English

4º Festival Internacional de Poesía en Medellín

La Revista Prometeo realiza el 4º Festival Internacional de Poesía en Medellín entre el 2 y 8 de junio de 1994. Se inaugura en el Teatro Metropolitano y se clausura en el Teatro Carlos Vieco del Cerro Nutibara. El país continúa en su crisis galopante política, económica y social. Grandes sectores de la población se sienten excluidos de la participación activa en los procesos vitales de la ciudad y la marginalidad aumenta sus legiones.

Participaron en el IV Festival 45 poetas de 27 países, de Europa, Asia, Africa y América :

Los argentinos Juan Gelman, Rodolfo Alonso y Jorge Boccanera (Argentina); Thomas Albornoz (Brasil), Xiao Xue y Sun Youtian (China Popular), Ana Istarú (Costa Rica), los cubanos José Pérez Olivares y Zoé Valdéz, Satoko Tamura (Japón), los ecuatorianos Jorge Enrique Adoum y Margarita Laso; los españoles Jesús López Pacheco y Jesús Munárriz, Timothy Pratt (Estados Unidos); Henri Deluy (Francia); Roberto Sossa (Honduras), Eva Toth (Hungría), Neb Raj Bathia (India), Tony Harrison (Inglaterra), Valerio Magrell (Italia), Jean Portante (Luxemburgo), Gloria Gervitz (México), Juan Carlos Vilchez (Nicaragua), Aristeides Turpana (Panamá), Blanca Varela (Perú), Anjelamaría Dávila (Puerto Rico), Marin Sorescu (Rumania), Mazisi Kunene (Suráfrica), Rudolf Peyer (Suiza), Rafael Courtoisie (Uruguay), Juan Calzadilla (Venezuela); y los colombianos Héctor Rojas Herazo, Juan Manuel Roca, Humberto Jarrín, Raúl Henao, Carlos Vásquez, Jorge Mario Echeverry, Víctor López Rache, Wilson Frank, Javier Naranjo, Carlos Bedoya, Miguel Iriarte, Orietta Lozano y Jairo Guzmán.

Se organizó una exposición de obras del maestro Edgar Negret. El Taller de Artes presentó "Gestos para habitar el silencio", versiones de poemas para sordomudos, escritos por Samuel Vásquez. Se realizaron 27 lecturas de poemas, cuatro exposiciones, una conferencia y un acto de de poesía y teatro. Los actos se desarrollaron en 35 sedes de la ciudad, y dos municipios del Departamento de Antioquia, con una participación aproximada de 50.000 espectadores.

Es el principio de la realización de un sueño y es que la poesía influya en la vida de la sociedad, que se poetice más el destino humano, se llene de contenido, de sentido en medio de las dificultades y la incertidumbre sobre el destino del mundo y del hombre.

Poetas de gran trayectoria visitaron la ciudad para mantener viva la llama de la poesía. Poetas que aceptaron venir porque les llegaban ecos de una experiencia que había que vivir directamente. Aceptaron venir sin hacer caso a la leyenda negra de Medellín. De esta experiencia salió muy fortalecido el espíritu general que anima este encuentro, a esta cita anual a la que sorprendentemente asiste un número cada vez más creciente de personas y en el que se percibe un oído cada vez más alerta y afinado, una actitud más selectiva de la calidad de las obras leídas.

El público ve, más que nunca, a los poetas ejerciendo un trabajo muy singular : entrar en el trance de las palabras y despertar una conciencia del mundo, de la maravilla del mundo y la existencia de lo viviente, de la memoria que resucita los mundos sumergidos.

Se percibió con nitidez un mayor nivel en la calidad de los poetas asistentes y en la capacidad del público para valorar la poesía.

Última actualización: 17/07/2018