos.

Y ya para las estadísticas y para mostrar lo dicho en los párrafos anteriores, estos botones:

El 29 Festival Internacional de Poesía de Medellín estuvo presente en 22 municipios de Antioquia y en más de 100 sedes de la ciudad.

Así que no es poco: se trata de una fuerza que ya existe. Y que no se detiene. Y que crece. Entre otras razones, porque el 29º Festival Internacional de Poesía de Medellín fue también una bella y armoniosa marcha entre dos formas de abordar el mundo que muchos suelen nombrar por separado: el pensamiento y la poesía, como nos lo dijo el poeta Saint John Perse hace ya cerca de sesenta años:

“Pareciera que la disociación entre la obra poética y la actividad de una sociedad sometida a las servidumbres materiales fuera en aumento. Apartamiento aceptado, pero no perseguido por el poeta, y que existiría también para el sabio si no mediasen las aplicaciones prácticas de la ciencia. Pero ya se trate del sabio o del poeta, lo que aquí pretende honrarse es el pensamiento desinteresado. Que aquí, por lo menos, no sean ya considerados como hermanos enemigos, pues ambos se plantean idéntico interrogante, al borde de un común abismo; y sólo los modos de investigación difieren.

En verdad, toda creación del espíritu es, ante todo, “poética”, en el sentido propio de la palabra. Y en la equivalencia de las formas sensibles y espirituales, inicialmente se ejerce una misma función para la empresa del sabio y para la del poeta. Entre el pensamiento discursivo y la elipse poética, ¿cuál de los dos va o viene de más lejos? Y de esa noche original en que andan a tientas dos ciegos de nacimiento, el uno equipado con el instrumental científico, el otro asistido solamente por las fulguraciones de la intuición. ¿Cuál es el que sale a flote más pronto y más cargado de breve fosforescencia? Poco importa la respuesta. El misterio es común.”

Así que sucedió la poesía (en acción), sucedió el pensamiento (en acción), sucedió, en fin, el abrazo común de un pueblo que resiste y mientras resiste crea y se fortalece. Como le dijera un asistente al teólogo Leonardo Boff en un panel sobre la soberanía en el que lo acompañaba el pensador Boaventura de Sousa: “Mire padre (sic): nuestra esperanza no estaba muerta ni estaba de parranda. Estaba frágil. Y no saben ustedes cómo sale de aquí: tremendamente fuerte”.

Y terminaremos estas notas, precisamente y a riesgo de eser infidentes, con este fragmento de una carta de Leonardo Boff a la organización del 29º Festival Internacional de Poesía de Medellín:

"Queridos amigos del Festival: fue maravilloso estar con ustedes y participar del Festival, algo único, creo yo, en nuestras vidas. Vivimos un poco la anticipación de una humanidad reconciliada a través de la poesía, de la belleza y de la convivencia fraterna de la diferencias. Eso me hace recordar la frase de Dostoievski en los Hermanos Karamasov: “La belleza salvará el mundo”. No la belleza meramente estética, sino la belleza como actitud de apertura al otro, a su mejor parte. Lo mismo pienso que se puede decir de la poesía. La poesía, como modo de ser y de estar en el mundo, salvará lo humano de la humanidad".

Última actualización: 16/08/2019